buscar

BIS | CAMARA | SIGLOS XX Y XXI (1 SACD)

Facebook Twitter
En este momento, no disponemos de stock físico de este artículo en nuestros almacenes. Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico si desea que le avisemos cuando esté disponible.

precio

16,95 €

Benjamin Britten
Cuartetos de cuerda 1 & 3


REF.: BIS 1570
EAN 13: 7318599915708


Habiendo desempeñado él mismo como músico de cámara, Benjamin Britten compuso bastante música para cuarteto de cuerda en sus años de juventud. Una de estas obras es Alla marcia, pieza originalmente concebida como parte de una suite pero finalmente planteada como una miniatura suelta. En este segundo disco del Emperor Quartet consagrado al repertorio cuartetístico de Britten se ha includo Alla marcia como un interludio entre el primero y el último de los cuartetos de cuerda publicados de Britten, obras que rezuman, por un lado, el ardor juvenil de los años previos a la Segunda Guerra Mundial y, por otro, la sublime madurez de un compositor que nunca pudo renegar de la querencia veneciana.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/11/2013

INTÉRPRETES
Cuarteto Emperor


CONTENIDO
Benjamin Britten (1913-76)

String Quartet No.1 in D major, Op.25
String Quartet No.3, Op.94
Alla Marcia (1933)

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Britten: el color de las cuerdas

Santiago Martín Bermúdez

Estos dos discos contienen una muestra rica y muy jugosa de cómo el joven Britten dominaba la expresividad de la cuerda en plena juventud. Porque casi todas las obras que aquí oímos son del Britten joven, al anterior a Peter Grimes. Con una excepción en cada CD. La excepción en el recital del Emperor es todo lo contrario, una obra del final de su vida, el Tercer Cuarteto. El Emperor compara ambas partituras, el Cuarteto de 1941, encargo de la muy benéfica Mrs. Coolidge, que además se ve que tenía buen olfato, no sólo le había encargado cosas a Stravinski y a gente consagradísima; y el de 1975, de unos meses antes de la desaparición del compositor, muerto con apenas sesenta y dos años.

Si el Cuarteto op. 25 es un amplio desarrollo de cuatro movimientos ortodoxos, con dos allegros extremos, un scherzo y un movimiento lento, el op. 94 es una secuencia de cinco movimientos a modo de suite, en los que la forma no manda, sino que obedece, cuando no está ausente (la forma variaciones “manda” en el movimiento final, pero con disfraz de “cosa antigua”), y en la que cinco humores fingen diferenciarse, cuando en realidad hay una tendencia depresiva en la expresión que lleva al Slow final. La expresividad y virtuosismo del Emperor Quartet es innegable sobre todo en lo que se refiere a los contrastes de gamas y de tempo. Un recital que constituye una pequeña maravilla, y que se completa con otro CD que es su pareja, y que no está aquí: el que contiene el Cuarteto nº 2, op. 36 y un Cuarteto aparte, juvenil, más algunas miniaturas para cuarteto. Este que ahora comentamos, en cambio, incluye un movimiento también juvenil que iba a figurar en una obra más amplia, y que quedó así, solitario. Orgulloso y solitario: Alla Marcia, de 1933, cuando Britten iba a cumplir los veinte.

El sonido del CD de Camerata Nordica es milagroso desde el principio. Britten consigue su propio sonido en esa obra amplia que forman las Variaciones Bridge op. 10 (1937), que consta de una introducción y diez variaciones, si bien todas son miniaturas excepto la fuga final, que es algo más que una variación y añade toda una coda magistral en su trama. La Sinfonía Simple, de 1934, podría haberse denominado Sinfonietta, o bien suite colorista, qué sé yo. En ambas obras para cuerda se advierte que Britten no desdeña ni el magisterio ni siquiera la cita de, por ejemplo, Stravinski; acaso Hindemith; siempre sus maestros, empezando por Bridge, claro está. El hermoso recital dirigido por Tonnesen, de un sonido que alcanza lo esplendoroso en lo artístico y en lo veraz (en lo hi-fi, para entendernos) se cierra con dos piezas de la extrema juventud de Britten, dos auténticas preciosidades, los Retratos y la breve Elegía compuesta por un chavalillo de 17 o 18 años. Pero también este CD contiene una obra de madurez, Lachrymae, subtitulada de manera que nos ilumina sobre su contenido: “reflections on a song of John Dowland”; la memoria se vuelve hacia una época dorada de la música británica, que pasó un par de siglos (al menos) en dique seco; ahora bien, aquí se trata de un arreglo para viola y pequeño conjunto de cuerda. Parece mentira, pero una orquesta de cuerda puede potenciar una buena tanda o colección de timbres. El timbre es protagonista de este CD de Tonnesen y la Camerata Nordica, porque la obra de Britten lo permite y lo potencia, y ellos han sabido poner el acento ahí, en el color, sin necesidad de que haya maderas, metales, percusión, teclados. Bastan las cuerdas. Las cuerdas muy pronto dominadas en la vida de Britten. No sólo de voz pervive Britten, el autor de quince óperas, cien años después.

descuentos especiales

16,95 €

BIS
Benjamin Britten
Cuartetos de cuerda 1 & 3

16,95 €

BIS
Carolyn Sampson
Fleurs
33,90 €
32,21 €

16,95 €

BIS
Benjamin Britten
Cuartetos de cuerda 1 & 3

16,95 €

BIS
Carolyn Sampson
Fleurs

16,95 €

BIS
Benjamin Britten
Cuartetos de cuerda, vol. 3
50,85 €
45,77 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Chandos
Benjamin Britten
La violación de Lucrecia
25,90 €
Supraphon
Karel Ancerl dirige Britten
War Requiem
25,90 €
Hänssler Classic
Benjamin Britten
War Requiem

+ del mismo sello

16,95 €
BIS
Johann Sebastian Bach
Integral de cantatas, vol. 42
16,95 €
BIS
Love bade me welcome
Canción y poesía del Renacimiento
16,95 €
BIS
Miah Persson
Sempre libera
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Local
Galileo 46
28015 Madrid

CERRADO
DESDE EL 1 DE JULIO