buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

Alma y corazón. Mª José Montiel canta a Padilla

Juan de Peralta, viernes 11 de mayo 2018

Teatro de la Zarzuela. Lunes, 7 de mayo 2018.
Recital de María José Montiel, mezzosoprano,  Rubén Fernández Aguirre, piano.
Descubriendo a Padilla.

La aparición de María José Montiel en el escenario del Teatro de la Zarzuela provocó, de entrada, una larga ovación. Todo parecía pronosticar una feliz velada., y es que para una parte de público iba a ser un descubrir a un autor, para otra, volver a escuchar después de décadas de silencio la música del Maestro José Padilla (1889-1960), uno de nuestros compositores que más admiración despertó en el mundo, famoso en su época, marcado por la luz de un destino excepcional. 

Viajero incansable, al decir de su sobrina Eugenia Montero: “pasa el final del romanticismo en una ciudad entre andaluza, árabe y gitana; el principio del siglo XX en Madrid, el salto a Barcelona y el gusto por todo lo que llega de Francia, el primer viaje internacional, la vida en Buenos Aires cuando es un centro cosmopolita ... Los maravillosos años veinte en París donde fija su residencia en medio de una eclosión de las artes en una visión nueva de vivir y de pensar en el que la existencia y su música tienen algo del estallido de las burbujas de champán”. Los viajes por América, Europa, Asia, África, le dieron tanta fama que la prensa se hizo eco de sus éxitos: “El mundo gira al compás de José Padilla”. Fue conquistando imparable e irresistiblemente todos los rincones hasta donde iban llegando sus discos, cuyos ecos siguen resonando todavía hoy, gracias, entre otros prodigios, al cine de directores como Fellini, Woody Allen, Ridley Scott o del japonés Yasujiro Ozu. ¿Quién no recuerda algunas de sus canciones en voces como Chevalier, Piaff, Gardel o Sara Montiel?

María José Montiel acompañada del pianista Rubén Fernández Aguirre, nos hizo un regalo llamado “Descubriendo a Padilla”; intérpretes en un recorrido por la obra del genio almeriense, cuya gran parte de su producción sigue siendo desconocida en nuestro país, ofrecieron un concierto que en su primera parte podríamos llamar francesa; revisaron canciones como Les nuits de L’Alhambra, la serenade Nuit de Venise; piezas de comedia musical: Le contrebandier de Estampa de España, Je Chante y L’amour c’est toi de Roma; de opereta: Fado triste de Romance au Portugal y Ah... Crie, mon coeur de la opereta póstuma e inédita Mam’zelle que ha sido estreno mundial absoluto; compuesta por Padilla en 1960 y previsto su estreno en París para ese otoño, la première se vió frustada por el  fallecimiento de su autor. Se incluyó también el leit motiv de la película La dernière chavauchée, Prière d’un soir. 

La segunda parte la dedicaron a canciones italianas: Bruna gitana, Mammina bella, Leilah di Padilla; españolas como Bajo el cielo de Madrid, las famosas El relicario estrenada por María Focela o La violetera, cantada por primera vez por Consuelo Bello, aunque el éxito importante surgió en París de la mano de Raquel Meller,  canción que motivó un litigio entre Chaplin y el compositor, fue cantada por nuestra gran mezzo desde el pasillo del patio de butacas, repartiendo ramitos de la flor entre los asistentes. Tampoco faltaron dos romanzas de zarzuela escritas por Padilla en 1916 y 1935, respectivamente: Princesita, de la zarzuela La corte de amor y Plegaria a la Virgen de La dama del sol.

Desde principio a fin, pudimos admirar a la cantante madrileña y al también inspirado pianista Fernández Aguirre poner toda su entrega. La larga velada estuvo llena de emociones: pasión y melancolía flotó en el ambiente; el público aplaudió fervorosamente entre canción y canción y Montiel abandonó el escenario en varias ocasiones, bien para beber agua o recuperarse de la emoción que le embargaba. Demostró, una vez más, su valía como cantante y artista. Poseedora de una hermosa voz, cautivó al respetable (término taurino), por sus pianos, timbre y color, medias voces y filados. Todo el público puesto en pie despidió a la cantante y a su pianista con enorme entusiasmo, no sin antes conceder un bis repitiendo la pieza que era estreno mundial.

No faltó el manifiesto, al comienzo de la segunda mitad, de la mezzo madrileña, no ajena al actual conflicto, por el que reivindicó la música española, sobre todo nuestro género lírico y la defensa de su Teatro. Lástima que desde las altas cumbres hayan provocado desconcierto y  desatino del que artistas, trabajadores y usuarios, siempre son los perjudicados.                    

Juan de Peralta 

LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
c/ Amnistía, 5
28013 Madrid
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

APERTURA LIMITADA DURANTE LO QUE RESTA DE MES:

Viernes 16:
17:00-20:00

Sábado 17:
12:00-20:00

Viernes 23:
12:00-20:00

Sábado 24:
12:00-20:00

Resto de días: tienda física cerrada por reorganización de negocio | tienda web activa sin interrupción