buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

Técnica y sensibilidad

Roberto Montes, 26 de diciembre, 2017

Músico y pedagogo son dos profesiones que siempre han ido hiladas a lo largo de la historia de la música, a pesar de que desde los años del virtuosismo solista de mediados de mediados del siglo XIX parecen ambas más bien una combinación despreciada en muchos ámbitos, pero no así en el campo de la música culta. O al menos eso nos hace pensar el nuevo trabajo de Emilio González Sanz, quien actualmente compagina su vasta carrera concertística con la pedagógica como Profesor de Música de Cámara del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.  Por ello es de resaltar esta doble faceta puesto que la del compositor protagonista de esta grabación, realizada en marzo de 2016 en el Auditorio de Lleida, no fue sino la misma, a grandes rasgos.

Las obras para piano aquí seleccionadas reúnen claramente las tres facetas de Enrique Granados, compositor, pianista y profesor. Granados compuso estas deliciosas piezas de piano pensando en jóvenes pianistas, estudiantes de su academia, invitándolos a participar en las obras que luego compartiría con sus allegados, despertando inequívocamente el amor por la música. Además de fomentar el amor por la música, Granados señala detalles importantes de un gran maestro, digitación inteligente y uso del pedal con un gran sentido del color y resonancias.

Los seis Estudios Expresivos en forma de piezas fáciles recuerdan su supuesto Opus 1, Cuentos de juventud, con el mismo subtítulo de “en forma de piezas fáciles”. Si aquí se percibe el aroma de Schumann, en los seis estudios se puede apreciar la influencia, lógica por otro lado, de Chopin. También es un estudio el Andante espressivo, no compuesto quizás con la misma intención de resaltar cuestiones técnicas, pero donde se puede encontrar un precursor de Goyescas, su obra maestra. En este registro pueden escucharse también cinco de las siete Escenas infantiles que conforman dicho cuaderno. Por último, los cuatro Bocetos continúan en la línea compositiva de sus venerados antecedentes. En este trabajo se nota la influencia de Schubert, Schumann, Chopin, Mendelssohn o Liszt.

En cuanto a la interpretación de González Sanz, no podemos sino ratificar las palabras de Fernando Puchol, maestro pianista y pedagogo de gran renombre en el panorama nacional, que en las notas del disco dice de él “que reúne las características óptimas para la interpretación de esta música. Emilio González Sanz aúna técnica y sensibilidad”. Podrían añadirse las frases hechas de “le viene como un guante” o “como anillo al dedo” para definir la adecuación del intérprete a este repertorio tan práctico como íntimo, aunque para un artista de su categoría sobran adjetivos a la hora de cerciorarse, como ocurre con este brillante trabajo, de su profesionalidad de pies a cabeza, algo que nunca va reñido, como es el caso, con una alta sensibilidad para recrear las raras pero introspectivas piezas de Granados aquí reunidas.

referencias relacionadas

14,95 € 11,95 €
IBS CLASSICAL
Enrique Granados
Recuerdos