buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

El Concurso de Juventudes Musicales se renueva, adaptándose a los nuevos tiempos, abriendo sus puertas a la música antigua, el jazz y el flamenco.

redacción, viernes 22 de diciembre de 2017

Juventudes Musicales de España (JME), presente en España desde 1952, pone al día uno de sus programas estratégicos, su Concurso nacional de jóvenes intérpretes. Y lo hace renovando todos los aspectos de este prestigioso certamen de caras al bienio 2018-2019. La novedad más destacada es sin duda la apertura a  otros géneros como son el jazz, el flamenco y la música antigua, sin abandonar su constante vocación, la música clásica, El concurso es una muy eficaz herramienta para detectar talentos jóvenes y era necesario reflejar la realidad de los jóvenes músicos, que abrazan estos géneros con entusiasmo y calidad. Con la inclusión de estas categorías se busca normalizar la calidad de estas músicas.

El nombre del certamen pasa del oficial “Concurso Permanente de Jóvenes Intérpretes de Juventudes Musicales de España – Memorial Xavier Montsalvatge” a un más sintético Concurso Juventudes Musicales. Está destinado a jóvenes músicos de nacionalidad española, o extranjeros residentes en España. Las convocatorias de música clásica se remodelan, reorientando las modalidades más minoritarias a música de cámara y fusionando viento-madera y viento-metal en una de sola, quedando de ese modo en cinco: cuerda (arco y guitarra), piano, viento, cámara y canto. Estas cinco convocatorias, sumadas a las tres nuevas que se introducen (jazz, música antigua y flamenco), resultan en un total de ocho convocatorias distribuidas en dos años, a razón de cuatro por año. Ello supone duplicar el número de convocatorias ya que hasta la fecha se celebraban cuatro por bienio.

Este bienio 2018-2019 el concurso tendrá como sedes estables Madrid y Barcelona, abandonando así la itinerancia, buscando reducir la complejidad en la producción, y facilitando la accesibilidad. Las convocatorias de clásica se celebraran en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid (RCSMM) mientras que jazz, música antigua y flamenco en la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC), Conservatori del Liceu (en el marco del 50ª edición del Festival Internacional de Jazz de Barcelona) y en el Taller de Músics respectivamente.

Todas las convocatorias se regirán por unas únicas bases, en las que se han introducido modificaciones importantes. Se establece una preselección con vídeo (que exigirá unas características determinadas para evitar agravios comparativos), y de entre los aspirantes se seleccionará un máximo de 20 para tomar parte en la eliminatoria presencial, de los cuales un máximo de 6 podrán pasar a las finales, que serán grabadas y emitidas por Radio Clásica y Catalunya Música, medios oficiales del certamen. Se mantienen la edad límite de 25 años para cuerda, viento y piano pero se amplía a 29 en cámara, canto, jazz y flamenco y 34 en antigua (reflejando la realidad de los estudiantes de este género musical). Y desparecen las obras obligadas, haciendo el repertorio más flexible y atractivo para público y participantes; el objetivo es que las fases presenciales del concurso sean un concierto abierto a una audiencia amplia. Para mantener vivo el repertorio, desde esta convocatoria la fecha de escritura de la obra exigida de música actual deberá ser posterior a 1975.

El Concurso Juventudes Musicales tiene como principal aliciente sus premios, consistentes en giras de conciertos para los ganadores a través del circuito de la Red de Músicas de JME (herramienta estratégica que permite la descentralización de la cultura de la mano del talento) amén de diversos premios especiales y actividades de promoción nacional e internacional, entre los que se encontrarán como novedad talleres encaminados a la gestión de la propia carrera profesional. Ello incluye giras internacionales a través de la red de Jeunesses Musicales International, de la que JME forma parte, y también de la European Union of Music Competition for Youth (EMCY), de la que el Concurso Juventudes Musicales es el único miembro español.