buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

Honestidad y generosidad

Blanca Gutiérrez, 26 noviembre 2017

BLANCA GUTIÉRREZ / Un éxito rotundo fue la velada musical que el pasado domingo 19 de noviembre tuvo lugar en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, en la que Javier Camarena se presentaba al público con un recital, claro, de zarzuela. Era la primera vez que el tenor mexicano abordaba este repertorio de manera exclusiva en un concierto, y se percibía la natural expectativa en un teatro con las localidades agotadas.

El éxito estaba asegurado desde que Camarena salió al escenario, rodeado por los profesores de la Orquesta de la Comunidad de Madrid (fuera del foso para esta ocasión), dirigidos por el también mexicano Iván López-Reynoso. Éxito garantizado, cuando, sin que el cantante abriera ni siquiera la boca, se oyeron en ese momento bravos lanzados desde el público. Fueron los aficionados dispuestos a que el recital les gustara y a disfrutar con Camarena, y no se vieron defraudados.

Es Camarena no solo un grandísimo cantante de ópera, sino además, un personaje simpático, cercano y con una gran presencia escénica y capacidades técnicas. Con todo ello logró, en la primera parte, superar unas ligeras molestias vocales que no le permitieron estar al 100%. Él mismo lo advirtió al público antes de cantar ‘Flor roja’, de Los gavilanes, pieza que describió como ‘una delicatessen’ y cuya finura de escritura pone en dificultades a los mejores cantantes (un grandísimo tenor belcantista soslayó interpretar esta romanza programada en un recital que ofreció hace algunos años en el Auditorio Nacional). No fue la mejor pieza de toda la velada (pese a la intención que puso en cada fraseo), pero el público premió ‘lo nervioso que estoy por presentarme en este escenario, aunque no lo parezca’ con grandes aplausos.

Concluyó la primera parte del recital con la jota de El trust de los tenorios, con unos deslumbrantes agudos que enardecieron al público. Sus brillantísimas notas no parecían afectadas por el pequeño ‘rasposito’ que afirmó tener en la garganta. En la segunda parte, justo antes de cantar ‘Adios, Granada’, de Emigrantes, Camarena tuvo unas palabras para la fallecida esposa de Pedro Lavirgen. Explicó a los aficionados que, en su afán de entender el estilo de la zarzuela, había estado escuchando numerosas grabaciones, y que para esta pieza en concreto, la que más le había llegado era la de Lavirgen; de ahí el homenaje. Destaca la honestidad profesional de Camarena, un magnífico cantante que reconoció su falta de rodaje en un género tan particular como es la zarzuela, lo que le ha llevado, ante el reto planteado por este recital en Madrid, a estudiar no solo las notas de la partitura, sino la manera de interpretarlas adecuadamente.

Las dos romanzas finales, ‘Paxarín, tú que vuelas’, de La pícara molinera, y ‘No puede ser’, de La tabernera del puerto, demostraron que el tenor había superado esas dificultades iniciales con la voz; Camarena regaló dos versiones de altísima calidad, con esos agudos marca de la casa, que fueron el cierre perfecto al recital.

Aunque ante el delirio del público, que no abandonaba la sala y que mantuvo su aplauso ininterrumpido durante largos minutos, hubo las naturales propinas. En primer lugar, y para permitir un ligero descanso al protagonista de la noche, López-Reynoso dirigió el Danzón Nº2, de Arturo Márquez, brillante página orquestal en la que el compositor aúna tradición y modernidad, y que la ORCAM interpretó con agilidad y brillantez. Volvió al escenario Camarena, y tras cantar Alma mía, de María Grever, cerró la noche con una apoteósica versión de Granada, de Lara, donde regaló poderío y agudos, y con una repetición de la jota ‘Te quiero, morena’.

Destacada noche para la lírica en Madrid, que ojalá pueda repetirse con el mismo éxito artístico y de público con otros cantantes, que decidan dedicar parte de su esfuerzo a un género que, aunque requiere un estudio y un trabajo particulares, suele recompensarles con el favor del público.

LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
c/ Amnistía, 5
28013 Madrid
Teléfono 91 8053899

Pedidos telefónicos
(& info pedidos web)
De lunes a sábado
11:00-14:00 y 17:00-20:00
Teléfono 91 8053899