buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

Vihuelas imaginadas, vihuelas reales

Por Mariano Acero Ruilópez el lunes, 24 abril de 2017



MARIANO ACERO RUIL?PEZ /No es necesario recordar una vez más los muchos problemas que plantea la vihuela española. Como es sabido, fue un instrumento popular, pero apenas han subsistido ejemplares a la acción depredadora del tiempo y, lo que es más raro, su repertorio específico es también exiguo. Y si nos adentramos en el terreno de los dúos, todo se reduce a un puñado de obritas -no llegan a la veintena-, transcripciones generalmente, incluidas en la Silva de sirenas de Enríquez de Valderrábano. Pero no hay que dejarse llevar por los más arrebatados vuelos de la fantasía para concluir que había de ser práctica bastante extendida en nuestros palacios nobiliarios renacentistas unir los delicados acordes de dos o quizá más vihuelas -y en no pocas ocasiones, una de ellas al menos tañida por manos de alcurnia- para amenizar veladas íntimas, pingües banquetes, asuetos ordinarios, melancólicos atardeceres... Valderrábano, al reducir y adaptar obras de compleja estructura al lenguaje de las dos vihuelas, no hacía sino seguir una práctica que estaba entonces a la orden del día.

Y siguiendo sus pasos, los vihuelistas americanos -meridional el primero, del Norte el segundo- Ariel Abramovich y Jacob Heringman han llevado a cabo una apasionante labor de transcripción de obras del Quinientos, teniendo como pilar esencial al gran Josquin des Près -motetes, algún lamento-, acompañado por Adrian Willaert y Giulio Segni, así como por Philippe Verdelot y los españoles Juan Vásquez y los organistas Antonio de Cabezón y Francisco Fernández Palero. Francesco de Milano, por su parte, aporta algunas fantasías para las que únicamente ha habido que cambiar el instrumento destinatario. El resultado es un disco lleno de encanto, poesía e irresistible fuerza que, entornando los ojos, nos transporta, en un viaje apasionante y poético, a las estancia palaciegas renacentistas -no es difícil pensar en las de los condes de Miranda en Peñaranda de Duero o en las de los duques del Infantado en Guadalajara-. Es la imaginación de los transcriptores e instrumentistas, inventando -o tal vez recuperando- las efímeras y a la vez eternas notas musicales la que nos guía y nos lleva a una realidad soñada. Imposible dejar de seguirlo, de abandonarnos a la magia del sonido... Eso es lo más fascinante de este disco.

A 428

LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
c/ Amnistía, 5
28013 Madrid
Teléfono 91 8053899

Pedidos telefónicos
(& info pedidos web)
De lunes a sábado
11:00-14:00 y 17:00-20:00
Teléfono 91 8053899