buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

EN LA MENTE DEL TRADUCTOR

Por Ulyses Villanueva el domingo, 22 de noviembre de 2019

Yoko Ogihara y Fernando Cordobés viven en Fukuoka, están casados y tienen tres hijos. Trabajan juntos desde hace doce años traduciendo textos japoneses al castellano. Han traducido libros de autores tan relevantes como Soseki, Tsuge, Murakami, Kakuta o Dazai, entre muchos otros. No puedo evitar pensar en la semejanza que existe entre el traductor y el director de orquesta, ambos interpretando un lenguaje que ha de ser comprensible para otros, no solamente a nivel lingüístico o musical, sino abarcando el territorio emocional en el que está incluido. De algún modo, representan el lugar donde el entendimiento de una obra se hace sustancial, donde la literatura o la música es revelada y comprendida. Su último trabajo ha sido Música, sólo música, de Haruki Murakami y Seiji Ozawa, una serie de conversaciones en las que ambos recorren parte de su historia personal a través de la música. Hablo con Fernando cuando en Tokio ya es de noche, los niños están acostados y la distancia se escucha con claridad a través del teléfono.   

“Trabajo siempre con música clásica. En Japón escucho una cadena llamada NHK, equivalente a Radio Nacional de España, que tiene una frecuencia de música clásica. Aquí hay muchísima afición, de hecho, está muy presente en los colegios. También escucho Radio Clásica, un programa que se llama La casa del sonido, más experimental y me gusta mucho, pero no cuando corrijo. Cuando trabajamos, Yoko comienza a leer en español, yo voy escribiendo y lo vamos revisando. Pero para la última fase, que es la de corregir, ponerlo en un texto literario que hago yo solo, necesito estar en silencio”.    

Música, sólo música
, editado en España por la editorial Tusquets, ha sido el primer proyecto de temática musical que han tenido que traducir.   

“Es un libro para disfrutar a tope, hay libros que son arduos y cuestan más, pero éste, al ser conversaciones, es una obra muy dinámica y fluida. Creo que Murakami ha hecho algo ágil y muy a su gusto. Él es un melómano impresionante, aunque reconoce que no logra entenderla al mismo nivel que Ozawa. Sabe muy bien de lo que está hablando. Me parece que el resultado es muy bueno y creo que se lee con facilidad. Yo no sé música, pero, con un mínimo de interés, te despierta aún más interés. Desde hace tiempo he estado leyendo muchas cosas de música y de músicos, el tema me interesa mucho y eso me ha ayudado mucho porque el lenguaje musical es muy específico”.  

El conocimiento de una lengua excede lo lexicológico, sus unidades y las relaciones entre ellas. El carácter descriptivo de una obra responde a la filología y a la multiplicidad, a la formación humanista y polisémica de quien se aproxima a las letras de otra cultura, a su tradición, y ha de dar el traductor esa dimensión humana a lo escrito, no como un modelo de la belleza ni de lo concreto, sino como un modelo de la verdad.  

“Por supuesto. De hecho, hay gente que habla dos idiomas a la perfección y traduce horriblemente mal, es la prueba más evidente de eso. Cuanto más conoces el idioma, más conoces la gramática y sus complejidades, pero la traducción es una cosa misteriosa porque lo más importante de todo es el idioma al que estás traduciendo, no el idioma desde el que traduces. Cuando nosotros traducimos, estamos escribiendo para lectores en español a los que no les importa nada de nada si el japonés tiene artículos o conjugación verbal. Quieren leer un libro y entenderlo en el contexto cultural y emocional propio, y eso se aparta de la lingüística. La traducción es una interpretación y posee ese punto misterioso. He conocido a personas que hablan francés a la perfección y traducen muy mal, porque están empeñados en escribir en español con las especificidades del francés. O les pesa demasiado esa idea de que están traicionando el texto original, pero claro que hay que traicionarlo, es que, si no lo traicionas, no funciona, y por supuesto que se pierde, claro que se pierde, es que no hay otra forma de hacerlo. Algún día me gustaría hacer la prueba, en el caso concreto del japonés: traducir ajustado a la realidad del idioma japonés. Por ejemplo, no tiene artículos y de alguna manera tienen que saber quién está hablando o quién está haciendo qué. ¿Cuál es el sistema que utilizan para eso? La repetición. La repetición no es una muestra de pobreza en el lenguaje. Por ejemplo: Akiko vino, Akiko dijo, Akiko hizo y, en una misma frase, el nombre del personaje se puede repetir seis o siete veces. Claro que hay una traición, pero respetando la esencia del texto. Cuando hay algo que necesita una aclaración tienes los pies de página y hay recursos. Lo que sí es cierto es que, las traducciones conviene revisarlas con el tiempo, porque no se habla ni se escribe ahora como en los años 60 o que se hará dentro de 30 años”.   

Me habla de Turlough O’Carolan, un juglar irlandés nacido en el siglo XVII, de la música para laúd, de la renacentista, de pop japonés. Me habla de su día a día, de la vida en un país tan extraordinario.  

“Hecho de menos trasmitir un poco más el conocimiento que vas adquiriendo de la cultura del país, de la gente, del choque que es vivir en una civilización distinta. Es muy enriquecedor porque, en general, no reconozco lo que leo desde España sobre Japón. Es una cultura que no es fácil de entender, pero creo que la aproximación tiene que ser distinta, seguimos condenados a repetir los mismos tópicos. El nivel cultural aquí es muy alto y el país parte de esa base. Al final, después de vivir tiempo fuera, la diferencia está en el nivel cultural y es ahí donde estamos fallando. España tiene que subir su nivel cultural porque, todo lo demás, no tiene tanta importancia como parece. Eso nos sacaría del día de la marmota, siempre con lo mismo”.

referencias relacionadas

16,95 €
Alpha
Lord Gallaways's Delight
Una coleccion excelente de danzas y lamentos...
16,95 €
Alpha
Give Me Your Hand
Geminiani & The Celtic Earth
35,90 €
Pan Classics
Música alemana para laúd
Varios intérpretes
17,95 €
Pentatone
Christoph Eschenbach
Beethoven: Conciertos nºs. 3 y 5
17,95 €
Carpe Diem
Akira Ifukube
Japanese Piano Songs
20,50 €
Ediciones Akal
Stephen Turnbull
Samurái. El manual (no oficial) del guerrero japonés
17,95 €
Pentatone
Seiji Ozawa
Ravel: Obras orquestales
23,90 €
Accent
The lutenist
Konrad Junghänel
19,90 €
TUSQUETS
Haruki Murakami & Seiji...
Música, sólo música
17,95 €
Pentatone
Hector Berlioz
Sinfonía fantástica, op. 14
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00