buscar

Noticias, actualidad, reseñas...

Facebook Twitter

LA OFRENDA MUSICAL DE GORAN FILIPEC

Por Sandra de la Fuente el viernes, 26 de junio de 2020

SDF Ya concluida su tesis doctoral en La Sorbona, el pianista croata Goran Filipec ha decidido fijar su residencia en España, más exactamente en La Cañada, Valencia.  

GF
 «Después de haber vivido seis años en París, Valencia me resulta una terapia fantástica», dice. «París es una ciudad donde la sociabilidad es más complicada y yo pasé allí demasiado tiempo. En este lugar con pinos y aire hermoso tengo todo lo que echaba de menos cuando estaba en Francia».    

SDF
 Sin dejar de recordar el pasado de guerra de Croacia también sabemos que ahora es un lugar ideal donde disfrutar de la vida. ¿Por qué no has elegido regresar a ese paraíso en la Tierra?   

GF
 Croacia es provinciana, con todo lo bueno y lo malo que ese adjetivo conlleva. Las conexiones con el resto de Europa pasan por Zagreb. Mi ciudad, Rijeka, está en la frontera con Italia, si cruzas el Adriático llegas a Venecia. Sin vuelos directos hacia el resto del mundo, me resultaría difícil disfrutar del sitio donde vivo. Pero por esta misma razón, al estar tan aislado, no viví tan de cerca la guerra, apenas tengo las imágenes de la televisión.   

SDF ¿Cómo llegó la música a tu vida?  

GF En mi familia no hay músicos. Mi madre tuvo la idea de que estudiara piano. Recuerdo que no me pareció una gran idea, pero como me aclaró que no había obligación, que solo pensaba que me vendría bien intentarlo, comencé a estudiar. Tenía ocho años. Para el sistema competitivo del piano, ya era casi un señor mayor. Sin embargo, aquí estoy. Entré al conservatorio un poco más temprano porque me aceptaron sin tener hecho el ciclo medio-superior.   

SDF Tu tesis doctoral trató sobre el estilo pianístico que inauguró Liszt, un piano virtuosístico, que hoy está un poco pasado de moda. ¿Por qué lo elegiste?
 
GF Liszt me gustó desde pequeño y ha estado siempre en el centro de mi vida. El estilo que él inauguró nació en el siglo XIX, cuando el piano salió de los salones y se instaló en las grandes salas de concierto. Su evolución técnica tuvo como resultado un nuevo estilo. Un «pianismo» de grandes efectos acústicos. Me interesaba estudiar cómo Paganini había influido en este estilo. Liszt había escuchado a Paganini en París y fue esa audición la que cambió su idea de la composición, porque Paganini pensaba en términos orquestales, su violín era orquestal. Siguiendo las bases de ese modelo, Liszt hizo lo mismo y transcribió para piano obras que eran del repertorio orquestal y, al mismo tiempo, hizo que en sus obras pianísticas se escuchara a la orquesta completa.  

SDF El origen del virtuosismo, del piano como espectáculo, que luego fue denostado por el siglo XX. Tus programas, sin embargo, son una defensa de esa tradición.  

GF ¡Y mis programas no son nada comparados con los de tres horas que hacían Ferruccio Busoni o Ignaz Friedman! Busoni hizo una serie de seis conciertos con obras de Liszt en Berlín.
 
SDF ¿Te gustaría ser una especie de Busoni?  

GF No. Hoy vivimos en otro momento histórico. Presentar un programa de tres horas sería, por lo menos, exagerado y de un gusto inadecuado para la época. En el «pianismo» de gran estilo, y en esa tradición de pianistas, todos han sido grandes compositores y también grandes transcriptores. Busoni arreglaba todo lo que tocaba: Bach, Mozart e incluso la música de sus contemporáneos, como la de Schoenberg. Veía en la transcripción un elemento constitutivo de la composición. No diferenciaba compositor e intérprete, ambos son re-creadores, improvisadores. El punto importante de este tipo de «pianismo» es la subjetividad. Cada pianista presenta su individualidad a través de su arreglo e interpretación. Los pianistas de la primera mitad del siglo XX, a los que podemos escuchar en grabaciones, tenían cada uno su modo de interpretar las obras. La idea era la de la interpretación y no la de la reproducción de una partitura.  

SDF Esa idea de la interpretación, defendida desde la actualidad, ¿implica una crítica al historicismo?   

GF Busoni siempre decía que para conocer el estilo de un compositor había que arreglarlo. El arreglo era para él una manera de entrar en la materia, de conocer al compositor desde dentro.
 
SDF Filipec compone, arregla e improvisa.   

GF Hasta el momento no he hecho arreglos propios de esas obras pero sí he introducido algunos cambios. Ahora grabé la fantasía húngara para piano y orquesta, en la que me permití añadir cadencias, modificar algunos pasajes de bravura y cambiar la coda. Creo que al compositor no le molestaría escucharlo. Pero es interesante comprobar el cambio estético que sucedió en el siglo XX y que la correspondencia entre Busoni y Schoenberg ilustra perfectamente: Schoenberg pide que su obra sea considerada no solo por lo que escribió en la partitura, sino también por lo que no escribió. Ese celo no estaba en Liszt, quien se entusiasmaba con los cambios que hacían los intérpretes. Busoni creía que las piezas de Schoenberg no estaban concebidas para el piano, porque el piano es un instrumento que no puede por sí mismo producir notas de largo aliento. Le proponía arreglarlas para el instrumento. Y ese es un punto de vista que yo, como pianista, entiendo perfectamente. Cuando Busoni piensa en el compositor como transcriptor, lo que sostiene es que el compositor tiene una idea abstracta que debe adaptar a un cierto instrumento. Por eso se vio en la necesidad de arreglar las opus 11 de Schoenberg y le propuso publicar las dos versiones, la original, del compositor, y la transcripta como versión de concierto. 
 
SDF Los agregados que Busoni le hizo a la obra de Bach fueron bien contrarrestados, en el siglo XX, con la aparición de las ediciones Urtext, aquellas donde solo aparece lo escrito por el compositor.   

GF Así es. El Urtext se convirtió en una religión, y tienen un valor documental muy útil. Sin embargo, los añadidos editoriales dejan constancia de las prácticas de interpretación de cada periodo, prácticas que, por conocidas, no se anotaban en las partituras. Por esa razón, la versión limpia de la obra tampoco es fiel al estilo del compositor. Los Urtexts serían las recetas, las fórmulas desnudas. La partitura no es la obra sino apenas un plano general de ella.   

referencias relacionadas

16,95 €
Aeon
Niccolò Paganini
24 Caprichos
18,95 € 18,00 €
Deutsche Grammophon
Arnold Schoenberg
Pierrot Lunaire
16,95 € 12,70 €
Orfeo
Franz Liszt
Francesco Piemontesi, piano
27,90 €
United Archives
Wanda Landowska
El músico bien temperado (1928-1940)
17,95 €
Ars Produktion
Bach to the Future
Adaptaciones de Busoni, Siloti y S.Saëns
15,80 €
Aguilar
Sandra De la Fuente
Conversaciones en la calle de los pianistas
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00

DESTACADO