buscar

Passacaille | BARROCA | ESPAÑOLA | INSTRUMENTOS (3 CD)

Facebook Twitter

precio

33,90 €

Francesc Guerau
Integral de la obra para guitarra


REF.: PAS 998
EAN 13: 5425004849984
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el viernes 25/10/2019

El tratado de guitarra barroca más importante de la historia, el Poema Harmónico, se debe a la pluma de Francesc Guerau. En él se pone en contraste la técnica del punteado con la del rasgueado, ambas típicas de la guitarra española. Xavier Diaz-Latorre firma en este triple álbum la integral de la obra para guitarra sola del compositor con una elocuencia y un idiomatismo que a buen seguro constituirán paradigma para ulteriores acercamientos.

FECHA DE PUBLICACIÓN
01/01/2014

INTÉRPRETES
Xavier Díaz-Latorre, guitarra barroca


CONTENIDO
Francesc Guerau (1649-1722):

Integral de la obra para guitarra
[Piezas del Poema Harmónico]

CD I

Passacalles, Marionas, Marizápalos y Jácaras

CD II

Passacalles, Pavanas, Canario y Villano

CD III

Passacalles, Españoleta, Gallardas, Jácaras de la costa, Folías

3 CD - DDD

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Por fin, todo Guerau

Josemi Lorenzo Arribas

Es noticia y buena, de por sí, que se grabe la integral para guitarra barroca del mallorquín Francisco Guerau (1649-1722), y más todavía que sea un intérprete de la talla de Xavier Díaz-Latorre quien acometa la tarea. Ahora ya podemos, no solo hacernos una idea de lo que este autor tiene que contarnos, sino también escucharlo. Y disfrutarlo. Tres discos en un estuche, con casi otras tantas horas de música, tienen la culpa.

En este pequeño cofre cabe, efectivamente, lo que de Guerau nos ha llegado, que es su Poema harmónico, libro dado a la imprenta en 1694. No busque el aficionado que no conozca la obra del balear los típicos rasgueados que tanto espacio ocupan en el repertorio de la guitarra barroca, idiomatismo que la llega a caracterizar. Es este un autor que mira hacia atrás, más amante de contrapuntos y voces que se enhebran que de furias y nervio, más de meñique apoyado en la caja de resonancia que de mano derecha batiente (apenas algunos pasajes de la Gallarda, y poco más).

La importancia de Guerau en el panorama guitarrístico hispano no había sido correspondida por el interés discográfico. Monográficamente, solo Hopkinson Smith le había dedicado un disco en 1990 (Audivis Astrée), en que incluía 9 de las 25 piezas del Poema harmónico, y Gordon Ferries en 2008 (Delphian). Ello, a pesar de la edición facsimilar de su música que hizo Brian Jeffery ya en 1977, y de la más reciente monografía de Antoni Pizà, Francesc Guerau i el seu temps (2000). Precisamente, según confesión del catalán, fue el disco del maestro Smith el que le despertó el interés y el amor por la obra de Guerau, de la que ya Díaz-Latorre había grabado junto a Lambert Climent (tenor) y la percusión de Pedro Estevan un disco dedicado al músico mallorquín en 2009 (Zig Zag Territoires).

Todas las piezas se articulan en torno a la forma de diferencias, es decir, variaciones sobre una melodía, siempre en este caso de marcada base dancística, en que se recrean los aires más populares de la época, a pesar de ser ya un tanto arcaicos en 1694: pasacalles, patillas, españoletas, canarios, marizápalos, la marionas, pavanas, gallardas, villanos y folías. Con mucha ventaja, los más representados son los pasacalles, de los que Guerau escribió treinta series distintas de diferencias, agrupadas de dos en dos, algunos de compleja armonía, como el que hace el corte cuarto del tercer cedé. El pasacalles en España viene a ser un esquema de cuatro grados (con insistencia en la subdominante) desarrollado. En Guerau este desarrollo llega a alcanzar los doce minutos. Realmente sorprendente. El número de las diferencias sobre cada pieza oscilan desde las 8 de la Españoleta a las 39 de la jácara con que se abre el primer disco. Varios cientos, en suma. Lástima que Guerau no incluyera otras formas más libres (tocatas, suites, fantasías) para ver cómo se desenvolvía con menos constricciones.

Se dice en las notas, y se debe insistir en el asunto: eran piezas que todo el mundo conocía y se tarareaban de memoria, por lo que el gozo de escuchar tales diferencias que las embellecían con los procedimientos que el compositor desplegaba tenía que ser enorme. El intérprete, hoy, tiene también que conocer al dedillo tales fuentes de inspiración para saber identificar y discriminar las distintas voces, y más en alguien que todavía escribía de manera tan contrapuntística en fechas tardías para este modo de escritura. Me atrevo a decir que el oyente, también. Un ejercicio que convendría hacer, para gozar en mayor medida de estos tres discos sería escuchar los modelos de tales danzas. Por ejemplo, si no conocen el soniquete del marizápalos, propongo la escucha previa del que Raquel Andueza grabó en Yo soy la locura (AeC 001) y el que Xavier regala en el segundo de los tres discos. 

Guerau no vivió en el mejor momento, ni político, ni para la estética contrapuntística en el instrumento de los cinco órdenes. Le tocó el cambio de dinastía, de Austrias a Borbones, con la importación de nuevos gustos musicales y otras danzas, su cese como maestro del Colegio de Niños cantorcicos (1701), y el apogeo de la guitarra rasgueada y casi monopolizada por clases populares. Su Poema harmónico quedó como un islote extraño, que no tuvo continuación, ni por él (esa era su declarada intención) ni por otros.

A Xavier Díaz-Latorre se le nota que ha tocado “p’atrás”, como dicen los flamencos (los del cante, no los del norte de Europa). La labor de continuista en tantos grupos, tan ingrata a veces, ofrece una sólida base rítmica, que el músico catalán dobla con un manejo de los necesarios adornos que continuamente salpimientan las dos voces en que suelen consistir estas piezas. Da gusto seguir la clarísima separación de las voces (como botón de muestra, Catorze pasacalles de compasillo por séptimo tono), y los pasajes improvisados, pues no todo se escribía. Su guitarra suena menos metálica que la de Ferries, consiguiendo un sonido más carnal, y enlazo con las notas de la carpeta, que merecen comentario aparte. Nueve páginas firmadas por el especialista y crítico Javier Suárez-Pajares, excelentes, y cuatro más por el propio intérprete, que nos sitúa ante las dudas y criterios que han acompañado el proceso de maduración de la obra de Guerau y su grabación integral como punto actual de llegada. Muy sinceras, iluminan a especialistas y profanos sobre las dificultades que tiene abordar esta música en cifra, de la que se sabe mucho y se sabe poco.

No queda más remedio que recomendar el disco a toda aquella persona que la música le diga algo. Porque necesariamente va a gustar. A unos, más por la interpretación. A otros, más por el barroco. Habrá a quienes les capte por su interés hacia los instrumentos de cuerda pulsada. A todos, finalmente, porque es una música excelente, muy fácil de escuchar (porque es difícil de tocar y se hace bien), y llena de alegría y nostalgia a la vez, “nostalgia por la vihuela”, en palabras de Suárez-Pajares. 

descuentos especiales

33,90 €

Passacaille
Francesc Guerau
Integral de la obra para guitarra

25,90 €

Glossa
La Guitarra Española
Obras de Milán, Guerau, Sor, Tárrega, Narváez,...
59,80 €
56,81 €

33,90 €

Passacaille
Francesc Guerau
Integral de la obra para guitarra

25,90 €

Glossa
La Guitarra Española
Obras de Milán, Guerau, Sor, Tárrega, Narváez,...

16,95 €

Passacaille
Johann Sebastian Bach
Cantatas [146, 103, 33]
76,75 €
69,08 €

+ del mismo compositor

25,90 €
Glossa
La Guitarra Española
Obras de Milán, Guerau, Sor, Tárrega, Narváez,...

+ del mismo sello

16,95 €
Passacaille
Johann Sebastian Bach
Concierto italiano; Suites francesas I-III
16,95 €
Passacaille
La Force et la Douceur
Piezas para viola
16,95 €
Passacaille
Puccini, el organista
Liuwe Tamminga
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00