buscar

Opera Rara | OPERA | ROMANTICA Y NACIONALISTA (2 SACD)

Facebook Twitter

precio

35,90 €

Imelda de’ Lambertazzi
Gaetano Donizetti


REF.: ORC 36
EAN 13: 0792938003627
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el miércoles 11/12/2019

En una espléndida nueva jugada, OPERA RARA ha unido sus fuerzas con la Orquesta del Siglo de las Luces, dirigida en esta ocasión por Mark Elder, para crear una grabación en estudio de otra rareza de Donizetti, Imelda de’ Lambertazzi, contando con Nicole Cabell en el papel protagonista. A las sesiones de grabación oficiales siguió un concierto que fascinaría a los críticos londinenses. Ahora, gracias a la presente edición, un auditorio más amplio podrá disfrutar de una de las dinámicas y arriesgadas obras del compositor.

 


FECHA DE PUBLICACIÓN
17/01/2008

INTÉRPRETES
Nicole Cabell
James Westman
Massimo Giordano
Frank Lopardo
Brindley Sherratt
Geoffrey Mitchell Choir
Orchestra of the Age of Enlightenment
Mark Elder, dirección


CONTENIDO
Gaetano Donizetti (1797-1848):

Imelda de’ Lambertazzi
ópera trágica en dos actos
Libreto de Andrea Leone Tottola, basado en la tragedia Imelda de Gabriele Sperduti.

2 SACDs - DSD - DDD - Hybrid Multichannel Stereo

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

El 5 de septiembre de 1830 Donizetti presenta en el Teatro San Carlo de Nápoles su ópera Imelda de´ Lambertazzi, retirada del cartellone del Teatro tras una sola representación, uno de los fracasos más estrepitosos de la carrera del bergamasco. Por ello no deja de resultar curioso que Opera Rara se haya acordado de esta ópera olvidada, una de las de más magro historial de todo el corpus operístico de Donizetti: tras un silencio de más de 130 años, reapareció una vez en la Radio de Lugano en 1989, de la que procede la única versión discográfica anterior a la presente. Y hace un año, el 20 de marzo de 2007, Opera Rara ofrecía en el Queen Elizabeth Hall londinense una versión concertante de este infrecuentísimo título, testimoniada por la presente grabación.

Opera Rara, constituida desde sus comienzos en la gran reivindicadora del legado operístico donizettiano -del que el presente lanzamiento constituye el título número 16º, casi la mitad de su entero catálogo-, no suele dar puntada sin hilo. Por eso, confiando en sus buenas razones para exhumar esta rareza, hemos escuchado con detenimiento e interés la partitura; y en efecto, esta segunda visita discográfica a Imelda de´ Lambertazzi está justificada tanto por sus calidades interpretativas como por detalles compositivos de interés que nos son revelados en su escucha.

Situémonos por un momento en el año de su composición, 1830, año del definitivo triunfo del Romanticismo tras la batalla de Hernán y el estreno de la Sinfonía fantástica de Berlioz. En Italia los nuevos aires se están haciendo sentir en el mundo de la ópera, sobre todo desde que Bellini ha irrumpido con sus primeras óperas para La Scala (Il pirata, La straniera), obras de vocalidad moderna y cuño decididamente trágico. Donizetti, confinado en una Nápoles donde la censura vigila y filtra celosamente la llegada de los vientos norteños, ha intentado temas trágicos en alguna de sus obras más recientes; decidido a dar un paso más adelante, abraza un tema similar al de Romeo y Julieta (recuérdese que ese mismo año acaba de estrenarse en La Fenice con enorme éxito I Capuleti e i Montecchi), ambientado en la Bolonia del Duecento, con el trasfondo de las cruentas guerras civiles entre guelfos y gibelinos, encabezados aquí respectivamente por las familias Geremei y Lambertazzi, a las que pertenecen Bonifacio e Imelda, los amantes de trágico final: en el desenlace, Imelda muere en escena repudiada por su padre, tras haber succionado con sus labios el veneno con el que su vengativo hermano Lamberto ha impregnado el puñal que ha herido de muerte a Bonifacio; como se ve, un dramón de órdago, de los que harían furor en la década siguiente en los teatros de toda la península. Pero el abbate Tottola no era el eficaz libretista que hubiera necesitado Donizetti -y que en cambio tuvo Bellini en Felice Romani- para elevar la temperatura de la obra, y las intervenciones de la censura rebajaron los ardores patrióticos de que están sembradas las intervenciones del coro.

Sea como sea, en Imelda, última de sus óperas anteriores a su triunfo milanés con Anna Bolena en el diciembre sucesivo (su primer éxito en la Italia del norte, ya con 33 años y tras doce de carrera), Donizetti ofrece una muestra bastante singular de su estilo, que hace de la pieza un punto y aparte en su producción, apenas retomado en el futuro. Ante todo por su concisión (apenas dos horas) y la escasez de números musicales -introducción, aria, dúo y final en el primer acto; dúo, aria con coro, escena y breve duetto, y final en el segundo-; en segundo lugar por la ausencia de obertura, y de esos momentos de expansión lírica indispensables en la dramaturgia de la época -no hay un concertato lento en el finale primo, ni un aria de la protagonista para clausurar la obra, sino un más modesto arioso, los dúos están siempre presididos por la urgencia, sin espacio para la efusión sentimental-; y, en fin, por ese tono uniformemente sombrío, que sólo adquiere fuerza paraalumbrar escenas corales de gran vehemencia patriótica o guerrera que no encontrarán parigual hasta los primeros títulos verdianos. El canto, incluso el de la protagonista, posee escasas ornamentaciones, y no se encuentran esas frases melódicas felices y recordables que no faltan en los títulos menos afortunados del autor. Pero en todo caso los donizettianos agradecerán este acercamiento a un título preterido, presentado aquí con un lujo total de medios: una excelente orquesta de instrumentos de época, la Orchestra of the Age of Enlightment, un glorioso Geoffry Mitchell Choir y un interesante plantel solista, nuevo en las ediciones del sello británico. La californiana Nicole Cabell, a la que en mayo veremos en Madrid como Eurídice junto al Orfeo de Juan Diego Flórez, brilla en un rol de gran exigencia dramática y vocal; el joven barítono canadiense James Westman, que desarrolla una carrera básicamente americana, presta una voz noble de tonos oscuros al malhadado Bonifacio -otra de las curiosidades de la obra, que adjudicaba el papel de enamorado a una voz grave (la del gran Antonio Tamburini)-, mientras que los Lambertazzi padre e hijo son encarnados respectivamente por dos bravos tenores, el ya veterano Frank Lopardo (el Alfredo de la Georghiu en la Traviata de Solti), y el más joven Massimo Giordano, que en la temporada 2001-02 del Teatro Real figuró como Duque de Mantua alternando con Sabbatini y como Fenton en Falstaff, y que aquí es todo lo vengativo y salvaje que el rol requiere. Marl Elder, actual director de la Hallé Orchestra, concierta con energía esta original muestra del quehacer de Donizetti en vísperas de partir hacia la gloria milanesa.

Santiago Salaverri

descuentos especiales

35,90 €

Opera Rara
Imelda de’ Lambertazzi
Gaetano Donizetti

25,90 €

Opera Rara
Gaetano Donizetti
Rita
61,80 €
58,71 €

35,90 €

Opera Rara
Imelda de’ Lambertazzi
Gaetano Donizetti

25,90 €

Opera Rara
Gaetano Donizetti
Rita

35,90 €

Opera Rara
Maria di Rohan
Gaetano Donizetti
97,70 €
87,93 €

+ del mismo compositor

17,95 €
Bongiovanni
Gaetano Donizetti
Don Pasquale
13,95 €
Melodiya
Zurab Anjaparidze, tenor
Arias y escenas de ópera
18,95 €
Deutsche Grammophon
Roberto Alagna
Ma vie est une opéra

+ del mismo artista

25,90 €
Opera Rara
Gaetano Donizetti
Rita

+ del mismo sello

53,85 €
Opera Rara
Linda di Chamounix
Gaetano Donizetti
25,90 €
Opera Rara
Gaetano Donizetti
Rita
25,90 €
Opera Rara
Yvonne Kenny
Heroínas del siglo XIX
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado