buscar

MDG Dabringhaus & Grimm | CAMARA | ROMANTICA Y NACIONALISTA (1 SACD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

oferta

13,55 €

Piotr Ilych Tchaikovsky
Cuarteto de cuerda nº 3; Children's Album op. 39


REF.: MDG 1798-6
EAN 13: 0760623179865
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 08/06/2020


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/12/2013

INTÉRPRETES
Utrecht String Quartet


CONTENIDO
Piotr Ilytch Tchaikovsky (1840-1893):

Integral de los cuartetos de cuerda, vol. 2

Cuarteto de cuerda nº 3
Children's Album op. 39

1 SACD - DDD / Hybrid Multichannel Stereo / 2+2+2

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Muerte, la décima musa

José Velasco

La muerte de un ser querido es una musa cruel pero brillante, que ha dado a las artes muchas de sus obras más hermosas, intensas y desgarradoras. Así ocurre con el Cuarteto nº 3 Op. 30 de Tchaikovski, obra capital escrita con motivo del fallecimiento del violinista, profesor, compositor y director de orquesta Ferdinand Laub con solo 43 años; Laub fue primer violín en el estreno de los dos primeros cuartetos de Tchaikovski, quien le consideraba, además de amigo, “el mejor violinista de nuestro tiempo”. Por estar inmerso por completo en la creación de la Sinfonía nº 3 y El lago de los cisnes durante 1875, Tchaikovski no se puso inmediatamente manos a la obra tras la noticia del fallecimiento, sino casi un año más tarde, y esto explica que no estemos ante una muestra en caliente de desgarro y lamento, sino de la más profunda nostalgia. Más visceral resulta a este respecto el primer movimiento de su Trío con piano Op. 50, fruto directo de la muerte de otro gran amigo suyo, Nikolai Rubinstein.

Adentrémonos en su primer movimiento, Andante sostenuto – Allegro moderato, con la transparencia y nitidez de grabación que nos ofrece este SACD híbrido. Nos encontramos ante uno de esos panoramas complejos a primera vista en los que el autor ruso consigue el sugerente e imposible equilibrio de gritar susurrándonos o susurrarnos a gritos. Oscilando entre momentos de calma insostenible y de agitación desesperada, los miembros del Cuarteto Utrecht, que con este álbum completan la integral tchaikovskiana, saben relatarnos esta historia con una cantabilidad casi femenina que otros grandes no han logrado hacer emerger, de tal modo que a veces parece que escuchemos la voz emocionada de la Tatiana del Onegin. Los cuatro intérpretes entienden bien al autor y saben crear ambientes, horizontes, jugar cinematográficamente con los planos y distancias. Son cuidadosos y bien medidos, y marcan con elegancia los contrastes dinámicos. Ayudados por la toma sonora, dejan mucho más aire, más espacio en la música que el Cuarteto Borodin, aunque sin su fluidez casi onírica, e incluso en los momentos tumultuosos mantienen una claridad polifónica digna del Vlach. El movimiento se cierra con una melodía triste y maravillosa que deja el corazón en un puño.

Ferdinand Laub era bohemio, y quizá por eso el segundo movimiento, Allegretto vivo e scherzando, transparenta el aroma musical de aquella tierra, que emerge en abundantes rincones por todo el cuarteto. Aquí los Utrecht suenan algo descarnados, pero ágiles y rítmicos, con una seductora y convincente amargura casi subliminal, presente en las cuerdas como un tinte.

El tercer tiempo, Andante funebre e doloroso, ma con moto, es el corazón emocional de la obra, y parece una evolución natural de la belleza tristísima con que acaba el primer movimiento, de modo que resulta muy tentador escuchar ambos movimientos de corrido, saltando el segundo. Es una marcha fúnebre muy estilizada, con reminiscencias de canto sacro, y que recuerda directamente a Dvorak. De hecho, Tchaikovski era apenas año y medio mayor que Dvorak, y esta pieza podría estar firmada por cualquiera de los dos autores, que se conocieron personalmente y admiraban mutuamente sus trabajos. Aunque sin la magia del Cuarteto Vlach, aquí el Utrecht se muestra a la vez épico e íntimo, con una empatía lenta que va absorbiendo al oyente. Por momentos despliegan una loable tensión más propia del directo que de una grabación en estudio. Si ya en disco conmueven, es probable que en el escenario estos intérpretes pongan el vello de punta en estos pasajes.

En el último movimiento, Finale – Allegro non troppo e risoluto, Tchaikovski destila una alegría amarga, incluso falsa, que se anticipa con mucho a las composiciones de Shostakovich, como una máscara alegre que cubre un rostro apesadumbrado. El Borodín hizo suya esta polka cargada de solemnidad y rigidez, con aire casi lúgubre y polvoriento, pero, con buen sentido, el Utrecht la toca en cambio con más romanticismo que acritud.

El disco se completa con un arreglo para cuarteto de cuerda del Álbum para niños, Op. 39, colección pianística de Tchaikovski con muy mala fortuna discográfica, pues, salvo Pletnev y Postnikova, ningún solista de primera línea la ha grabado. Como nota al margen, nunca está de más recordar un dato poco conocido: nuestro gran Paco Guerrero orquestó muchas de estas piezas. Aunque resulte paradójico, el emparejamiento de estas dos obras tan dispares en un mismo CD es perfecto, pues ambas son agridulces, con prevalencia de la melancolía. La obra infantil destila nostalgia por la niñez perdida, y en el arreglo para cuerdas de Rostislav Dubinsky esto resulta mucho más patente. Dubinsky fue nada menos que fundador del Cuarteto Borodin, en el que ocupó el puesto de primer violín entre 1945 y 1976, y la elección de este arreglo no es casual, ya que Joël Waterman, viola del Cuarteto Utrecht, fue alumno suyo. 

Las piezas de esta colección escrita por Tchaikovski para su amado sobrino Vladimir, dedicatario más adelante también de la Sinfonia Patética, no son relámpagos poéticos como las Escenas infantiles de Schumann, ni evocaciones juguetonas como las del Rincón de los ñiños de Debussy. Son obras cortísimas, apenas células musicales cuya duración es digna de Webern, pues rondan entre los treinta segundos y el minuto y medio, salvo la última, Coral, con dos apabullantes minutos y medio. Hay secciones realmente estremecedoras, como La muñeca enferma y El funeral de la muñeca, junto a otras que encajarían perfectamente dentro de El cascanueces, como El cuento de hadas de la nodriza, Mazurka, Kamarinskaja o el maravilloso Vals, aunque todas estén veladas por una pátina de tristeza que el Cuarteto Utrecht pone de manifiesto a la perfección. Como juego final, comparen la Canción rusa con La gran puerta de Kiev, de los Cuadros de una exposición de Mussorgski, compuesta cuatro años más tarde; seguramente ambos autores se basaron en la misma pieza popular.

descuentos especiales

13,55 €

MDG Dabringhaus & Grimm
Piotr Ilych Tchaikovsky
Cuarteto de cuerda nº 3; Children's Album op. 39

13,55 €

MDG Dabringhaus & Grimm
Memories
Obras para violín y piano
27,10 €
25,75 €

13,55 €

MDG Dabringhaus & Grimm
Piotr Ilych Tchaikovsky
Cuarteto de cuerda nº 3; Children's Album op. 39

13,55 €

MDG Dabringhaus & Grimm
Memories
Obras para violín y piano

13,55 €

MDG Dabringhaus & Grimm
Gerhard Taschner interpreta
Mendelssohn, Tchaikovsky y Sarasate
40,65 €
36,59 €

+ del mismo compositor

13,95 €
Supraphon
Dvorák / Tchaikovski
Conciertos para violín
16,95 € 13,55 €
MDG Dabringhaus & Grimm
Memories
Obras para violín y piano
27,90 €
Melodiya
Piotr Ilytch Tchaikovski
La bella durmiente

+ del mismo sello

16,95 € 13,55 €
MDG Dabringhaus & Grimm
Wolfgang Amadeus Mozart
Conciertos para piano, vol. 1 - SACD
33,90 € 27,10 €
MDG Dabringhaus & Grimm
Karl V
Ernst Krenek
33,90 € 27,10 €
MDG Dabringhaus & Grimm
Georg Friedrich Haendel
Athalia
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00

DESTACADO