buscar

Dynamic | BARROCA | OPERA (3 CD)

Facebook Twitter

precio

27,90 €

Antonio Maria Mazzoni
Antigono


REF.: CDS 7686
EAN 13: 8007144076863
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el viernes 17/07/2020

La ópera Antigono se daba por perdida a consecuencia del famoso terremoto que asoló Lisboa en 1755, pero gracias al titánico esfuerzo de Massimo Mazzeo, quien ha exhumado la partitura de los archivos de la Biblioteca Nacional de Rio de Janeiro, ahora podemos disfrutar de esta ópera en toda su gloria digital. El rey José I fue el mecenas de este drama lírico encargado al compositor dieciochesco Antonio Mazzoni, quien escribió la ópera pensando en que fuera interpretada por castrati famosos de su época como Farinelli, Guadagni y Caffarelli. De ahí que el trenzado de los números vocales sea sólo apto para voces de superior calidad, como es el caso del elenco que aquí la eleva sobre sus cenizas.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/12/2013

INTÉRPRETES
Michael Spyres, Antigono
Pamela Lucciarini, Demetrio
Geraldine Mcgreevy, Berenice
Martin Oro, Alessandro
Maria Hinojosa Montenegro, Clearco
Ana Quintans, Ismene
Orchestra Divino Sospiro
Enrico Onofri, dirección


CONTENIDO
Antonio Maria Mazzoni (1717-1785):

Antigono
Ópera en tres actos

CD 1

1 Ouverture (Orchestra) 04:48
2 Atto 1°, No: tutto o Berenice (Ismene) 04:35
3 Di vantarsi ha ben ragione (Ismene) 07:30
4 Io di Demetrio amante! (Berenice) 04:41
5 A torto spergiuro (Demetrio) 06:05
6 Povero Prence! (Berenice) 03:44
7 Io non so se amor tu sei (Berenice) 09:00
8 Marcia (Orchestra) 01:22
9 Tutto alla tua fortuna cede (Clearco) 05:30
10 Tu m'involasti un regno (Antigono) 06:16
11 Che Alessandro m'ascolti (Ismene) 02:58
12 E' pena troppo barbara (Berenice) 05:52
13 Or chi dirmi oserà (Demetrio) 01:34
14 Contro il destin (Demetrio) 09:59

CD 2

1 Atto 2°, Che prigioniero e vinto (Alessandro) 01:13

2 Di due ciglia il bel sereno (Clearco) 08:16
3 D'Antigono il pungente parlar (Alessandro) 03:56
4 Sai qual ardor m'accende (Alessandro) 06:41
5 Misero me (Demetrio) 06:25
6 Basta così (Berenice) 07:30
7 Che ascoltai! Berenice arde per me! (Demetrio) 01:20
8 Piango è ver (Demetrio) 02:56
9 Or non v'è chi felice (Alessandro) 02:41
10 Perché due cori insieme (Ismene) 05:18
11 Dunque nascesti ingrato (Antigono) 03:13
12 Sfogati o ciel se ancora (Antigono) 07:23
13 Demetrio, ah fuggi almeno (Berenice) 01:53
14 Non temer/Per pietà (Demetrio/Berenice) 07:03

CD 3

1 Atto 3°, Non lo speri Alessandro (Antigono ) 01:23

2 Di, che ricuso il trono (Antigono) 03:48
3 Custodi, a voi consegno quel prigionier (Clearco) 02:56
4 Che pretendi amor tiranno? (Ismene) 07:09
5 Dunque l'offerta pace Antigono ricusa (Alessandro) 00:51
6 Guerrier, che i colpi affretta (Clearco) 05:18
7 Vedermi una vittoria sveller di man (Alessandro) 09:34
8 Già che morir degg'io (Demetrio) 09:20
9 Interludio (Arpa) 01:14
10 Berenice che fai? (Berenice) 07:55
11 Ma Demetrio dov'è? (Antigono) 05:08
12 Padre, sposa, ah dunque insieme (Coro/Demetrio) 02:19

3 CD - DDD - 74'02'+65'55'+57'01'

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Antigono, de Mazzoni: el efímero esplendor del Teatro do Tejo

Eduardo Torrico

Bárbara de Braganza, reina de España en virtud de su matrimonio con Fernando VI (en aquel momento, príncipe de Asturias), ha pasado a la posteridad por su condición de gran melómana, apreciable intérprete y, sobre todo, mecenas musical. Pero esas cualidades también las reunía su hermano, José I de Portugal, casado con Mariana Victoria de Borbón, hermana de Fernando VI (los dobles esponsales regios se celebraron por poderes en la frontera entre Badajoz y Elvas el 19 de enero de 1729). Conocido como “el Reformador”, José I, con la ayuda del muy influyente Marqués de Pombal, soñó con erigir un Portugal opulento, valiéndose para ello de las inagotables riquezas que llegaban a la metrópoli desde Brasil, desde las colonias africanas y, sobre todo, desde las Indias, en donde los portugueses se habían hecho con el monopolio de las especias. Aquella fastuosidad de la corte de José I tuvo su culminación con la construcción de Real Casa da Ópera, popularmente conocida como Teatro do Tejo. Situada en pleno centro histórico de Lisboa, en la ribera del río Tajo, fue proyectada por el arquitecto italiano Giovanni Carlo Sicinio Galli da Bibiena. Tenía capacidad para 600 personas y se inauguró el 31 de marzo de 1755 con la puesta en escena de Alessandro nell’Indie, ópera del napolitano David Perez, que ejercía de director musical. 

El 6 de junio de ese mismo año tuvo lugar la segunda representación, La clemenza di Tito, de Antonio Mazzoni, y no mucho más tarde, el 16 de octubre, la tercera, Antigono, igualmente de Mazzoni (las tres, con libreto de Metastasio). Todo hacía suponer que la Ópera do Tejo se iba a convertir en un punto referencial de la escena europea, pero justo dos semanas después del estreno de Antigono, el 1 de noviembre de 1755, festividad de Todos los Santos, acaeció algo que nadie imaginaba y que habría de cambiar de forma radical y dramática el destino de Portugal (y, en menor medida, de ciudades españolas como Ayamonte, Huelva, Sevilla, Cádiz, Jaén, Salamanca o Valladolid): el terremoto de Lisboa. La intensidad del temblor, superior a 8 en la escala de Richter, asoló Lisboa. Murieron cerca de 100.000 personas, de una población de 275.000, y el 85 por ciento de los edificios de la ciudad resultaron destruidos por el propio seísmo y por la gran ola y el incendio que vinieron a continuación. Entre los edificios devastados se encontraba el recién estrenado Teatro do Tejo, del que no quedaron ni siquiera los cimientos (no menos trágica para la música resultó la desaparición de la fastuosa biblioteca del anejo Palacio Real de Paço da Ribeira).

Ante tal desolación, resulta comprensible que Mazzoni huyera despavorido de Lisboa. En su frenética vuelta a Italia, fue interceptado en Madrid por Farinelli, a la sazón director musical del Teatro del Buen Retiro. El célebre castrato convenció a Mazzoni para que se quedara algún tiempo en la capital de España. Durante aquella estancia, compuso la ópera Aminta, il rè pastore, estrenada en el susodicho Buen Retiro en fecha indeterminada del año 1756. Lamentablemente, la historiografía (incluida una fuente tan solvente como el Grove Music) insiste en su pertinaz error de señalar que Aminta fue estrenada en Bolonia en 1757 y ni siquiera menciona el paso de Mazzoni por Madrid. Es precisamente Aminta la única constancia discográfica que existía de la música de Mazzoni hasta la fecha, gracias a una muy buena grabación realizada hace siete años por la extinta Real Compañía Ópera de Cámara, la formación que dirigía Juan Bautista Otero. A ella se viene a unir ahora Antigono, rescatado del olvido en enero de 2011 por la orquesta Divino Sospiro, dirigida desde el atril por Enrico Onofri y en su parte artística, por el violista Massimo Mazzeo, a quien precisamente se debe la creación de esta formidable agrupación portuguesa. 

El estreno de Antigono debió de ser un grandísimo acontecimiento musical, toda vez que el reparto reunía a dos de los más grandes capones de la Historia: Caffarelli (Demetrio) y Gaetano Guadagni (Alessandro), para quien algunos años después Gluck compondría expresamente el rol protagonista de Orfeo ed Euridice. Hubo tres castrados más en el reparto: Domenico Luciani (Berenice), Giuseppe Gallieni (Ismene) y Giacomo Veroli (Clearco). No hubo, como puede apreciarse, ninguna mujer aquel día sobre el escenario, asumiendo los castrados los papeles femeninos. El famoso tenor Gregorio Babbi cantaría el rol protagonista de Antigono, obra que, sin perder del todo su espíritu barroco, preludia ya el estilo preclásico que desarrollaría Jommelli y que acabaría eclosionando con el mencionado Gluck. Se trata de la octava ópera de las diecinueve que escribió Mazzoni, compositor boloñés nacido el 4 de enero de 1717. Salvo aquellos dos años pasados en Lisboa, donde colaboró estrechamente con Perez, y su efímera estadía en Madrid, la vida de Mazzoni transcurrió en Bolonia: ingresó en 1736 en la Academia Filarmonica, fue nombrado maestro de capilla de la basílica de San Giovanni in Monte en 1751 y en 1759 de la basílica de San Petronio, enclave histórico no sólo por la importancia que tuvo en el ámbito musical (sobre todo, referida a la evolución de la trompeta), sino porque en ella fue coronado emperador Carlos V por el papa Clemente VII en 1530. 

La soberbia obertura de Antigono preludia de la retahíla de hermosísimas arias que van a llegar a continuación. Resulta difícil encontrar en ellas algo de superfluo o de desperdicio. Con todo, la ópera adolece, en mi opinión, de una reiteración de recitativos extremadamente extensos. Quizá para el oyente del siglo XVIII aquello resultara normal (circunstancia que me permito discutir si acudimos al supremo hacedor operístico de aquel momento, Haendel, ejemplo de concisión en el recitativo), pero lo más seguro es que ese estiramiento, innecesario para seguir sin problemas el discurrir de la trama, conduzca irremisiblemente al hartazgo al oyente del siglo XXI. En cualquier caso, tengo el absoluto convencimiento de que a Mazzoni el detalle de que sus óperas pudieran ser escuchadas 250 años después ni se le pasaría por la cabeza. 

El desempeño del elenco vocal es, en líneas generales, notable, pero me gustaría hacer una par de puntualizaciones, basadas más que nada en criterios estéticos subjetivos. La primera, que el norteamericano Michael Spyres es, se mire como se mire, un tenor auténtico. Eso significa que su elección resulta un tanto discutible, teniendo en cuenta que Babbi era falsetista, es decir, lo que hoy se considera tenor altino o, para ser más precisos, lo que los franceses denominan haute-contre. Es decir, nada que ver con un tenor belcantista. La segunda, que me habría gustado escuchar a cinco contratenores en los papeles que Mazzoni escribió para los cinco castrati del estreno, tal y como recientemente ha hecho Diego Fasolis en el aclamadísimo Artaserse de Leonardo Vinci. Pero ya me hago cargo de que no es fácil reunir hoy en día a cinco contratenores de verdadera valía, sobre todo si tenemos en cuenta los cachés astronómicos en los que se mueven algunos de ellos. 

La soprano Geraldine McGreevy (Berenice) está formidable, al igual que lo está la portuguesa Ana Quintans (Ismene), quien no para de crecer día a día como cantante. Notable, asimismo, la catalana María Hinojosa (lástima que su papel, como sucede con el de Quintans, sea más bien breve), habitual colaboradora de Divino Sospiro. Y más que convincentes resultan la soprano turinesa Pamela Lucciarini (Demetrio), a la que sólo conocía por una pequeña intervención en la grabación de L’Incoronazione di Poppea que La Venexiana realizó para Glossa, y el experimentado contratenor argentino Martín Oro (Alessandro). En cuanto a Spyres, al margen de su idoneidad o no para el papel, creo que aún le falta un hervor para este tipo de empresas y que es el punto más débil de este álbum. Por su parte, Divino Sospiro suena con una contundencia que pone los pelos de punta. En ello tiene también mucho que ver el fuste que le insufla el estajanovista Onofri, que de un tiempo a esta parte se ha convertido en una especie de Rey Midas de la música antigua, pues todo lo que toca lo convierte en oro. A pesar de tratarse de una grabación en directo, el sonido es magnífico.

descuentos especiales

27,90 €

Dynamic
Antonio Maria Mazzoni
Antigono

16,95 €

Passacaille
Toccata y fuga
Música para violín solo
44,85 €
42,61 €

27,90 €

Dynamic
Antonio Maria Mazzoni
Antigono

16,95 €

Passacaille
Toccata y fuga
Música para violín solo

16,95 €

Passacaille
El trino del Diablo
Obras de Veracini, Tartini y Bonporti
61,80 €
55,62 €

+ del mismo artista

15,95 €
OBS Prometeo
Pedro Rabassa
Et In Terra Pax
16,95 €
Passacaille
El trino del Diablo
Obras de Veracini, Tartini y Bonporti
16,95 €
Passacaille
Toccata y fuga
Música para violín solo

+ del mismo sello

15,95 €
Dynamic
Amica
Pietro Mascagni
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00

DESTACADO