buscar

Alpha | BARROCA | CAMARA | RECITAL VOCAL (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Cantante Deo, a voce sola
Obras del Barroco italiano para dos tenores


REF.: ALPHA 535
EAN 13: 3760014195358
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el jueves 18/07/2019

Marco Beasley nos adentra de forma harto original en el repertorio religioso italiano para dos tenores del primer Barroco. Tal es así que gracias a su experiencia como cantante le ha permitido grabar estos 'conciertos sacros' para dos voces contando tan sólo con la suya propia sirviéndose de la técnica de la re-grabación. Se abre así ante el oyente una nueva dimensión debida a la soprendente coherencia artística propuesta por este novedoso concepto sonoro. Si bien, más allá de la técnica, este disco abunda en la emoción, doble y única, que guía el gesto musical.


Además, la presente grabación nos permite descubrir a una serie de compositores injustamente olvidados como Donati, Caprioli, Giamberti, Sances y otras cuyas artes musicales son comparables a las del mismísimo Monteverdi (representado aquí por Salve Regina y Jubilet tota civitas). El programa se completa muy juiciosamente por tres magníficas  sonate da chiesa de Castello, Marini y Fontana.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/11/2013

INTÉRPRETES
Marco Beasley, tenor
Accordone
Guido Morini, directo


CONTENIDO

Cantante Deo, a voce sola

Obras del Barroco italiano para dos tenores


01. Marini - Sonata Fuggi fuggi 02’48
02. Cima – Sonata 03’02
03. Sances - Stabat Mater 10’46
04. Cantabo di Grandi 03’24
05. Surexit pastor bonus 04’25
06. Fontana – Sonata 04’58
07. O beate Hieronime 03’45
08. Jubilet 04’13
09. Salve Regina – Caprioli 03’58
10. Cantate Deo 02’19
11. Virgo prudentissima 03’10
12. Ave maris stella 06’32
13. In te Domine speravi 03’29
14. Salve Regina – Monteverdi 05’17


1 CD - DDD - 62'


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Motetes del Seicento, por Marco Beasley y… ¿Marco Beasley?

PABLO DEL POZO

Un crooner barroco, reza así la contraportada refiriéndose a mi adorado Marco Beasley. Lo cierto es que tiene sentido: el verbo “croon” significaba “lamentarse”, “llorar”, pero con el tiempo, —hermosa asociación— adquirió también el sentido de cantar en voz baja. Una vez que los micrófonos revolucionaron la música popular del siglo XX, los crooners se ganaron su apelativo —le gustase o no a Sinatra, que despreció la etiqueta— a base de sacarle el jugo a las nuevas posibilidades que ofrecía poder recoger al fin hasta el último susurro. No es que naciera un nuevo tipo de canto, es que los altavoces o en las grabaciones auspiciaron su desarrollo para con el gran público como acicate.

Antes de ello, la música llamada culta había democratizado los espacios de su escucha, pero aún a falta de bafles se optó por exacerbar la impostación —alguno diría, con sorna, el griterío— hasta límites increíbles, léanse artificiales. Lo cual no es malo en sí mismo. Sin embargo, al querer mirar hacia atrás, el universo de matices que la media voz podía ofrecer en un pequeño salón cortesano, o en una modesta capilla del XVII, se olvidó por completo hasta que los historicistas retomaron no ya el repertorio o los instrumentos, sino también las maneras... y las voces.

Hete aquí que, sin necesidad de llegar a lo del Dowland de Sting, los discos de Marco Beasley se han convertido en verdaderos emblemas de la naturalidad; para el gusto de quien escribe, en una de las más convincentes aproximaciones al respecto del necesario ideal de sencillez vocal, necesario para, como mínimo, cualquier repertorio anterior al Barroco tardío.

Lo curioso es que ello se debe a su habilidad, la de un buen crooner, a la hora de saber aprovechar las herramientas técnicas, léanse de nuevo artificiales, con el objetivo de ofrecernos en primer plano la puridad sin manipular de su timbre, de su dicción, de su retórica. Pablo J. Vayón, mi paisano, tocayo y compañero de líneas, decía así de él: “casi podría ser el vecino del quinto, ejerciendo de cotidiano trovador mientras saca los geranios geranios al sol adornándose con la última canción de moda”. No cabe semblanza más lúcida, en su doble acepción, ni más cariñosa.

El álbum entre manos ofrece un giro de tuerca más en lo que a estos medios técnicos se refiere: junto a obras habituales para solista, asistimos a la clonación del propio Beasley cantando, a dúo consigo mismo, en algunas piezas para dos voces. Imaginen la compenetración resultante, la homogeneidad del empaste, el equilibrio. El artificio de nuevo se yergue como medio, en absoluto como fin.

Centrémonos ahora en el repertorio, que la mención a las iglesias del Seicento no era inocente: hablamos de motetes sacros destinados, en efecto, a capillas pequeñas. La monodia barroca no nació en un laboratorio, o no solo en el de la Camerata Florentina. También fue, en cierto modo, una consecuencia de las necesidades crecientes de generar y consumir música sacra por doquier, incluso en centros apartados de las grandes urbes. Y centros con pocos medios, aquí está el quid: era más fácil montar montar motetes para solo una o para dos voces a lo sumo, con acompañamientos instrumentales de libre disposición.

El resultado es el de un Barroco amable, murillesco, anillo al dedo para el arte de Beasley. Alternan autores poco frecuentados (Graziani, Donati, Giamberti, Caprioli, Busatti) con otros de primerísima fila que también contribuyeron al género (Monteverdi, Grandi, Sances). El Stabat Mater de este último, la obra más larga y más grabada de entre las de la antología, conocida también como Pianto della Madonna, recibe aquí una versión apabullante por su simplicidad, que cambia el tópico punzante por el de la cercanía de la que hablábamos.

Los miembros de Accordone añaden, además, tres composiciones instrumentales, sendas sonatas de Cima, Fontana y Marini. A propósito, la de este último es una de esas piezas que utiliza la celebérrima melodía del Ballo di Mantova, presente también, por citar solo dos ejemplos, en el Moldava de Smetana o en el himno de Israel.

descuentos especiales

16,95 €

Alpha
Cantante Deo, a voce sola
Obras del Barroco italiano para dos tenores

16,95 €

Alpha
La Bella Noeva
Obras de Stefani, Monteverdi et al.
33,90 €
32,21 €

16,95 €

Alpha
Cantante Deo, a voce sola
Obras del Barroco italiano para dos tenores

16,95 €

Alpha
La Bella Noeva
Obras de Stefani, Monteverdi et al.

16,95 €

Alpha
Storie di Napoli
Del Renacimiento al s. XX
50,85 €
45,77 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Anima e Corpo
Raquel Andueza
In Paradiso (canciones italianas del XVII)
16,95 €
Alqhai & Alqhai
Claudio Monteverdi
Amori di Marte
16,95 €
Glossa
Claudio Monteverdi
Tercer Libro de Madrigales

+ del mismo artista

16,95 €
Alpha
La Tarantella
Antidotum Tarantulae
16,95 €
Alpha
Storie di Napoli
Del Renacimiento al s. XX
16,95 €
Glossa
Antonio Vivaldi
Sonate per violino, e basso per il cembalo, opus II

+ del mismo sello

16,95 €
Alpha
Luis de Briceño
El Fénix de París
33,90 €
Alpha
L'Arpeggiata - Christina...
Integral de grabaciones en Alpha (6 CDs)
16,95 €
Alpha
Johann Sebastian Bach
Tríosonatas para órgano, BWV 525-530
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00