buscar

Verso | ESPAÑOLA | MEDIEVAL Y RENACENTISTA | RECITAL VOCAL (1 CD)

Facebook Twitter
En este momento, no disponemos de stock físico de este artículo en nuestros almacenes. Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico si desea que le avisemos cuando esté disponible.

precio

13,95 €

Tesoros de Aránzazu, vol. I
Arias con órgano obligado


REF.: VRS 2077
EAN 13: 8436009800778


Por razones familiares (mi esposa tenía primos y tíos en Bergara) he realizado múltiples excursiones a la bella localidad de Oñati y desde allí al cercano santuario de Aránzazu, entre impresionantes montañas, bosques y verdes prados. He conocido el viejo convento antes de la construcción, en su momento, de la vanguardista iglesia nueva con las impresionantes esculturas de Jorge de Oteiza y Néstor Basterrechea.

Todavía vivía el padre Álvarez de Eulate, cuya pintura refleja aquellos soberbios paisajes, o el padre Salbatore Mitxelena, creador de un ciclo de poemas y canciones que recogía, a veces de viva voz de los aldeanos (baserritar), romances y leyendas antiguas. Una de las Ogei Kanta (Veinte canciones) de Mitxelena, nos dice: “Zuk zer dezu, Arantzazu, / ames-kabi, otoitz-leku? / Euskalerría oso-osorik, / kantari dijoakizu” (Qué tienes, Aránzazu, nido de sueños, lugar de oración? ¿Qué tienes para que todo el País Vasco se empeñe en ir cantando hacia ti?).

Hace ya tiempo que no subo a Aránzazu, pero las obras de arte que contiene y la música de su archivo me recuerdan las palabras del cronista de San Sebastián, José María Donosty: “Nada tiene de extraño que de los conventos salgan hombres eminentes en ciencia y en virtud”.

A lo largo de más de medio milenio de existencia, el histórico santuario guipuzcoano ha generado obras plásticas, literarias y musicales de evidente interés. De estas últimas dejó constancia el musicólogo Jon Bagüés en el Catálogo del Antiguo Archivo Musical del Santuario de Aránzazu (San Sebastián, 1979). A partir de este catálogo, los intérpretes comenzaron a interesarse por el legado musical que custodia la comunidad franciscana de Aránzazu. Ahora, con el patrocinio del Gobierno Vasco y del Ayuntamiento de Ataun –cuyo órgano de la iglesia de San Martín de Tours se ha bautizado para grabar el disco– el organista (y pianista) argentino Norberto Broggini y la soprano vasca Elena López Jáuregui nos ofrecen un recital de arias para voz y órgano obligado, intercalando diversas piezas organísticas de autores tan notables como Félix Máximo López (1742-1821) y José Lidón (1748-1821), bien conocidos en la Corte madrileña. También se incluye un Concierto de 5º tono punto alto de Peregrini que, según nos dicen los citados intérpretes en las notas, es transcripción al teclado de una Sinfonía de Bartolomeo Lustrini

Toda la música proviene de la etapa clásica del siglo XVIII y denota, de modo contundente, la entrada en la iglesia de los usos de la ópera italiana. La mayor parte de las arias aquí recogidas son anónimas, pero dos de ellas pertenecen al maestro Fray Agustín de Echeverría, hasta ahora conocido por dos de sus sonatas de teclado, publicadas por el Padre Donostia en 1953, pero no por su abundante música religiosa conservada en Aránzazu.

La iglesia estuvo muy en contra del operismo en la música sacra y así, hacia 1800, Ventura Echevarría, en una Breve noticia del Santuario y Convento de Aránzazu, escribía: “Mientras las naciones más instruidas no se hagan tan sabias que pospongan explayarse a la virtud, no se reformará la música. Algún tiempo ayudó a hacer al hombre virtuoso, ahora solo sirve a corrompernos con el placer”. Y después de protestar por haberse desterrado del templo a los timbales e introducido clarines y violines, en vez de los más graves violones, añade: “Con todo, sin embargo, en esta iglesia (la música) es menos afeminada que en otras muchas partes”.

Y tiene razón. Las arias grabadas en este disco, salvo excepciones, son más severas y desprovistas de fioriture que las de otros muchos lugares, donde se componía para lucimiento de divas o castrati. Y la soprano Elena López Jáuregui las interpreta con verdadera distinción y elegancia, siempre bien servida por el maestro en el teclado Norberto Broggini sobre el magnífico instrumento del organero Lorenzo de Arrázola, en Ataun, construido el año 1761.

Andrés Ruiz Tarazona


FECHA DE PUBLICACIÓN
06/11/2009

INTÉRPRETES
Elena López Jáuregui, soprano
Norberto Broggini, órgano


CONTENIDO

Tesoros de Aránzazu, vol. I
Arias con órgano obligado

1. El más amantes cordero
2. Tocata de órgano
3. De Hombre y Dios la perfección
4. Sonatas de 5º tono
5. Oh admirable Redentor
6. Reflejos se admiren
7. Concierto de Peregrini
8. Incauta simple avecilla
9. Sonata de 8º tono
10. Qué asombro, qué pasmo
11. Pange lingua
12. En el ardor seráfico
13. Grave para el tiempo de la Elevación
14. Bárbaro precipitado
15. Salve Regina, a solo
16. Mi Esposo adorado

1 CD - DDD - 79'27''


+ del mismo sello

13,95 €
Verso
José Luis Greco
Jardines de la noche
13,95 €
Verso
Enrique Fernández Arbós
Integral de la obra de cámara
8,95 €
Verso
Edison Denisov
Música para saxofón
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado