buscar

Verso | RECITAL VOCAL | ROMANTICA Y NACIONALISTA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

13,95 €

Franz Schubert
Winterreise


REF.: VRS 2104
EAN 13: 8436009801041
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 09/12/2019

 

 


FECHA DE PUBLICACIÓN
23/03/2011

INTÉRPRETES
José Manuel Montero, tenor
Juan Antonio Álvarez Parejo, piano 


CONTENIDO

Franz Schubert (1797-1826):

Winterreise d. 911 (1827)
Poemas de Wilhelm Müller

1 Gute nacht Buenas noches 5:22
2 Die Wetterfahne La veleta 1:47
3 Gefror’ne tränen Heladas lágrimas 2:19
4 Erstarrung Estupor 3:04
5 Der lindenbaum El tilo 4:41
6 Wasserflut Inundación 4:42
7 Auf dem flusse Sobre el río 3:14
8 Rückblick Mirada atrás 2:21
9 Irrlicht Fuego fatuo 2:38
10 Rast Descanso 3:13
11 Frühlingstraum Sueño primaveral 3:50
12 Einsamkeit Soledad 2:35
13 Die post El correo 2:27
14 Der greise kopf La cabeza canosa 2:54
15 Die krähe El cuervo 2:09
16 Letzte hoffnung Última esperanza 2:05
17 Im dorfe En el pueblo 2:57
18 Der Stürmische morgen Mañana tormentosa 0:54
19 täuschung Ilusión 1:28
20 Der wegweiser El poste indicador 3:51
21 Das wirtshaus La posada 3:47
22 Mut Coraje 1:27
23 Die nebensonnen Los soles contiguos 2:15
24 Der leiermann El zanfonista 3:50

1 CD - DDD - 70'57''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Hoy en día los viajes han multiplicado sus posibilidades. El espacio y el tiempo parecen haberse reducido debido a la velocidad. Ahora aquí, mañana -o más bien luego- allí, a kilómetros de distancia, contemplando otro paisaje, hablando otra lengua, descubriendo otras costumbres. Todo esto parece alargar nuestra existencia al respondernos los espejos, casi siempre, con gestos de sorpresa.

¿Dónde estamos? ¿Quiénes somos en realidad?... y al final descubrimos nuestra “mismedad” alargada por los regalos de la ciencia en unos pocos años solamente.

Pero siempre, y aún a pesar nuestro, hay un viaje inevitable en el que los relojes ni atrasan ni adelantan. Se trata de un viaje sin vuelta, perpetuamente hacia el invierno de la carne. Las nieves ensombrecen el posible sol y el frío se nos va adueñando hasta hacer caducas las hojas de los árboles y marchitas las pieles antes tersas, en las que las manchas, color castaño, cubren la espléndida blancura de los cutis.

Lo cierto es que llegamos como extraños y, como extraños, nos volvemos a marchar a pesar de que mayo nos acogiera con algunos ramos de flores y promesas. Todo pasa, y eso únicamente lo saben los poetas que no se fían de la luz de lo aparente. Marchándose, Müller escribió en la puerta: ¡Buenas noches!.

Aunque la canción alemana ya existiese con anterioridad a Schubert, debido sobre todo a la proliferación de poetas en aquel entorno, entre los que Goethe se lleva la palma, con él y concretamente con Margarita en la rueca (canción compuesta a sus 17 años), el “Lied” cobra otra dimensión. Estos cantos al amor o al desamor, a la libertad o a la esclavitud, a la naturaleza, a la vida o a la muerte evidencian la presencia de un lenguaje absolutamente paralelo a la misma música que, no abandonando estrictamente la métrica del poema, encuentra en su libertad la mejor ilustración.

Ambigüedad de algo totalmente nuevo que considera lo popular en comunicación con las esencias folklóricas germanas, que han pasado a cantarse olvidándose incluso de su procedencia. La técnica del viaje se multiplica, dando lugar a lo que Rosen denomina “técnica itinerante”, y que en Viaje de invierno llega a la más alta resolución.

La vena melódica, la modulación, la modificación de la tonalidad y la expresión son imprescindibles aquí, en estas canciones, que luego heredarán Schumann, Mahler, Brahms, Dvorák o Ravel, que cuentan también con inspiración melódica y una melancolía transmitida, sobre todo, por la fluctuación entre los modos mayor y menor de una misma tonalidad.

Aunque Goethe, Schiller o Heine ocupen un lugar de preferencia en la genial poética utilizada por Schubert, Wilhelm Müller suministró los textos para sus dos ciclos más extraordinarios: La bella molinera y Viaje de invierno. En este último aparece un tema favorito del compositor: caminar, vagabundear hacia….. errar, aunque en este caso se conozca finalmente el destino: la soledad, el frío, el invierno y la muerte; ese Der Tod masculino que, como un amigo, se nos presenta incluso de manera consoladora.

Si miras el impresionante aspecto de la naturaleza resulta una auténtica fortuna ante nuestra insignificancia, ya que podemos confiar en el impresionante poder regenerativo de la tierra.

Lágrimas heladas se deslizan por mis mejillas; pero no me he dado cuenta. Busco en vano en la nieve la huella de sus pasos, mi corazón está como muerto.

Estoy acostumbrado a extraviarme. Nuestras dichas, nuestras penas son al fin: ¡un juego de fuegos fatuos!. Cuando me tiendo a descansar, es cuando noto lo cansado que estoy. Cuando cantaron los gallos despertó mi corazón, y ahora estoy sentado aquí solo meditando sobre mis sueños.

¿Por qué das esos saltos, corazón, al sonar la trompa del correo?, cuando el correo no tiene carta para ti: corazón mío. No, no son canas, es nieve lo que hay sobre mi cabeza, ¡cuánto me queda aún hasta la fosa!

Las gentes duermen soñando con aquello que no poseen, pero por la mañana todo se habrá desvanecido. Mi camino me ha traído hasta un camposanto. ¿Están, en esta casa, todas las estancias ocupadas? ¿me rechazas, despiadada taberna, a pesar de todo?. Más allá, tras el poblado hay un zamfonista. Nadie quiere escucharlo y los perros gruñen alrededor del viejo; pero él toca y su zanfona nunca se detiene. ¡Extraño anciano! ¿debo irme contigo y con tu música?

Veinticuatro poemas son esencia de éste viaje que no necesita de más acotaciones gracias a la traducción de los textos del tenor que los interpreta.

José Manuel Montero, una voz española ya universal, gracias a su constante contacto con la naturaleza ha lidiado esta pieza inconmensurable. Ha reconocido los árboles de hoja caduca, los silenciosos arroyos por los hielos, los caminos cubiertos por la nieve y ha comenzado su periplo despejando el alemán de Müller para llorar con él, para someterse con la lengua alemana a la expresión de un mundo diferente pero sin fronteras.

Hablar de la formación o de los éxitos, minuciosamente, es caer en la pesantez de una guía, así llamada por el miedo que tenemos a andar solos. Montero ha entendido a Alemania y sus musas y por eso ha decidido cantar Winterreise, abrazado al frío de un piano de escarcha, amor y muerte: el de Juan Antonio Álvarez Parejo, que con su inmensa experiencia en la canción canta, como debe ser, al mismo tiempo que la voz del tenor estas maravillosas canciones escritas hace bastante más de un siglo.

Víctor M. Burell

 

 

descuentos especiales

13,95 €

Verso
Franz Schubert
Winterreise

13,95 €

Melodiya
Kreisler; Rachmaninov
Sonatas para violín y piano
27,90 €
26,51 €

13,95 €

Verso
Franz Schubert
Winterreise

13,95 €

Melodiya
Kreisler; Rachmaninov
Sonatas para violín y piano

16,95 €

Phi
Franz Schubert
Octeto; Quartettsatz
44,85 €
40,37 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Arte Verum
Barbara Hendricks
Schubert: Winterreise
15,95 €
Hänssler Classic
Lalá
The Choir Project, vol. 2
13,95 €
IBS Classical
Ambrosio Valero
Impresiones íntimas

+ del mismo sello

13,95 €
Verso
La música extremada
Obras para órgano (siglos XV-XVIII)
13,95 €
Verso
Tomás Marco
Música para voces e instrumentos
13,95 €
Verso
José Luis Turina
Música de cámara
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado