buscar

Berli Music | SIGLOS XX Y XXI (1 CD)

Facebook Twitter

precio

15,00 €

Judith Jáuregui
Para Alicia, inspiración española


REF.: BM 001
EAN 13: 8437013235013
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 25/11/2019

Nuevo disco de Judith Jáuregui, considerada la pianista española con más proyección de su generación, en el que rinde homenaje a Alicia de Larrocha coincidiendo con el 90 aniversario de su nacimiento. En Para Alicia, inspiración española la intérprete donostiarra recorre varias de las obras pianísticas fundamentales de nuestra música, paseadas por la gran Alicia en el mundo entero. Una ofrenda que Jáuregui presenta desde la más profunda admiración a quien es uno de sus referentes más importantes de talento, de fuerza y de vida.

Con este CD la artista lanza además su propio sello discográfico: BerliMusic. Su nombre viene de un juego de letras con la palabra libre, tal y como declara que se siente en la música, en la vida y en este viaje que emprende ahora, en el que será libre para crear.


FECHA DE PUBLICACIÓN
25/02/2013

INTÉRPRETES
Judith Jáuregui, piano


CONTENIDO

Enrique Granados (1867-1916):

1. Valses poéticos

Manuel de Falla (1876-1946):

Cuatro piezas españolas
2. I Aragonesa
3. II Cubana
4. II Montañesa
5. IV Andaluza

Isaac Albéniz (1860-1909):

Suite española
6. I Granada
7. II Cataluña
8. III Sevilla
9. IV Cádiz
10. V Asturias
11. VI Aragón
12. VII Cuba
13. VIII Castilla

1 CD - DDD - 61'28''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

No le falta valor a Judith Jáuregui, joven pianista vasca, que se muestra muy activa y emprendedora en el comienzo de lo que puede ser una estupenda carrera. Después de un disco dedicado a piezas cortas de Schumann, que el firmante tuvo ocasión de comentar favorablemente en estas páginas, se lanza ahora, a pecho descubierto, con este nuevo CD dedicado a Alicia de Larrocha, como indica ya el mismo encabezamiento. Y ha elegido, era lógico, una serie de obras muy representativas de nuestro paisaje pianístico que en tiempos fueron predilectas de la artista catalana y de otros colegas españoles.

Jáuregui nos gusta porque va siempre por derecho, sin evitar las dificultades, sin hacer quiebros, sin buscar subterfugios o refugiarse en un pianismo oscuro. Al contrario, nos encontramos con unas interpretaciones radiantes y luminosas, como en gran parte lo es la música elegida. La teclista nos muestra una serie de condiciones muy atractivas, que nos ayudan a completar la imagen que de ella teníamos tras su Schumann. En primer lugar, un magnífico y acendrado sentido del ritmo. Sabe marcar, centrar desde el principio la suerte agógica de cada pieza.

Así en el férreo y brioso 3/8 inicial de la Aragonesa o la alternancia entre 3/4 y 6/8 de la Cubana, en donde se juega con el deseado balanceo. Respeta el quasi campani del idílico paisaje de Montañesa y subraya casi violentamente la indicación de la Andaluza “muy ritmado y con sentimiento salvaje”. Es elocuente en los giros y busca en todo momento, en estas y las demás partituras del recital, una reproducción inmaculada en virtud de una digitación primorosa, un manejo del ataque muy contundente y una acentuación a veces seca y precisa, lo que es bueno, aunque no siempre posea el mismo valor expresivo. Jáuregui nos lleva en volandas, nos apremia y nos muestra su pianismo urgente de buena ley.

Claro es que también en esas piezas de Falla nos habría gustado un mayor reposo, una gradación dinámica más variada, una diferenciación de acontecimientos más evidente. Unos silencios más marcados y, sin dejar de ser punzante, incisiva y directa, una mayor variedad de colores, de intenciones, de timbres; o una más clara disparidad entre los temas rítmicos y los líricos. Por supuesto, nos estamos poniendo en la tesitura ideal, aquella que pianistas señeros, como la propia Alicia de Larrocha, como Achúcarro, como Sánchez, como Requejo, entre otros, han cumplimentado. Se aprecia, por ejemplo, en el comienzo de Montañesa, que no tiene en la versión de la joven artista ese halo misterioso, soñador. Hay demasiada luz y no muy rica matización y a la sonoridad le falta encanto.

Lo poseen en mayor medida los siete Valses poéticos de Granados, aunque habríamos querido que además de la cristalina calidad de reproducción estuvieran en mayor medida perfumados y que los tempi fueran algo menos apresurados. Y que el manejo de los acentos fuera más elástico a fin de que se completara un fraseo que se caracteriza por su nitidez y vibración. Rasgos estos últimos que se perciben en la grácil exposición de la Suite española de Albéniz, ese adelanto de lo que sería años más tarde la Suite Iberia. Jáuregui está aquí en el secreto del aire, del garbo. Sin ningún tipo de las a veces peligrosas elongaciones la pianista canta con propiedad y elegancia las distintas danzas. Nos ha gustado especialmente la delicada manera de enunciar la copla en Sevilla, con el adecuado toque elegíaco en el meno mosso.

Soberana forma de resaltar los rasgueos de la guitarra en Cádiz, en donde se destaca convenientemente la rítmica del tango-habanera. Muy precisa, pero también muy fina, la ejecución de Asturias. La jota de Aragón se baila sin recato y las seguidillas de Castilla se atacan sin pestañear. En la grabación es esta pieza la que cierra el disco, en vez de la que se sitúa originalmente como remate, Cuba.

Arturo Reverter

 

Querida Alicia,

Son tantos los sentimientos que genera en mí tu figura que me resulta verdaderamente difícil encerrarlos en unas palabras. Por ello, iré a lo esencial: GRACIAS.

Por haber dedicado tu vida a la música y en gran parte a nuestra música. Por habernos abierto las puertas del mundo con ella. Por tu honestidad y tu entrega. El vacío que nos dejaste estará siempre lleno de color, de vida: lleno de ti. Eres esa luz que nos ayuda a iluminar el camino, esa montaña inmensa a la que acudir cuando necesitamos oxígeno. La que nos devuelve la perspectiva y nos ata a la tierra. La que nos da una de las grandes lecciones de vida con su fuerza, su talento y su humildad.

He crecido admirándote como artista y como mujer. Y en este año en el que se cumple el 90 aniversario de tu nacimiento quiero rendirte homenaje con este disco de música española. Muy tuya, muy nuestra. Cuando terminé de grabarlo, emocionada, escribí algo con lo que me gustaría despedir esta carta:

“Para ti Alicia, por ser inspiración y referente tan importante. Ojalá que ahí arriba, donde estás, recibas este regalo con mi misma ilusión”

Judith

---

Se reúnen en este CD músicas representativas de los que acaso fueron los tres más grandes compositores españoles de la estética nacionalista que, en nuestro ámbito, había partido del “piano de salón”, tan propio
del romanticismo tardío, para llegar a su culminación en los primeros lustros del siglo XX: Albéniz, Granados y Falla. Por añadidura, los tres fueron auténticos hitos en la carrera de la inolvidable maestra Alicia de Larrocha.

El piano plenamente decimonónico, exquisitamente salonesco, está representado por los Valses poéticos de Granados, mientras que la Suite española de Albéniz muestra ya el apoyo en la tradición popular que es
signo distintivo de la música con voluntad “nacional”. Finalmente, las Cuatro piezas españolas de Falla vienen a representar un paso más en tal línea nacionalista, que se despega de lo “pintoresco” para basarse en
el estudio riguroso del folclore.

Enrique Granados

Los Valses poéticos constituyen una atractiva muestra de la juvenil personalidad del compositor y pianista catalán: están escritos hacia 1887 y dedicados al gran pianista Joaquín Malats, condiscípulo de Granados e intérprete también muy relacionado con Albéniz.

Estos Valses poéticos de Enrique Granados son una sucesión de nueve miniaturas pianísticas: un Vivace molto en compás binario, a modo de introducción u obertura a la que siguen los siete valses propiamente dichos,
más un Presto final que liga sin solución de continuidad con el último de los valses, a modo de coda, y en el curso del cual se repite el material del Vals nº 1 (Melódico), para dar sentido cíclico a la macro-forma.

Manuel de Falla

Madrid. Aragonesa, Cubana, Montañesa y Andaluza son los títulos de estas páginas con las que Falla progresa en la línea de crear música propia con voluntad de acercamiento a la entraña de lo popular.

Dedicadas al gran Albéniz, quien por entonces dedicaba sus últimas fuerzas a la creación de su monumental Iberia, las Cuatro piezas de Falla fueron estrenadas con gran éxito por Ricardo Viñes en la parisina Sala Érard, en un concierto de la Sociedad Nacional de Música, el 27 de marzo de 1909.

El álbum se abre con la recreación de la jota que es Aragonesa, y sigue con una Cubana en la que escuchamos la alternancia métrica 6/8 - 3/4 tan característica de varios cantos populares de los llamados “de ida y vuelta”. En la Montañesa hace referencia Falla a una cancioncilla popular de Cantabria, mientras que la Andaluza que cierra
la suite es probablemente la más brillante y virtuosística de las Cuatro Piezas.

Isaac Albéniz

Varias de las piezas más difundidas por el propio Albéniz en su carrera pianística, más veces editadas y más aplaudidas en todo el mundo desde su creación y hasta hoy, figuran algunas de las que se integran en el album titulado Suite española, ocho piezas cuyo valor individual las hace perfectamente aislables o reagrupables. De
hecho, no nacieron de un mismo impulso creativo, sino que fueron compuestas entre 1883 y 1889. Prácticamente todas ellas se atienen a la forma tripartita y simétrica: la alternancia danza-copla-danza.

Alguna de las páginas de la Suite fueron estrenadas por Isaac Albéniz en el famoso concierto con el que se presentó en el Salón Romero de Madrid en su doble faceta de pianista y compositor, celebrado el 24 de enero de 1886. La repercusión de aquel recital fue tan grande que hasta Galdós se hizo eco de él en un artículo-crónica.

Granada, una de las cimas de la música alhambrista tan en boga a finales del siglo XIX, es una Serenata sentida por el propio Albéniz como un desgarrador lamento. Cataluña, dedicada por el autor a su madre, puede interpretarse como una evocación de las viejas danzas populares que desembocaron en la “moderna” sardana. La luminosa Sevilla es un gracioso y brillante aire de Sevillanas (así se tituló la pieza en algunas ediciones y conciertos). Cádiz es un prodigio de inspiración melódica que en otras ediciones se tituló impropiamente Saeta o
Canción. Hablando de títulos inapropiados, véase esa pequeña joya de expresión andaluza -en la que se suceden toque guitarrístico y cante aflamencado- incomprensiblemente llamada Asturias y que, en distintas ediciones, recibió los títulos menos comprometidos de Leyenda o Preludio.

Sigue una Fantasía titulada Aragón y que, naturalmente, es una recreación de la jota aragonesa. La colección la cierran Castilla (Seguidillas) y Cuba (Capricho), pero nuestra intérprete, coincidiendo con el criterio de Alicia de Larrocha, considera más adecuada como final de la suite Castilla, por su carácter y por su pianismo más trascendente; en consecuencia, ubica como nº 7 la nostálgica evocación caribeña Cuba, que insinúa la alternancia entre las métricas binaria y ternaria. Por fin, Castilla, la página de composición más tardía de las que integran esta Suite española, es un brioso, luminoso y atractivo curso de seguidillas.

José Luis García del Busto

descuentos especiales

15,00 €

Berli Music
Judith Jáuregui
Para Alicia, inspiración española

15,00 €

Berli Music
Judith Jáuregui "X"
Obras de Scriabin, Chopin...
30,00 €
28,50 €

15,00 €

Berli Music
Judith Jáuregui
Para Alicia, inspiración española

15,00 €

Berli Music
Judith Jáuregui "X"
Obras de Scriabin, Chopin...

15,00 €

Berli Music
Judith Jáuregui
Aura
45,00 €
40,50 €

+ del mismo compositor

17,95 €
Orfeo
Encores
Obras de Boccherini, Granados, Debussy...
17,95 €
Lindoro
Isaac Albéniz
Suite Iberia
13,95 €
IBS Classical
Spain Envisioned
Falla, Albéniz, Granados...

+ del mismo artista

15,00 €
Berli Music
Judith Jáuregui
Aura
15,00 €
Berli Music
Judith Jáuregui "X"
Obras de Scriabin, Chopin...

+ del mismo sello

15,00 €
Berli Music
Judith Jáuregui
Aura
15,00 €
Berli Music
Judith Jáuregui "X"
Obras de Scriabin, Chopin...
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado