buscar

Supraphon | CAMARA | ROMANTICA Y NACIONALISTA (2 CD)

Facebook Twitter

precio

27,90 €

Franz Schubert
La muerte y la doncella


REF.: SU 4110-2
EAN 13: 0099925411022
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 21/10/2019

Considerado como uno de los grandes cuartetos de cuerda de nuestros días, el  extraordinario Pavel Haas Quartet ha elegido a Franz Schubert como protagonista de su  último y esperadísimo CD para Supraphon, y con nada menos que dos obras capitales  en la producción del genio vienés: el cuarteto La Muerte y la Doncella y el Quinteto de  Cuerda en Do mayor. En este último, el Pavel Haas ha contado con el violonchelista  alemán de origen japonés Danjulo Ishizaka.

FECHA DE PUBLICACIÓN
01/10/2013

INTÉRPRETES
PAVEL HAAS QUARTET

Veronika Jarušková, violín 1
Marek Zwiebel, violín 2
Pavel Nikl, viola
Peter Jarušek – violonchelo
Danjulo Ishizaka, violonchelo (en el Quinteto)


CONTENIDO
CD 1
String Quartet No. 14 in D minor “Death and the Maiden” (D 810, 1824) 37:51

CD 2
String Quintet in C major (D 956, Op. posth. 163, 1828) 53:51 

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Pavel Haas Quartet toca Schubert… ¡y de qué manera!

Pablo-L. Rodríguez

Si algo puede aprenderse de la reciente película de Yaron Zilberman A Late Quartet (estrenada en España como El último concierto) es que los cuartetos son más que cuatro músicos y dieciséis cuerdas; están compuestos por encima de todo por personas con sus pasiones, miedos, ansias y frustraciones. Cada problema dentro del seno de un cuarteto debe afrontarse y resolverse sin que comprometa la integridad artística del mismo, pues de lo contrario estaría abocado a su disolución. La trama de la película de Zilberman, aparte de contar con brillantes actores como Philip Seymour Hoffman o Christopher Walken, resulta creíble a la hora de reflejar ese complejo equilibrio personal y artístico de un conjunto de cámara, y no es difícil imaginar situaciones similares en formaciones que incluyen parentescos familiares o matrimonios como es el caso de Pavel Hass Quartet. Este fenomenal cuarteto checo fue fundado en 2002 por la violinista Veronika Jarušková y en poco más de diez años de historia ha cambiado una vez de violonchelista y nada menos que cuatro de segundo violín; de hecho, los cambios de violinista pueden verificarse en las carátulas de los cinco discos que ha publicado este cuarteto en el sello Supraphon: Katerina Gemrotová (Janacek & Haas en 2006), Marie Fuxová (Janacek & Haas en 2007), Eva Karová (Prokofiev en 2010 y Dvorak en 2010) y Marek Zwiebel (Schubert en 2013). 

A diferencia de lo que podría parecer un problema de cohesión interna o de relaciones personales dentro de la formación camerística estos cambios se han revelado como un verdadero aliciente en este cuarteto, pues sus grabaciones van a mejor desde la primera hasta la última. Y es que tras dos discos iniciales de gran calidad, dedicados a combinar los cuartetos de Janácek con los de Pavel Haas –el compositor checo de quien toma su nombre esta formación camerística– en 2010 se produjo el despegue internacional del conjunto con un disco absolutamente excepcional dedicado a los dos Cuartetos y la Sonata para dos violines de Prokofiev. Esa grabación les llevó a ser portada de la revista británica Gramophone, protagonizando un reportaje sobre el resurgir del cuarteto de cuerda, a la vez que se convirtieron en disco del mes de marzo o finalistas en los prestigiosos Gramophone Awards; también ese mismo mes de marzo recibieron el Diapason d’Or al tiempo que colocaron su disco en diciembre entre los mejores discos de ese año para la revista francesa. Esta unanimidad tan poco habitual entre dos publicaciones periódicas de referencia en el mundo de disco de música clásica, como son Gramophone y Diapason, se volvería a repetir a comienzos de 2011 con su siguiente lanzamiento dedicado a Dvorák. 

Para este nuevo lanzamiento centrado en Schubert se ha esperado casi tres años en los que la formación ha integrado un nuevo segundo violín, el eslovaco Marek Zwiebel, que a sus treinta años cuenta con una envidiable formación y experiencia; su engarce con el conjunto es ciertamente impresionante y conjuga a la perfección con el estilo de entonación nítida pero riquísimo en contrastes dinámicos de Jarušková. No obstante, la clave de este cuarteto reside desde sus orígenes en sus extremos: las partes de violín primero y de violonchelo, que tocan Jarušková y su marido Peter Jarušek, y en las que exhiben una compenetración técnica sobrehumana o lucen una entrega musical poco común. De hecho, a esa nitidez sonora e inmaculada entonación prácticamente sin vibrato, ya presente en sus anteriores grabaciones, añaden ahora toda la violencia y elegancia decadente de las dos composiciones camerísticas de Schubert más conocidas de su estilo tardío: el Cuarteto "La muerte y la doncella" y el Quinteto en Do

Ya en el arranque del Allegro inicial del Cuarteto, con esa oposición dinámica de un tutti al unísono en fortissimo y la exposición del primer tema en pianissimo, queda claro que estamos ante una interpretación de una intensidad desbordante cuya clave no reside en tempi más ligeros o en forzados fraseos, sino precisamente en la cuidada atención a las indicaciones dinámicas de la obra: una verdadera maraña de contrastes bruscos que van desde el fortissimo al pianissimo aderezados por numerosos sforzandos que ningún cuarteto se han tomado tan en serio como los músicos del Pavel Haas Quartet. De hecho, en esta versión todos los instrumentos tienen su cuota de protagonismo y ello se nota especialmente en las famosas variaciones sobre el lied Der Tod un das Mädchen del Andante con moto planteadas aquí en tono narrativo y representando con precisión todas las transiciones que reflejan el estado miserable e infeliz del compositor cuando las escribió; un buen ejemplo de ello se encuentra en la inesperada modulación a Sol menor de la cuarta variación que primero enrarece el ambiente (disco 1, corte 2, 10:50) y finalmente desata la furia del violonchelo (disco 1, corte 2, 11:42). Pero eso no es nada comparado con lo que nos espera en el Presto final. Aquí el virtuosismo en el manejo de ataques, acentos y dinámicas abre literalmente una nueva dimensión en la interpretación de esta partitura; nunca esta danza macabra sonó tan diabólicamente subyugante y con una intensidad tan abiertamente sinfónica.

Para el Quinteto los integrantes del Pavel Haas Quartet se unen al violonchelista germano-japonés Danjulo Ishizaka, un joven solista de carrera concertista meteórica, que comparte la misma energía vital y vigor dinámico que ellos. La transición tímbrica del cuarteto de cuerda al quinteto con dos violonchelos, que tanto se beneficia en esta forma tan intensa de tocar, puede verificarse al inicio del Allegro ma non troppo con ese interesante experimento de exponer el primer tema por el cuarteto convencional y repetirlo a continuación con los violonchelos pero sin el primer violín; el segundo tema muestra la compenetración ideal del violonchelista invitado con el conjunto al cantar a dúo con el violonchelista del cuarteto (disco 2, corte 1, 01:57). En el Adagio se promueve más que en otras interpretaciones la sensación de suspensión temporal pero también los contrastes; el episodio central en Fa menor resulta aquí sobrecogedor impulsado por ambos violonchelistas (disco 2, corte 2, 05:01). Nuevamente la atención a la transición resulta excepcional en el Scherzo, con ese paso desde el sorprendente y contemplativo Trío a la repetición final (disco 2, corte 3, 06:58). En el Allegretto que concluye la obra encontramos representado el Schubert más optimista y populachero inspirado por aires húngaros o sones de cafés vieneses pero manteniendo toda su carga musical y sin caer en exageraciones o estridencias incluso en la excepcional construcción de la coda final (disco 2, corte 4, 08:22). Posiblemente nunca se hayan escuchado ambas obras con una combinación tan perfecta de virtuosismo técnico y profundidad musical. Y ello también gracias a la excepcional toma sonora de Supraphon dirigida una vez más por el compositor y productor checo Jirí Gemrot.

descuentos especiales

27,90 €

Supraphon
Franz Schubert
La muerte y la doncella

16,95 €

Supraphon
Leoš Janácek & Pavel Haas
Cuartetos de cuerda
44,85 €
42,61 €

27,90 €

Supraphon
Franz Schubert
La muerte y la doncella

16,95 €

Supraphon
Leoš Janácek & Pavel Haas
Cuartetos de cuerda

16,95 €

Supraphon
Leos Janácek / Pavel Haas
Cuartetos de cuerda
61,80 €
55,62 €

+ del mismo compositor

13,95 €
Verso
Franz Schubert
Winterreise
13,20 €
Orfeo
Recital de Nicolai Gedda
Bach, Schubert, Fauré, Poulenc...
16,95 €
Arte Verum
Franz Schubert
La bella molinera

+ del mismo artista

16,95 €
Supraphon
Leos Janácek / Pavel Haas
Cuartetos de cuerda
16,95 €
Supraphon
Leoš Janácek & Pavel Haas
Cuartetos de cuerda

+ del mismo sello

9,95 €
Supraphon

12,95 €
Supraphon

25,90 €
Supraphon
Dve vdovy (Las dos viudas)
Bedrich Smetana
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00