buscar

Supraphon | INSTRUMENTOS | SIGLOS XX Y XXI (2 CD)

Facebook Twitter

precio

17,95 €

Rostroprovich interpreta Shostakovich
Conciertos para violonchelo; Sonata para violonchelo y piano


REF.: SU 4101
EAN 13: 0099925410124
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el viernes 20/09/2019

Mstislav Rostropovich, sin duda uno de los más grandes violonchelistas del siglo XX, estudió composición con Dimitri Shostakovich. Lo que en principio fue un  mutuo respeto se convirtió pronto en una estrecha amistad, cuyo primer fruto fue el  Concierto para chelo n.1 que Shostakovich dedicó a Rostropovich, haciendo realidad  un viejo anhelo del solista. Rostropovich aprendió la pieza en apenas cuatro días e  inmediatamente la tocó de memoria ante el asombrado compositor. Dos días después  del estreno en Leningrado, el 4 de octubre de 1959, Rostropovich interpretó la obra en  Moscú ante una entusiasmada audiencia. El doble cd Supraphon incluye esta versión,  la más antigua grabación conservada de esta sensacional partitura. También de 1959 es  la grabación que Rostropovich y Shostakovich realizaron para la radio de Moscú de la  Sonata para violonchelo y piano en re menor, escrita por el compositor cuando contaba  con 26 años. La grabación, que culmina el primer cd, es un maravilloso ejemplo de las  capacidades de Shostakovich al piano, mantenidas incluso cuando hacía ya largo tiempo  que no daba conciertos públicos. El segundo cd presenta dos inéditos de altura. Se trata de los dos Conciertos para chelo  en grabaciones realizadas durante los Festivales de Primavera de Praga de 1960 (el  n.1) y 1968 (el n.2). En el Primero, Rostropovich se hace acompañar por la Orquesta  Filarmónica Checa dirigida por Kirill Kondrashin (nada menos), y en el Segundo es  Evgeni Svetlanov (otro grande de la dirección rusa) quien dirige con brío a la Sinfónica  de Praga

FECHA DE PUBLICACIÓN
01/10/2013

INTÉRPRETES
Mstislav Rostropovich – cello, Dmitri Shostakovich – piano
Czech Philharmonic Orchestra / Kirill Kondrashin 1, CD 1)
Prague Symphony Orchestra /  Yevgeni Svetlanov (2, CD 1)
Moscow Philharmonic Orchestra / Aleksandr Gauk (2, CD 2)

DATOS DE PRODUCCIÓN
Recorded live at the Prague Spring International Music Festival at the Smetana Hall of the Municipal  House, Prague, on May 29, 1960 (CD1 1-4), recorded live at the Smetana Hall of the Municipal House,  Prague, on December 11th, 1967 (CD1 5-8), recorded at the Moscow Radio House, 1959 (CD2 1-4),  recorded live at the Great Hall of the Moscow Conservatoire on October 6, 1959 (CD2 5-8).

CONTENIDO
CD 1
Concerto for Cello and Orchestra No. 1 in E flat major, Op. 107 (1959) * 26:01
Concerto for Cello and Orchestra No. 2, Op. 126 (1966)* 31:24

CD 2
Sonata for Cello and Piano in D minor, Op. 40 (1934) 25:35
Concerto for Cello and Orchestra No. 1 in E flat major, Op. 107 (1959)* 26:23 

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Esto no es un documento, pero es mucho más

por Santiago Martín Bermúdez

Al margen de los detalles, la historia es conocida: a finales de los años cuarenta, tres grandes artistas soviéticos muy jóvenes se aprestan a defender la obra de compositores que han caído en desgracia (bueno, la verdad es que todos cayeron en desgracia, pero ninguno desapareció en el Gulag ni corrió la suerte de Maldestam y tantos otros de las letras y el teatro). Eran Rostropóvich, Rozhdestvenski y Richter. Y sus compositores favoritos fueron Shostakóvich y Prokófiev, sin olvidar a otros, como Miaskovki, que murió en 1950, cuando Rostropóvich cumplía veintitrés años. La lamentable situación en la que habían quedado Prokófiev y Shostakóvich es conocida, pero su gran perseguidor (Zdánov) había muerto oportunamente en el ominoso año 1948, el mismo en se había desatado la purga de los músicos (la famosa purga fue en febrero). Rostropóvich consiguió arrancarle a Prokófiev la Sinfonía concertante para violoncello y orquesta op. 125, que estrenó con veinticinco años, en 1952, meses antes del fallecimiento de Sergei Sergéievich. Con el tiempo, Shostakóvich se animó a componer un concierto que le pedía su antiguo discípulo, y el ejemplo de la obra del colega y rival desaparecido tuvo su importancia.

De ahí surgió al principio una nueva obra maestra de Shostakóvich, el Concerto en mi bemol mayor op. 107, en cuatro movimientos, que estrenó Mravinski en Leningrado en 1959; con Rostropóvich, claro está. El registro de esta obra incluido en el segundo CD de este espléndido álbum doble es la interpretación de Moscú, días después, con la Filarmónica dirigida por Alexandr Gauk, otro de los nombres legendarios de la dirección orquesta soviética. Y salvo que aparezca en San Petersburgo o en alguna otra parte una cinta olvidada o perdida, esta grabación de octubre de 1959 es la primera preservada por la fonografía. Rostropóvich ya era una figura internacional, y llevó esta obra por todas partes. En Praga la tocó poco después, en mayo de 1960: la Filarmónica Checa dirigida por Kondrashin. Nada menos. Y este momento es el que preserva la fonografía y abre en este caso el primero de los dos discos. Tenemos, pues, la oportunidad de escuchar, comparar, cómo surgió esta obra, prácticamente cómo se estrenó, cómo comenzó el grandísimo violoncellista a darla a conocer, a desentrañarla. Es un doble documento, desde luego, pero es también una doble obra de arte. Hay que insistir en ello, porque la palabra “documento” tiene cierto matiz de expediente restringido en el que lo histórico podría excluir el arte. No creemos necesario desgranar las virtudes de cada movimiento, pero llamaremos la atención, por ejemplo, de los dos Moderatos, segundo movimiento del op. 107, por la tensión de su secuencia, un dramatismo penetrante que renuncia a la elocuencia. Ya me entienden, ¿verdad?

El otro concierto que Slava “le arranca” al maestro es el op. 126, de 1966, año en que el compositor cumple los sesenta. Quedan lejos los años del estalinismo, pero sólo han cambiado algunas cosas. Bueno, las suficientes como para que el op. 126 sea menos dramático, menos agresivo, y para que algunos se permitan hablar de lirismo. Como si Shostakóvich hubiera dejado alguna vez de ser lírico, aunque sea a menudo con un lirismo desolador (ay, esos movimientos lentos sobrecogedores de algunas sinfonías…) Tampoco dejó nunca, en el fondo o de manera oculta, de ser un satírico (aunque el satírico de los años sesenta ya no es el mismo hombre con el futuro por delante y sin temores, burlón y sonriente, de los tiempos de La nariz o El perno), ni la agresividad se perdió en el olvido, como se muestra hasta el final. Admitamos que el op. 126 (éste, en tres movimientos, empezando por un lento, el Largo, seguido de dos muy “animaditos”) es más “suave”. Admitamos también que esta lectura que recibimos no se lo acaba de creer. Estrenada por Rostropóvich con la Sinfónica de la URSS, dirigida por otro de los grandes, Evgeni Svetlanov, este registro corresponde a un concierto posterior en algo más de un año tras el estreno, pero con la Filarmónica de Praga, y constituye otro de los tesoros checos que ahora desvela Supraphon.

El disco se completa con una obra de 1934, la Sonata op. 40. De cuando Rostropóvich tenía siete años y no tenía ni idea de que iba a ser uno de los mayores intérpretes del maestro (junto con Rozhdestvenski: a estas alturas no le va a doler a Sláva que pongamos el nombre de este gran director de orquesta junto al suyo). Lo que importa en esta lectura de la Sonata en re menor op. 40 es que se trata de un registro no sólo antiguo (Radio de Moscú, 1959), sino de una colaboración entre el maestro Rostropóvich, al piano, y el discípulo de treinta y dos años, Rostropóvich, al piano. Rostropóvich es ya más que un consagrado. Y es el año del estreno del primero de los dos conciertos a él destinados.

Así tocaba el maestro compositor su propia obra de aquel año 1934, tan prometedor, el del estreno triunfal por toda la Unión de Lady Macbeth de Msensk. El que toca en esta grabación es “otro y el mismo”. La línea cantábile del cello la desenvuelve el discípulo que se torna cantábile, o indómito, o introspectivo, lo que haga falta: Sláva era así. De nuevo, estamos ante algo más que un documento. Son fonogramas a los que el tiempo ha hecho crecer, por mucho que estuvieran escondidos.

descuentos especiales

17,95 €

Supraphon
Rostroprovich interpreta...
Conciertos para violonchelo; Sonata para...

27,90 €

Supraphon
Antonín Dvorák
Concierto para chelo en si menor (LP)
45,85 €
43,56 €

17,95 €

Supraphon
Rostroprovich interpreta...
Conciertos para violonchelo; Sonata para...

27,90 €

Supraphon
Antonín Dvorák
Concierto para chelo en si menor (LP)

16,95 €

Supraphon
Ludwig van Beethoven
Trios de cuerda
62,80 €
56,52 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Ondine
Dmitri Shostakovich
Six Romances; Scottish Ballad; Suite on Poems...
17,95 €
Pentatone
Dimitri Shostakovich
Sinfonías 1 & 6
13,20 €
Orfeo
Nicolai Gedda
Recital (Salzburgo, 1959)

+ del mismo artista

17,95 €
Supraphon
Mstislav Rostropovich
Bach: Suites para violonchelo*
27,90 €
Supraphon
Antonín Dvorák
Concierto para chelo en si menor (LP)
16,95 €
Supraphon
Ludwig van Beethoven
Trios de cuerda

+ del mismo sello

9,95 €
Supraphon
Václav Talich Special...
Dvorák: Poemas Sinfónicos
9,95 €
Supraphon
Václav Talich Special...
Dvorák: Danzas eslavas
31,90 €
Supraphon
La novia vendida
Bedrich Smetana
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00