buscar

Bru Zane | OPERA | PRECLASICA Y CLASICA (2 LCD)

Facebook Twitter

precio

27,95 €

La Mort d'Abel
Rodolphe Kreutzer


REF.: ES 1008
EAN 13: 9788493968618
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el viernes 18/10/2019

La Mort d’Abel (1810/1825), a medio camino entre la ópera y el oratorio, presenta, de un modo espectacular, el asesinato de Abel por su hermano Caín, consumido por los celos. Rodolphe Kreutzer despliega para ello todo el gran arte de la tragédie lyrique a la manera de Gluck, pero añadiendo sus toques personales y demostrando con ello que es algo más que un modesto violinista al que Beethoven dedica su famosa sonata para piano.

Como uno de los conjuntos más destacados en Bélgica y el norte de Europa, Les Agrémens y el Coro de Cámara de Namur llevan ya muchos años explorando repertorios poco trillados con entusiasmo, creatividad y al máximo nivel. Con la participación de cantantes de las nuevas generaciones (mencionemos especialmente al tenor Sébastien Droy y al barítono Jean-Sébastien Bou), el director Guy van Waas se aventura triunfalmente a ofrecernos unas músicas que nadie antes que él había imaginado que tuviesen tanta calidad.


FECHA DE PUBLICACIÓN
27/09/2012

INTÉRPRETES

Katia Velletaz, Méala
Yumiko Tanimura, Tirsa
Jennifer Borghi, Ève
Sébastien Droy, Abel
Jean-Sébastien Bou, Caïn
Pierre-Yves Pruvot, Adam
Alain Buet, Anamalech

Chœur de Chambre de Namur
Les Agrémens
Guy Van Waas, director


DATOS DE PRODUCCIÓN

Libro: tapa dura
144 páginas
13,5 cm x 21,00 cm
Idiomas: francés e inglés
Edición limitada y numerada de 3000 ejemplares

1 LIBRO + 2 CDs - DDD - 55'27''+35'48''


CONTENIDO

Rodolphe Kreutzer (1766-1831):

La Mort d’Abel (Paris, 1810)

CD 1

01 Ouverture 5:55

Primer Acto

02 Récit : L’aurore a dissipé les ombres des campagnes... (Adam) 2:02
03 Air : Charmant séjour, lieux solitaires... (Adam) 4:10
04 Récit : Quoi ! Mon père, en ces lieux... (Abel, Adam) 2:56
05 Duo : Unissons-nous pour le rendre sensible... (Abel, Adam) 3:18
06 Récit : Approchez mes enfants... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Adam, Les Enfants) 1:16
07 Air : Insensible aux tourments... (Ève) 2:36
08 Air : J’attendais que l’aurore... (Méala) 2:56
09 Récit : Je vais le ramener... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Caïn, Adam, Les Enfants) 5:41
10 Air : Quoi ! Toujours ton image est offerte à mes yeux... (Caïn) 2:29
11 Récit : Ô mon ?ls ! Ce démon... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Caïn, Adam, Les Enfants) 3:29
12 Sextuor avec chœur : Ô moment plein de charmes... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Caïn,
Adam, Anamalech, Les Enfants) 6:32
13 Récit et air : Va préparer tes dons... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Caïn, Adam, Anamalech, Les Enfants, Chœur souterrain) 6:53
14 Final / Cantabile et scène : Mon Dieu, de l’amour le plus tendre... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Caïn, Adam, Les Enfants) 2:27
15 Final : Eh bien, de ma fureur... (Méala, Tirsa, Ève, Abel, Caïn, Adam, Les Enfants) 2:38

CD 2

Segundo Acto

01 Prélude, scène et air : Où vais-je ?... (Caïn) 9:57
02 Récit, air et scène : Tu dors, Caïn, tu dors... (Caïn, Anamalech) 6:24
03 Scène et duo : Tremble, indigne frère... (Abel, Caïn) 2:32
04 Duo : Cède à l’amitié d’un frère... (Abel, Caïn) 3:19
05 Duo et scène : Viens dans mes bras... (Abel, Caïn) 1:52
06 Scène : Nous approchons de lui... (Méala, Tirsa, Ève, Adam, Les Enfants) 2:45
07 Scène : Ève, tu perds ton ?ls... (Méala, Tirsa, Ève, Adam, Les Enfants) 3:04
08 Scène : Mais quel monstre a frappé cette tendre victime ?... (Méala, Tirsa, Ève,
Caïn, Adam, Les Enfants) 1:55
09 Récit : Ô toi, qui vois couler nos pleurs... (Adam) 2:30
10 Chœur d’anges : Viens, viens dans le sein de l’innocence... (Chœur d’Anges) 1:24

 

LIBRO (bilingüe en francés e inglés)

textos en francés:
Alexandre Dratwicki La Mort d’Abel de Rodolphe Kreutzer
Étienne JardinLa réception de La Mort d’Abel dans la presse de 1810
François-Joseph Fétis - Rodolphe Kreutzer par un contemporain
Benoît DratwickiL’oratorio et l’opéra sacré en France (1700-1830): des genres expérimentaux?
David Chaillou - Le fantastique à l’Opéra de Paris sous Napoléon Ier
Alexandre Dratwicki La Mort d’Abel au cœur d’une polémique
Synopsis
Livret
Distribution – Index des plages

textos en inglés:
Alexandre Dratwicki La Mort d’Abel de Rodolphe Kreutzer
Étienne JardinLa réception de La Mort d’Abel dans la presse de 1810
François-Joseph Fétis - Rodolphe Kreutzer par un contemporain
Benoît DratwickiL’oratorio et l’opéra sacré en France (1700-1830): des genres expérimentaux?
David Chaillou - Le fantastique à l’Opéra de Paris sous Napoléon Ier
Alexandre Dratwicki La Mort d’Abel au cœur d’une polémique
Synopsis
Libretto


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

En el dossier dedicado a Hervé Niquet en el anterior número de este boletín se destacaba la labor del Centro de Música Romántica Francesa, ubicado en el Palazzetto Bru Zane de Venecia, como gran impulsor de la recuperación de muchas obras y figuras olvidadas de la música gala sugidas entre finales del siglo XVIII y comienzos del XX, amplio período histórico que en puridad desborda los límites marcados por la propia denominación de la institución. Una de las líneas de actuación allí apuntadas por su director científico, Alexandre Dratwicki, era la colaboración con diversos sellos discográficos para la edición de proyectos que encajen en las diferentes líneas de investigación científica y artística del Centro. En el terreno de la ópera, a la vez que se presentaba en primicia la Sémiramis (1802) de Charles-Simon Catel, se anunciaba el inminente lanzamiento de dos grabaciones de Ediciones Singulares conteniendo sendas tragédies lyriques: Amadis de Gaule (1779) de Johann Christian Bach y La Mort d’Abel (1810) de Rodolphe Kreutzer, en su versión revisada de 1825. Su publicación, en libro-discos exquisitamente ilustrados y exhaustivamente documentados –media docena de artículos, sinopsis y libretos, en francés e inglés–, es el motivo de estas líneas.

Amadis de Gaule es el único trabajo para la escena francesa del menor de los hijos de Johann Sebastian. Educado bajo la tutela de su hermano Carl Philipp en Berlín, pronto emprendió vuelo propio trasladándose a Italia donde hizo sus primeras armas en el campo de la opera seria de cuño metastasiano a partir de Artaserse (Turín, 1760). En 1762 se trasladó a Londres, donde creó varias óperas, además de pasticci con músicas de diversos autores entre las que intercalaba arias propias. Su fama internacional se tradujo en el encargo de un par de óperas para la corte de Mannheim y, finalmente, en el contrato para estrenar en la Académie royale de musique de París su última obra en el género, la citada Amadis de Gaule.

Los años en torno al estreno de ésta fueron de gran actividad creativa en la Ópera de la capital francesa: mientras Gluck culmina su carrera compositiva, estrenando cuatro obras y revisando otras dos para la escena francesa, y junto a los encargos a autores locales (Gossec, Philidor o el belga Grétry), se establece una cerrada competencia mediante la invitación a diversos compositores italianos (Piccinni, Sacchini, Salieri) y alemanes (Vogel, J. C. Bach) a trabajar dentro de los precisos límites establecidos por la lengua y el estilo de la tragédie lyrique. En la pretensión de reanudar los vínculos con el pasado, varias de las obras de nueva creación recurren a los textos del libretista de Lully, Philippe Quinault, y así vemos sucederse las Armide (Gluck), Thésée (Gossec), Persée (Philidor), Atys y Roland (Piccinni), en adaptaciones que suprimen prólogos laudatorios, reducen personajes y simplifican la acción. En esta línea, el Amadis de Gaule de Bach no es sino una versión simplificada por Devisme del Amadis de Quinault y Lully, centrada en los intentos de venganza de los magos Arcalaüs y su hermana Arcabonne contra Amadis y en la lucha de éste por reconquistar el amor de Oriane, que le cree infiel por intrigas de aquéllos. La intervención del hada Urganda garantiza el happy end.

Si los temas caballerescos y mágicos estaban ya totalmente demodés un siglo atrás, la nueva intriga carecía de fuerza para un público inclinado a la gravedad, a la seriedad de las grandes pasiones y de las conductas heroicas que los nuevos gustos dictaban a partir de la década de 1770. Probablemente esa fuera la causa del poco interés despertado por la ópera, que fue retirada del cartel tras siete representaciones. Las críticas se centraron en el libreto, mientras se reconocía la excelente factura de la música de Bach. En efecto,  la extraordinaria imaginación melódica de que da muestra su autor a lo largo de una partitura de más de dos horas de música, abundante en arias, dúos y recitativos y en una gran riqueza y variedad de momentos corales dramáticos (cautivos, demonios) o festivos (corifeos, encantadores, cortejo del hada), es resaltada por una muy cuidada y rica orquestación, atenta tanto a poner de relieve los fragmentos puramente instrumentales –la espléndida obertura tripartita, las abundantes escenas coreográficas y ceremoniales que pueblan la acción– como a acompañar la expresión de las emociones y sentimientos expresados por los personajes (más convencional, todo sea dicho, la pareja protagonista que la de los personajes negativos).

Si Helmut Rilling había registrado en 1993 la ópera en alemán, la presente es la primera grabación de la versión original francesa, realizada en Praga en noviembre de 2010. Son sus responsables un par de conjuntos instrumentales reunidos para la ocasión: el eslovaco Solamente Naturali y el checo Musica Florea, que forman una nutrida orquesta de 44 miembros, excelentes en todos los pupitres; Musica Florea también aporta su propio coro del mismo nombre. Los solistas principales –Philippe Do y Katia Velletaz como Amadis y Oriane, y Pierre-Yves Pruvot y Hjördis Thébault en la pareja de magos– muestran conocimiento del estilo y poseen los medios vocales para salir airosos de sus respectivos cometidos. Y Didier Talpain nos ofrece, al frente de todos ellos, una muy cuidada e idiomática versión de la que ciertamente puede considerarse la obra maestra de su autor.

La segunda obra, La Mort d’Abel, debida a Rodolphe Kreutzer –nacido en Versalles, gran violinista y dedicatario de la penúltima de las sonatas para violín y piano de Beethoven–, se inscribe en un contexto distinto. Las más de tres décadas transcurridas han visto el triunfo y la extensión del clasicismo vienés; el estreno de La Creación en la Ópera de París el 24 de diciembre de 1800 resultó un acontecimiento determinante para el desarrollo en Francia del drama sacro y el oratorio –género poco cultivado en Francia, si lo comparamos con la importancia que había llegado a alcanzar en Italia, Alemania y, desde Haendel, también en Inglaterra–; sus primeros frutos fueron varias óperas de tema bíblico, como Joseph (1807) de Méhul, La Mort d’Adam (1809) de Lesueur y La Mort d’Abel, estrenada en la Ópera en 1810 con cierto éxito (una vez más la crítica fue menos benévola con el poema de François Hoffman que con la música); pronto eclipsada, en 1825 se repuso en una versión abreviada (el segundo acto, que transcurre en los infiernos, fue íntegramente suprimido), aquí ofrecida, que gozó de nuevo de un transitorio reconocimiento, y que entusiasmó al joven Berlioz.

Como es deducible de su título, el tema de la ópera está centrado en la frustración de Caín por la supuesta preferencia de que Abel es objeto por parte de sus padres y por la aceptación que Dios hace de las ofrendas de su hermano, mientras las suyas son objeto de rechazo. En realidad, lo que el texto nos desvela es su permanente hostigamiento por el demonio Anamalech y su tropa de secuaces, quienes frustran todos los intentos de reconciliación pacientemente propiciados por Abel y ponen a su alcance la quijada homicida. Tras la muerte de su hermano, un enloquecido Caín emprenderá una huída incesante junto a su esposa e hijos, mientras un coro de ángeles anuncia la transfiguración de Abel, el primer ser humano ascendido a los cielos.

La música, tributaria del clasicismo haydniano y de la tragédie lyrique posgluckiana, encierra momentos de una gran belleza: una obertura bien construida, de clima sereno con excelentes melodías de las maderas; un dúo entre Adán y Abel, un sexteto que celebra la temporal reconciliación entre los hermanos y las dramáticas escenas finales del primer acto. El segundo se abre con la invocación de Caín al sueño reparador, perturbado de nuevo por las fuerzas infernales. Tras el dúo entre los hermanos y la muerte de Abel, las dramáticas escenas del desvelamiento de lo ocurrido culminan en la invocación del breve y bellísimo coro de ángeles que pone el broche final a la partitura.

La presente versión reúne a una orquesta, Les Agrémens, y un coro, el de Cámara de Namur, ya conocidos de anteriores grabaciones para Ricercar. En el amplio y solvente reparto son de destacar el tenor Sébastien Droy como Abel y el barítono Jean-Sébastien Bou como Caín. Por su parte, Guy van Waas consigue de todos los elementos a sus órdenes una sentida y refinada versión de una obra de merecida recuperación.

Santiago Salaverri

 

La Mort d’Abel (1810/1825), a medio camino entre la ópera y el oratorio, presenta, de un modo espectacular, el asesinato de Abel por su hermano Caín, consumido por los celos. Rodolphe Kreutzer despliega para ello todo el gran arte de la tragédie lyrique a la manera de Gluck, pero añadiendo sus toque personales y demostrando con ello que es algo más que un modesto violinista al que Beethoven dedica su famosa sonata para piano.

Como uno de los conjuntos más destacados en Bélgica y el norte de Europa, Les Agrémens y el Coro de Cámara de Namur llevan ya muchos años explorando repertorios poco trillados con entusiasmo, creatividad y al máximo nivel. Con la participación de cantantes de las nuevas generaciones (mencionemos especialmente al tenor Sébastien Droy y al barítono Jean-Sébastien Bou), el director Guy van Waas se aventura triunfalmente a ofrecernos unas músicas que nadie antes que él había imaginado que tuviesen tanta calidad.

Ediciones Singulares es una pequeña editorial española especializada en la producción de refinados libro-discos que sitúan a la música en su contexto histórico, cultural y social. La colección “Los escritores y la música”, con seis títulos ya publicados y nuevas entregas en preparación, ha sido nuestra tarjeta de presentación en el mercado editorial español, donde ha tenido una acogida extraordinariamente positiva. La calidad del objeto realizado, tanto en el plano formal (originalidad en el diseño, calidad de los materiales, trabajo editorial minucioso...) como intelectual (textos encargados a especialistas internacionales, interpretaciones musicales de primerísimo nivel, iconografía procedente de fuentes poco conocidas...), es un aspecto esencial en las colecciones de esta casa, que tiene su sede en el centro histórico de San Lorenzo de El Escorial.

descuentos especiales

27,95 €

Bru Zane
La Mort d'Abel
Rodolphe Kreutzer

33,90 €

Ricercar
Jean-Philippe Rameau
Le Temple de la Gloire
61,85 €
58,76 €

27,95 €

Bru Zane
La Mort d'Abel
Rodolphe Kreutzer

33,90 €

Ricercar
Jean-Philippe Rameau
Le Temple de la Gloire

33,90 €

Ricercar
André-Modeste Grétry
La caravana de El Cairo
95,75 €
86,18 €

+ del mismo compositor

35,90 €
Ricercar
La sinfonía parisina [7 CDs]
Grétry, Gossec, Stamitz...

+ del mismo artista

33,90 €
Ricercar
Jean-Philippe Rameau
Le Temple de la Gloire
33,90 €
Alpha
André Campra
Tancrède
16,95 €
Ricercar
'Carmina Latina'
Obras de Araujo, Torrejón y Velasco, Cererols...

+ del mismo sello

27,95 €
Bru Zane
Camille Saint-Saëns
Les Barbares
27,95 €
Bru Zane
Louis-Ferdinand Hérold
Le Pré aux clercs
27,95 €
Bru Zane
Antonio Salieri
Les Danaïdes
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00