buscar

Alpha | BARROCA | CAMARA | CORAL (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Il tormento e l'estasi
Obras de Rossi, Mazocchi y Carissimi


REF.: ALPHA 183
EAN 13: 3760014191831
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el miércoles 18/09/2019

Con sus discos para el sello Alpha con música de Samaniego y Nebra, el ensemble Los Músicos de Su Alteza, que dirige Luis Antonio González, ha establecido su reputación como el campeón de la música española injustamente olvidada.

En esta tercera grabación, basada en temas del Tormento y el Éxtasis afines a la mentalidad barroca, González nos proveerá de una selección de obras tan desconocidas como inesperadas, rematadas al final por una obra maestra de Carissimi: su Jephte. Los músicos darán vida a la Roma de 1640, y a todas las emociones implicadas en las cantatas de esta grabación: pecado, culpa, arrepentimiento, penitencia, castigo y dicha suprema. En este prometedor CD, de lanzamiento el próximo mes, los artistas llevarán el vínculo entre texto y música a un alto nivel, al mismo tiempo que ilustrarán la riqueza harmónica que jugó un papel determinante en la historia de la expresión musical en general, y en el primer periodo del barroco en particular. 

El repertorio de este disco, además de la citada Jephte, incluirá una Cantata a 5 titulada Il peccator pentito, atribuida a  Luigi Rossi; Pentito si rivolge a Dio, de Domenico Mazzocchi; y una Ciacona de Biagio Marini.

El conjunto Los Músicos de Su Alteza fue fundado en 1992 por Luis Antonio González, con el objeto de recuperar y difundir las obras más destacables del barroco musical español. Esta semana llevarán la más antigua ópera conocida de José de Nebra, Amor aumenta el valor (Lisboa, 1728), al Auditorio Ciudad de León (miércoles 18 a las 19.30, dentro del VI Ciclo de Músicas Históricas de León “Diálogos barrocos Norte-Sur”) y al Auditorio Nacional de Madrid (jueves 19 a las 19.30, dentro del ciclo Universo Barroco del CNDM). Les acompañarán las sopranos Olalla Alemán y Clelia María Eugenia Boix, y la mezzo Marta Infante. Esta obra supuso la segunda grabación de Los Músicos para el sello Alpha.


FECHA DE PUBLICACIÓN
22/11/2011

INTÉRPRETES
Los Músicos de su Alteza
Luis Antonio González, director 


CONTENIDO

Il tormento e l’estasi
Cantatas barrocas

Luigi Rossi:
1-22 Il peccator pentito (Cantata a 5)

Domenico Mazzocchi:
23-26 Pentito si rivolge a Dio

Biagio Marini:
27 Ciacona

Giacomo Carissimi:
28-51 Jephte

1 CD - DDD - 64'06''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

En torno a 1640, Roma era la capital de la Contrarreforma católica, y en consecuencia la del arte barroco, la majestuosa urbe en la que todo parecía posible, el gran teatro del mundo. Los grandes mecenas eclesiásticos, salidos en buena medida de las familias Barberini y Pamphili, levantaron palacios e iglesias, abrieron plazas y avenidas e impulsaron las artes plásticas y la música con decisión. Puede que su labor tuviera intereses espurios, que el nepotismo y el deseo de engrandecer el propio nombre y enriquecer a la familia estuvieran en la base de su dedicación, pero los efectos, no solo sobre la ciudad sino sobre toda la Europa de su tiempo, fueron notables y decisivos.

Maffeo Barberini, que reinó como Urbano VIII entre 1623 y 1644, construyó un nuevo palacio para su familia, pero también propició el trabajo de Bernini en San Pedro (el famoso baldaquino) y mantuvo estupendas relaciones con artistas y científicos (aunque acabara propiciando la condena de Galileo, cuyo trabajó había previamente impulsado). Lo sucedió en el trono papal Giovanni Battista Pamphili, quien reinó once años con el nombre de Inocencio X tratando de ajustar cuentas familiares con los Barberini, pero continuando su labor de mecenazgo. El retrato que de él dejó Velázquez, uno de los más portentosos de la historia de la pintura universal, capta admirablemente la psicología del personaje. Como un símbolo de su labor en el terreno de las artes puede considerarse el hecho de que, días antes de su muerte, consintiera en la conversión al catolicismo de la reina Cristina de Suecia, cuya labor de mecenazgo sería también crucial en la segunda mitad del siglo.

Son los duros tiempos de la Guerra de los Treinta Años, que los papas manejaron haciendo a menudo difíciles equilibrios en la cuerda de la diplomacia. Y musicalmente son los años de consolidación y desarrollo de un género musical que había nacido con el siglo, el oratorio. Esta convulsa y exuberante década romana de 1640 es la que Luis Antonio González retrata en este nuevo trabajo para el sello Alpha. Y lo hace apoyándose básicamente en dos obras ya bien conocidas, pero que adquieren una nueva luz bajo su mirada. Un peccator pentito es obra anónima que habitualmente se atribuye a Luigi Rossi y que se presenta como cantata a 5, pero que no es otra cosa que un oratorio en diálogo, en este caso la tremebunda conversación de unas almas atormentadas por el pecado y el deseo de redención. Jephte es la obra más difundida de Giacomo Carissimi, ejemplo supremo del arte del oratorio tal y como se practicaba en la Roma del tiempo.

Vinculado en sus orígenes al cantar parlando y al estilo representativo, el oratorio se volvió latino con Carissimi, haciéndose a la vez más sofisticado, aunque sin perder su carácter dramático, incluso acentuándolo. Ese carácter lo debe acaso al destino de muchos de los oratorios escritos por Carissimi, el Colegio Alemán y la aristocrática Archicofradía del Santísimo Crucificado. Son obras que se manejan en un lenguaje alambicado en el que conceptos opuestos de gran carga emocional se asocian en un juego que aspira al misticismo, ese que tantearon tantos poetas de la época. Tormento y éxtasis. Un camino plagado de abruptas dificultades que se corona con una dicha que tiene mucho de placer voluptuoso, erótico, enmascarado siempre en la fusión del alma con la divinidad.

La imagen de la antítesis aparece muy marcada en Jephte, donde a la primera parte, marcada por el regocijo del triunfo de Israel sobre los amonitas, se opone el hondo lamento de la segunda, cuando la hija de Jefté conoce su destino (su padre prometió sacrificar a la primera persona que viera salir de su hogar a la vuelta de la victoria, y fue ella quien lo hizo). Este escabroso contraste es admirablemente plasmado en el terreno musical: modo octavo, triunfal, para el principio; una mezcla de tercero y cuarto, penoso y depresivo, al final; donde los coros son luminosos y vivaces, se impone luego el ritmo lento y opresivo; el recitativo puramente narrativo da paso al recitado expresivo. Acudiendo a las fuentes originales, Luis Antonio González ha enfatizado el carácter de esta oposición, usando por ejemplo unos tempi de extasiante lentitud en la segunda parte, que corona ese conmovedor, intensísimo coro a 6 (Plorate filli Israel), ese lamento que inflama los sentidos con su pausada escansión rítmica, o adjudicando el papel de la hija de Jefté a Olalla Alemán, una soprano de voz lírica y seductora, con una anchura y un color que parece desmentir el carácter pueril de la protagonista, otorgando así una nueva dimensión, más carnal y encendida incluso al eco de su llanto (“Ululate!”).

El uso de las voces masculinas para las ánimas torturadas impone de igual forma un sentido penitencial especialmente intenso en el oratorio de Rossi, en el que los detalles de retórica están muy marcados: esos “abissi” son profundísimos en los graves abismales de Joao Fernandes, mientras la “sovrana inmensa clemenza” parece rodearnos y alcanzarnos a todos en la envolvente voz de la soprano Eugenia Enguita. Los ritornelli instrumentales siguen con atención los afectos del texto, ofreciendo en más de una ocasión su contrapunto luminoso, enfatizando la antítesis conceptual con una extraordinaria perspicacia musical, gracias a un sonido a la vez cristalino y hondo, una perfecta mezcla cuya eficacia debe descargarse en el haber de un conjunto que se presenta como magnífica representación de la pujanza de la joven música antigua española. Una breve aria a 3 de Domenico Mazzochi, en la que dominan también los sentimientos del pecado y de la culpa, y el conocido Passacaglio de Biagio Marini completan un CD que es posiblemente el mejor, el más fino y redondo, de la carrera ya dilatada de Los Músicos de Su Alteza.

Pablo J. Vayón

 

Los Músicos de Su Alteza has since the release of its first two albums on Alpha (Samaniego – Alpha 153 & Nebra – Alpha 171) established a reputation as the champion of unjustly forgotten Spanish music.

In this new recording based on the themes of Torment and Ecstasy dear to the baroque mind, Luis Antonio González provides us with a selection of works that are as unexpected as they are unknown, tying everything together in the end with a masterpiece by Carissimi: Jephte.

The musicians breathe new life into 1640s Rome and all the emotions conveyed by the Cantatas on this recording: sin, guilt, regret, penitence, punishment, supreme joy,ecstasy and glory... This is a haunting album on which the artists take the link between text and music to a new jubilatory high as well as a great illustration of the harmonic wealth that played a determining role in the history of musical expression in general, and the first baroque period in particular.

descuentos especiales

16,95 €

Alpha
Il tormento e l'estasi
Obras de Rossi, Mazocchi y Carissimi

16,95 €

Alpha
Joseph Ruiz Samaniego
La vida es sueño...
33,90 €
32,21 €

16,95 €

Alpha
Il tormento e l'estasi
Obras de Rossi, Mazocchi y Carissimi

16,95 €

Alpha
Joseph Ruiz Samaniego
La vida es sueño...

33,90 €

Glossa
Il ritorno d'Ulisse in patria
Claudio Monteverdi
67,80 €
61,02 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Christophorus
Música sacra para los pobres
Santa Maria de Vallicella, Roma
25,90 €
Passacaille
Carissimi, Rossi,...
Música en Roma en la década de 1640
27,90 €
Alpha
La Catena d’Adone
Domenico Mazzocchi

+ del mismo artista

16,95 €
Alpha
Joseph Ruiz Samaniego
La vida es sueño...

+ del mismo sello

33,90 €
Alpha
Cadmus y Hermione
Jean-Baptiste Lully; Philippe Quinault
16,95 €
Alpha
Marc-Antoine Charpentier
Motetes para el Gran Delfín
27,90 €
Alpha
Dmitri Shostakovich
Krokodil
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00