buscar

Orfeo | OPERA | ROMANTICA Y NACIONALISTA (2 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Fidelio
Ludwig van Beethoven


REF.: C813102I
EAN 13: 4011790813226
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el viernes 25/10/2019

Entre todas las ejecuciones de ópera que merecen el calificativo de "históricas", no cabe duda que se encuentra esta velada de estreno del Fidelio en la Ópera de Viena del 5 de novimbre de 1955. Para Karl Böhm, la ópera de Beethoven supuso el pistoletazo de salida de una maratoniana serie  de compromisos directoriales estipulados por la programación del coliseo. Su poderoso Fidelio llama la atención por sus tempi impulsivos y denodados, los cuales vienen a intensificar la sensación de que la de Leonora no es sino una misión suicida abocada a la tragedia. Tanto Martha Mödl como Anton Dermota resultan arrebatadores en sus respectivos roles, y a su vera artistas legendarios como Irmgard Seefried, Ludwig Weber y Paul Schöffler desgranan un arte canoro sin mácula.

FECHA DE PUBLICACIÓN
20/12/2010

INTÉRPRETES

Anton Dermota
Martha Mödl
Paul Schöffler
Karl Kamann
Ludwig Weber
Irmgard Seefried
Waldemar Kmentt
Karl Terkal

Chor der Wiener Staatsoper
Orchester der Wiener Staatsoper
Karl Böhm, director


DATOS DE PRODUCCIÓN
Grabado en directo el 5 de noviembre de 1955

CONTENIDO

Ludwig van Beethoven (1770-1827):

Fidelio
Ópera en dos actos
Libreto de Joseph Ferdinand von Sonnleithner, Stefan von Breuning y Georg Friedrich Treischke
Obra original de Jean Nicolas Bouilly

2 CD - ADD - 127'53''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

La sesión operística que se recoge en este álbum Orfeo fue y es histórica: con ella se reabrió, tras diez años de mudez, el Teatro de la Ópera de Viena, la famosa y acrisolada Staatsoper, derruida por las bombas aliadas. El trabajo fue duro, pero inevitable: los vieneses añoraban su Teatro, un centro neurálgico testigo de las mejores producciones, sede de los más grandes cantantes y directores de todos los tiempos, que había sido puesto en órbita a finales del XIX y principios del XX, tras su fundación en 1869, por Gustav Mahler, desde el foso, y Alfred Roller, desde la escena.

La fecha por tanto es significativa. Ese 5 de noviembre de 1955 el coliseo emprendió de nuevo su andadura y ha seguido siendo y es a día de hoy un bastión imbatible, uno de los más importantes teatros de repertorio del orbe. Para el evento se eligió Fidelio, una ópera especialmente significativa en la historia de la ciudad, pese a que había sido representada pocos años antes, en la sede provisional del Theater an der Wien, bajo la dirección de Furtwängler. Contribuyó a que subiera de nuevo al cartellone la presencia, en calidad de absoluto maestro de ceremonias, de Karl Böhm, que había dirigido años atrás la obra en el mismo escenario.

El director de Graz la tenía en vena. Era y seguiría siendo su preferida y la conocía de memoria. Se preparó todo para que el proyecto tuviera el éxito deseado, por lo que se contrató a un elenco vocal de ensueño, el mejor de que se podía disponer. Gente ya en algún caso veterana y experta en las distintas partes, como Martha Mödl, pieza básica en las producciones dirigidas por Furtwängler y que aquí da lo más granado de si misma, que era mucho, aunque ciertas limitaciones habituales en su canto, entre ellas la fuerte impronta gutural del timbre, el imperfecto legato y la dificultad para ascender cómodamente a la zona aguda, donde tendía a quedarse baja de tono, la alejaran del ideal.

Pero la cantante era una intérprete entregada, fogosa, verídica, de las que sudaban la camiseta de principio a fin y de las que comunicaba emocionalmente. Su extensa aria, pese a algunas de las deficiencias apuntadas, nos pone el vello de punta. Por la transida expresividad, el control de los acentos, el fervor y la vibración del fraseo, esculpido con esfuerzo pero dirigido frontalmente a la víscera cordial. La intensidad de esta recreación, el fulgor y la llama de sus exclamaciones penetran y nos dejan sin resuello. Curioso contraste el que se produce con su Florestán, un tenor lírico o lírico-ligero no habitual en partes aledañas a lo heroico como ésta: Anton Dermota, usual protagonista de los más relevantes personajes mozartianos, dotado de un timbre, eso sí, brillante, obtenido mediante una ejemplar emisión a la máscara, de tintes algo nasales. La levedad del instrumento lo facultaba para obtener sonoridades blandas de cabeza y para dar con el lirismo intenso y la expresividad lacerante del personaje, así como para atacar sin problemas las franjas altas de una tesitura terrorífica para otras voces más pesadas. Lo cierto es que Dermota acabaría cantando, desde esta primera vez y hasta 1969, 46 veces la parte.

Irmgard Seefried, radiante, refrescante, graciosa, vivaz y humana, aleja el fantasma de la soubrette en su acercamiento a Marzelline, que toma de esta manera cuerpo y presencia. Ludwig Weber fue siempre un modélico Rocco, como lo fuera su incorporación a un carácter semejante, algo posterior, el del también avaricioso Daland del wagneriano Holandés errante. Y mucho de Wagner hay, en anticipo, dentro de las entrañas del poco simpático Pizarro, que bosqueja ya en cierto modo personajes de la talla de Holandés, Sachs o, incluso, Wotan. Para servirlo aquí estaba Paul Schöfler, que le concede, qué duda cabe, autoridad. Tiene el timbre oscuro, el talante, el arte para dibujar malévolamente cada frase y para resultar desagradable. Nos parece, sin embargo, que su sonoridad es en exceso opaca y que –nunca los tuvo- sus agudos son aproximativos. Lástima porque compone con inteligencia y conocimiento. Kmentt está impecable y su voz reviste mayor carácter que la de otros Jacquinos. No es en tal sentido mucho menos corpórea que la de Dermota, que previamente había desempeñado también, antes de la guerra, ese cometido secundario en el mismo escenario.

Böhm realiza aquí, desde sus presupuestos de gran Kapellmeister, uno de sus mejores trabajos discográficos, superior sin duda a todos los que habían tenido que ver previa y posteriormente con esta ópera. Se puede apreciar ahora que se ha conseguido registrar a partir de las cintas originales de la radio. Sin llegar a las elevadas alturas de Furtwängler o Klemperer, se sitúa por derecho propio en una cima pareja; aunque por caminos distintos. La suya es una interpretación de texturas claras, de dibujo preciso, equilibrada y concisa –lo que no evita lentitudes muy acusadas como las aplicadas a la formidable obertura Leonora III, ofrecida, siguiendo la tradición, antes del último cuadro-, pero dotada de una energía, una intensidad expresiva y una urgencia muy dramáticas. Es admirable el labrado polifónico del Cuarteto en canon del primer acto. Pocas veces se ha escuchado, ni siquiera en grabaciones muy modernas, con tal finura de exposición, tanta transparencia y tanta elegancia. Los detalles de la línea de los violines, cuya voz se sigue sin dificultad, son verdaderamente maravillosos.

En efecto, por distintos conceptos, una interpretación fonográfica para la historia. Con un sonido excepcional para la época y la circunstancia. 

Arturo Reverter

---

Among the opera performances that deserve to be labelled “historic” is the opening night of the new production of Beethoven’s Fidelio unveiled at the Vienna State Opera on 5 November 1955. The accolade is deserved not least because this was the first time that the curtain had gone up in the rebuilt house since wartime bombing raids had reduced it to rubble at the end of the Second World War.

Of course, this says nothing about the musical quality of the occasion, but the present live recording, released to coincide with the start of the new regime under Dominique Meyer and Franz Welser-Möst, allows today’s listeners to judge this quality for themselves. Then, as now, the chorus and orchestra of the Vienna State Opera enjoy the highest reputation and have no equal anywhere else in the world. And under their then director, Karl Böhm, they amply demonstrated their credentials on this gala first night in 1955. For Böhm, this was the start of a conducting marathon, for the house reopened with no fewer than seven new productions within a matter of only a few days. His Fidelio is notable for its taut and even breathtakingly impulsive tempos, clearly intensifying the impression of a suicide mission on the part of the “angelic Leonore” that Martha Mödl characterized so magnificently throughout this period. Unfortunately listeners can form only a limited impression of her acting, which was every bit as intense as her singing. This was the first time that she had rescued Anton Dermota as her husband, Florestan, his refined singing giving the lie to the widespread belief that the part requires a youthful heldentenor to do it justice. The rest of the cast is likewise made up of legendary names: with her distinctive lyric soprano voice, Irmgard Seefried is almost under-parted as Marzelline, while her father, Rocco, is played by the great bass Ludwig Weber, who only a few days later took on the heroic baritone role of Barak in Die Frau ohne Schatten. The villainous Don Pizarro is sung by Paul Schöffler, who that same week shone as Hans Sachs alongside Seefried’s Eva in Die Meistersinger von Nürnberg. All these singers represent the sort of ensemble spirit that characterizes every great artist and ensures that performances like this one at the Vienna State Opera are always great occasions.

descuentos especiales

16,95 €

Orfeo
Fidelio
Ludwig van Beethoven

16,95 €

Orfeo
Irmgard Seefried
Grabaciones (1944-67)
33,90 €
32,21 €

16,95 €

Orfeo
Fidelio
Ludwig van Beethoven

16,95 €

Orfeo
Irmgard Seefried
Grabaciones (1944-67)

29,85 €

Orfeo
Die Zauberflöte
Wolfgang Amadeus Mozart
63,75 €
57,38 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Accent
Ludwig van Beethoven
Sonatas para violonchelo, op. 5
6,60 €
Archipel
Igor Markevitch
Berlioz y Beethoven
17,95 €
Hänssler Classic
Ludwig van Beethoven
Cuartetos de cuerda

+ del mismo artista

13,20 €
Orfeo
Wilhelm Furtwängler dirige
Beethoven: Sinfonía nº 9
16,95 €
Orfeo
Irmgard Seefried
Grabaciones (1944-67)
13,20 €
Orfeo
Maurizio Pollini; Karl Böhm
Mozart: Sinfonías; Concierto

+ del mismo sello

17,95 €
Orfeo
Djamileh
Georges Bizet
17,95 €
Orfeo
Ernst Krenek
Lieder
13,20 €
Orfeo
Fischer-Dieskau interpreta...
23 lieder
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00