buscar

Lauda | ESPAÑOLA | MEDIEVAL Y RENACENTISTA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

oferta

16,10 €

Cristóbal de Morales
Lamentabatur Iacob


REF.: LAU 019
EAN 13: 8435307608833
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el miércoles 26/02/2020

La fama y la influencia de Cristóbal de Morales fue enorme en su tiempo. Las obras del músico sevillano no fueron simplemente una parte esencial de los repertorios de las iglesias y catedrales más importantes de España y América hasta el final de la Edad Moderna, sino que también disfrutaron de un prestigio extraordinario entre los teóricos e historiadores. 

FECHA DE PUBLICACIÓN
06/12/2019

INTÉRPRETES
La Grande Chapelle
Albert Recasens, dirección

DATOS DE PRODUCCIÓN
Edición / Lauda Música S.L.
Producción / Lauda Música S.L.
Productora ejecutiva / Ana Ibáñez Solís
Grabación / Kloster Pernegg (Austria), 30 de septiembre, 1-2 de octubre de 2018
Ingeniero de sonido, edición digital y masterización / Markus Heiland, Tritonus Musikproduktion GmbH (Stuttgart)

CONTENIDO
Cristóbal de Morales (1500-1553)
Música para Cuaresma

TEMPUS SEPTUAGESIMAE
1. Circumdederunt me, a 5 (Intr. Dominica in Septuagesima) 01:56 
2. Simile est regnum coelorum / Cum sero autem factum esset, a 4 (Ant. Dominica in Septuagesima) 04:43 
3. In illo tempore: Cum turba plurima, a 4 (Resp. IX Dominica in Sexagesima) 02:48

TEMPUS QUADRAGESIMAE
4. Immutemur habitu / Iuxta vestibulum, a 4 (Ant. post benedictionem Feria IV cinerum)1 06:51 p. 46
5. Inter vestibulum et altare, a 4 (Ant. post benedictionem Feria IV cinerum) 03:13  
6. Emendemus in melius, a 5 (Resp. Feria IV cinerum) 04:47  
7. Clamabat autem mulier / At illa venit, a 5 (Infra hebdomadam I Quadragesimae; Dominica II in Quadragesima) 03:45  
8. Quanti mercenarii / Pater Peccavi, a 6 (Resp. Sabbato post Dominicam II in Quadragesima) 05:15 
9. Lamentabatur Iacob, a 5 (Resp. IX Dominica III in Quadragesima) 08:19  
10. Accepit Iesus panes, a 4 (Ant. Dominica IV in Quadragesima) 03:29  
11. Peccantem me quotidie, a 4 (In Quadragesima) 02:42 

TEMPUS PASSIONIS
12. O Crux ave spes unica, a 5 (Vexilla regis. Dominica I Passionis) 02:41  
13. In illo tempore: Stabant autem, a 4 (Feria VI post Dominicam Passionis) 05:20  
14. Vigilate et orate, a 4 (Dominica II Passionis seu in Palmis)2 01:45 
15. Per tuam crucem / Miserere nostri, a 4 (Adoratione sanctae Crucis in Feria VI in Parasceve) 05:30

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Obras de Morales para Cuaresma y para el Oficio de Difuntos

Cristóbal de Morales proclamaba ufano su condición de «hispalense», es decir, natural de Sevilla, pero hoy día no conocemos ninguna documentación de los primeros años de su vida, lo que convierte en materia de conjetura su año de nacimiento y todos los aspectos de su infancia y juventud. Los estudiosos han propuesto desde hace tiempo que nació hacia 1500, indicando, tal vez de manera poéticamente apropiada, que representa una época y un siglo nuevos. Es probable que estudiara como niño de coro, sirviendo, quizá, en la catedral de esa ilustre ciudad andaluza, aunque no se han hallado en esta institución documentos que lo demuestren. Durante los años de juventud del músico, Sevilla incrementó su poderío económico gracias a su posición como puerta de acceso a los territorios recientemente conquistados en el hemisferio occidental. En efecto, su creciente riqueza contribuyó a impulsar el surgimiento de la ciudad como centro artístico, que atraía, en la década de 1490 y comienzos del siglo XVI, a un gran número de músicos, entre ellos importantes compositores, mientras continuaba construyéndose su espléndida catedral. Entre estos compositores activos en Sevilla se hallaba el prestigioso Francisco de Peñalosa, que había trabajado en las cortes católicas de Isabel y Fernando.    

Los Reyes Católicos se sirvieron muy sabiamente y de manera coordinada del ceremonial cortesano y la música virtuosística para demostrar su poder y prestigio. Según la interpretación de algunos estudiosos, los músicos de la corte desarrollaron lo que podríamos denominar un planteamiento nacionalista, en el que desplegaron de forma activa tradiciones singularmente españolas y refinaron una música anterior de carácter improvisado hasta hacer de ella un repertorio escrito más organizado, influenciado por un conocimiento de los gustos internacionales. No hay duda de que, hacia 1520, la música en España había asimilado en mayor medida las tendencias internacionales. Podemos ver aquí de nuevo una especie de conexión poética con Morales, que llegaría a la edad adulta en un momento decisivo de la historia de la música.

Gracias a la presencia de esos compositores cortesanos en Sevilla en torno a 1500, la música compuesta para los monarcas se propagó a Andalucía y pasó a formar parte del repertorio cantado en la catedral de Sevilla, así como en otras ciudades importantes del sur de España. Es posible, por ejemplo, que algunas músicas de Juan de Anchieta, importante compositor de la corte, formaran parte de la educación de Morales, lo mismo que otras de Alonso de Alba, compositor destacado activo en Sevilla durante la niñez de Morales. Otros músicos conocidos probablemente por Morales fueron Pedro de Escobar, que trabajó durante los años  1507-1513, y Pedro Fernández, quien ocupó el cargo de maestro desde 1514 y lo ejerció durante el resto de la vida de Morales. Durante este periodo, entre 1490 y 1520, se fraguó por tanto en Sevilla uno de los grandes programas musicales propios de cualquier catedral europea, institución que más tarde acogería a músicos que iban a ser alabados en Roma y reconocidos en toda la cristiandad occidental.

Francisco de Peñalosa es, quizá, el más importante e innovador de esta generación temprana de compositores activos en España en la década de 1490 y hasta ca. 1520, por haber sintetizado varias técnicas y sonoridades utilizadas por sus colegas extranjeros, en especial de Francia y los Países Bajos, que comprendía las actuales Bélgica y Holanda. Hacia mediados del siglo XVI, estos autores franco-flamencos habían sido reconocidos como estrellas de una escuela internacional de compositores solicitados por patronos adinerados que rivalizaban para emplearlos en cortes e iglesias. Al igual que Peñalosa, Morales demuestra sin duda una disposición abierta a incorporar nuevas técnicas y un amplio abanico de influencias, postura que ha llevado a los estudiosos a conjeturar que aprendió directamente de aquel precursor. Tanto si Morales conoció personalmente a Peñalosa como si no, es obvio que estaba familiarizado con su música, que cantó probablemente en su niñez. Ambos músicos, que por otra parte pasaron un periodo de sus carreras en Roma, situaron la música sacra española en el escenario internacional. Mediante sus logros, no solo en géneros como la misa polifónica sino también a través de sus publicaciones, editadas en Roma y otros lugares de Europa, Morales incorporó a España a las tendencias europeas de mayor alcance de una manera desconocida hasta entonces.

Otra influencia muy importante sobre Morales debió de haber sido la de Pedro de Escobar. En efecto, como en el caso de Peñalosa, Morales pudo haber conocido personalmente a Escobar. Escobar escribió varias composiciones importantes, entre ellas motetes expresivos y piezas litúrgicas más severas como su Salve Regina y una Misa de Réquiem, la más antigua de las conservadas escritas en España, ejemplos tempranos de un estilo y un planteamiento hispanos. Es obvio que estas obras influyeron en Morales y en otros jóvenes compositores. Morales fue, sin duda, muy afortunado al crecer en este rico entorno artístico de Sevilla.

Debemos recalcar que, al igual que otros residentes de lo que actualmente denominamos España, Morales se identificaba, probablemente, mucho más con su ciudad y su región natales que con el concepto de una nacionalidad y, en particular, con la idea de ser español. Este asunto es muy importante para entender el contexto de Morales: en torno a 1500, la idea de un estado nacional era todavía un pensamiento un tanto vago; .......

descuentos especiales

16,10 €

Lauda
Cristóbal de Morales
Lamentabatur Iacob

16,95 €

Lauda
Antonio Soler
Obra vocal en latín
33,05 €
31,40 €

16,10 €

Lauda
Cristóbal de Morales
Lamentabatur Iacob

16,95 €

Lauda
Antonio Soler
Obra vocal en latín

16,95 €

Lauda
Sebastián Durón
Música para dos dinastías
50,00 €
45,00 €

+ del mismo compositor

14,95 €
Almaviva
Ave Maris Stella
Música de la Catedral de Sevilla (ca. 1470-1550)

+ del mismo artista

16,95 €
Lauda
Alonso Lobo
Misas
16,95 €
Lauda
Juan García Salazar
In Dominica Palmarum

+ del mismo sello

16,95 €
Lauda
Juan Hidalgo
Música para el Rey Planeta
16,95 €
Lauda
Antonio Rodríguez de Hita
Misa O Gloriosa Virginum
16,95 €
Lauda
José de Nebra
Vísperas de confesores
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado

DESTACADO