buscar

Ricercar | OPERA | PRECLASICA Y CLASICA (2 CD)

Facebook Twitter

precio

27,90 €

Céphale et Procris
André-Modeste Grétry


REF.: RIC 302
EAN 13: 5400439003026
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el miércoles 21/08/2019


FECHA DE PUBLICACIÓN
29/07/2010

INTÉRPRETES

Les Agrémens
Guy Van Waas, director



CONTENIDO

André-Modeste Grétry (1741-1813):

Céphale et Procris (o el amor conyugal) (1775)
Ballet heroico en tres actos
Libreto de Jean-François Marmontel

2 CD - DDD - 2h 29'09''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

El mito de Céfalo y Procris, aunque aludido tangencialmente ya en la Odisea, adquiere su perfil más divulgado a través de la narración contenida en las Metamorfosis de Ovidio. De Caccini (Il rapimento di Cefalo, Florencia, 1600) a Krenek (Cefalo e Procri, Venecia, 1934), diversos autores han llevado la fábula a la escena lírica. Calderón hizo de ella el asunto de Celos aun del aire matan, segunda de sus óperas puestas en música por Juan Hidalgo para conmemorar la boda de Luis XIV y la infanta María Teresa, estrenada en el Real Coliseo del Buen Retiro el 5 de diciembre de 1660. Mezcla de episodios dramáticos –protagonizados por dioses, ninfas y héroes– y cómicos –a cargo de rústicos de ambos sexos–, su trágico final –la muerte de Procris (Pocris en la versión calderoniana) por un error de su esposo Céfalo, ávido cazador, que da así involuntario cumplimiento al dictado de Diana, la casta diosa despechada por la traición de su antigua ninfa– es rectificado por la intervención divina, que convierte a los amantes en astros dotados de eterna vida.

Con motivo de otra boda real –de la misma dinastía, por cierto, pero cinco generaciones más tarde–, la del conde de Artois, nieto de Luis XV y futuro Carlos X (el último Borbón de Francia, destronado en 1830), el 30 de diciembre 1773 se estrena en la Ópera Real de Versalles Céphale et Procris, un ballet héroïque con libreto de Jean-François Marmontel y música de André-Ernest-Modeste Grétry, el gran maestro de la opéra comique nacido en Lieja en 1741 y llegado a París para probar fortuna en la escena en 1767, que queda consagrado con tal encargo. Lo reciente del artículo publicado en estas páginas (boletín nº 192, mayo de 2010) con motivo de la edición discográfica de Andromaque, su única tragédie lyrique, nos dispensa de entrar en más detalles sobre la carrera del autor belga, cuyo estilo se caracteriza esencialmente por la perfecta amalgama de elementos provenientes de las tradiciones líricas francesa e italiana.

El ballet héroïque, género ya agonizante en el momento en que Grétry compone Céphale et Procris –y una de tantas denominaciones con las que los franceses, tan amigos de clasificaciones y distingos, denominaron a la ópera patria según su temática, el carácter de sus protagonistas y la importancia otorgada a unos u otros elementos (canto, danza, pantomima)–, había surgido en 1723, con Les fêtes grecques et romaines de Collin de Blamont, y alcanzado su apogeo en Rameau, al que se debieron las más destacadas muestras del género, desde Les Indes galantes (1735) a Zaïs (1748). Se trata de un tipo de opéra-ballet en el que la danza ocupa un papel destacado, de trama a veces un tanto inconexa y compuesta de diversas acciones; no es éste el caso de Céphale et Procris, cuyo tema es unitario y dramático. En él no interviene Diana, la autora del dictado fatal, sino que la historia se centra en el encaprichamiento de Aurora por Céfalo y sus intentos por alejarle de Procris utilizando a La Jalousie (los Celos) con su cohorte de demonios, lo que da lugar a la típica escena de género pasablemente “infernal”. Aquí también el fatal desenlace es corregido por la intervención de Amor, que reúne a los dos amantes para la eternidad y, en una pantomima conclusiva, hace que tanto Aurora como Diana (una simple figurante) encuentren el amor en brazos de Hesperos y Endimión, respectivamente. Este final festivo distingue precisamente el ballet héroïque de la tragédie lyrique; pero Céphale et Procris no es heroica ni trágica, sino una obra de medio carácter con una fuerte componente galante –carente, eso sí, de los elementos cómicos que otorgaban su gracia especial a la creación calderoniana–, indicativa de los nuevos vientos que soplaban ya en el mundo de la ópera francesa, que apenas unos meses más tarde quedarían entronizados con el estreno de Ifigenia en Aulis de Gluck en la Académie Royale de Musique el 19 de abril de 1774. Y cuando Céphale et Procris suba a ese mismo escenario el 2 de mayo de 1775, son ya otros los vientos que corren: Gluck, apoyado por la nueva reina –Luis XV ha muerto en el intervalo– María Antonieta, su antigua discípula en Viena (que en cartas a sus hermanos le llama “papá Gluck”), ha estrenado también su versión francesa de Orfeo y es el nuevo rey de la Ópera que eclipsa a todos sus rivales. De todos modos, las 12 representaciones de Céphale et Procris en esa temporada y las 26 de su reposición en 1777 valdrán a Grétry el encargo de Andromaque, tragédie lyrique calcada sobre el modelo gluckiano.

La estructura de Céphale et Procris adopta la división en números cerrados de la ópera italiana, a cuya influencia deben adscribirse asimismo el virtuosismo del canto desplegado por el personaje de Aurora, la cantabilità de las frecuentes arias y ariettes y de los dúos, trío y escenas de conjunto, la fluidez y brevedad de un recitativo siempre acompañado y muy flexible, lejano del enfático declamado de la antigua tragédie lyrique, así como la estructuración en tres actos, en vez de los cinco más un prólogo de la tradición francesa; mientras que a ésta deben imputarse la extraordinaria riqueza y variedad de los números de danza y las abundantes y magníficas escenas corales. Una inspiración sostenida de principio a fin –desde la bella música inicial confiada a Aurora hasta las danzas de la fiesta conclusiva, pasando por las arias, por los dúos de Céfalo y Procris entre sí y de cada uno de ellos con Aurora y La Jalousie respectivamente, y por las escenas “infernales” ya aludidas– hace extremadamente agradable la escucha de la obra, una auténtica delicia a la que prestan un concurso ideal la orquesta Les Agréments y el Coro de Cámara de Namur, así como los seis solistas, cinco excelentes voces femeninas, varias en exigentes roles –Katia Vellétaz como Procris, Benédicte Tauran como Aurora, Isabelle Cals como Los Celos y Caroline Weynants como Amor–, y un único intérprete masculino, el algo corto pero noble y expresivo barítono Pierre-Yves Pruvot como Céfalo. Guy Van Waas, al frente de todos ellos, redondea una labor que nos acerca a una obra desconocida en las mejores condiciones artísticas. Total recomendabilidad.

Santiago Salaverri

descuentos especiales

27,90 €

Ricercar
Céphale et Procris
André-Modeste Grétry

27,90 €

Ricercar
Antoine Dauvergne
La Vénitienne
55,80 €
53,01 €

27,90 €

Ricercar
Céphale et Procris
André-Modeste Grétry

27,90 €

Ricercar
Antoine Dauvergne
La Vénitienne

16,95 €

Ricercar
Johann Pachelbel
Christ lag in Todesbanden
72,75 €
65,48 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Ricercar
André Modeste Gretry
Airs & Ballets
16,95 €
Musique en Wallonie
André-Modeste Grétry
Guillermo Tell [ópera]

+ del mismo artista

27,90 €
Ricercar
Antoine Dauvergne
La Vénitienne
27,95 €
Bru Zane
La Mort d'Abel
Rodolphe Kreutzer
16,95 €
Ricercar
Johann Pachelbel
Christ lag in Todesbanden

+ del mismo sello

16,95 €
Ricercar
Domenico Scarlatti
Stabat Mater
27,90 €
Ricercar
François-Joseph Gossec
Thésée
27,90 €
Ricercar
A Tribute to Sax [2CD+libro]
Una colección de obras para saxofón
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00

DESTACADO