buscar

Passacaille | INSTRUMENTOS | PRECLASICA Y CLASICA | SINFONICA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Franz Joseph Haydn
Conciertos para violonchelo; Sinfonía nº 16


REF.: PAS 960
EAN 13: 5425004849601
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 09/12/2019


FECHA DE PUBLICACIÓN
09/06/2010

INTÉRPRETES

Sergei Istomin, violonchelo
Apollo Ensemble
David Rabinovich, director



CONTENIDO

Franz Joseph Haydn (1732-1809):

1-3. Concierto para violonchelo y orquesta en Do mayor, Hob. VII b:1
4-6. Concierto para violonchelo y orquesta en Re mayor, Hob VII b:2
7-9. Sinfonía nº 16 en Si bemol mayor Hob 1:16

1 CD - DDD - 58'07''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

El violonchelo y Marianne von Genzinger, a los que están dedicados los dos discos aquí reseñados, fueron esos dos amores. Al violonchelo le dedicó dos conciertos. El primero, en Do mayor, de 1765, año en que Haydn pasó de segundo a primer Kapellmeister en Eszterháza al fallecer Josephus Werner, se consideraba perdido hasta que fue redescubierto en 1961. Fue compuesto para Joseph Weigl, chelista de la orquesta de Eszterháza. El segundo, en Re mayor, de 1783, lo compuso Haydn para Franz Anton Kraft, chelista bohemio que reemplazó a Weigl. Para Kraft escribió Beethoven la parte de chelo de su Triple concierto. Ambas son obras de repertorio que han sido objeto de numerosas grabaciones, por lo que la competencia es enorme, pues casi todos los grandes chelistas los han llevado al disco. La reciente grabación del sello Passacaille, a cargo de Sergei Istomin y el Apollo Ensemble, dirigido por su concertino David Rabinovich, se añade a la no tan nutrida nómina de interpretaciones históricamente informadas.

Istomin supera la prueba con nota. Su sonido es áspero, metálico, típico de los chelos con cuerda de tripa tocados muy cerca del puente, más redondo y grato en forte que en piano, donde presenta ligeras inestabilidades. Un sonido que contrasta fuertemente con la brillantez e incisividad del Apollo Ensemble. Istomin sortea bien las muchas dificultades, aunque en algún pasaje especialmente comprometido los cambios de posición no son todo lo ágiles que debieran y la articulación se resiente. Pasa asimismo ocasionales apuros en los ascensos a los registros más agudos del instrumento, donde asoman las desafinaciones (por ejemplo, de 10:58 a 11:01 en el Allegro moderato del nº 2). Estilísticamente, Istomin es impecable. Ornamenta con exquisito gusto (escúchese, por ejemplo, de 1:32 a 1:36 en el Adagio del nº 2). Estupenda la cadencia propia del Allegro moderato del nº 2, sobre dobles cuerdas y con un audaz pasaje modulatorio. Rabinovich y su Apollo Ensemble brindan un magnífico acompañamiento, luminoso, enérgico e imaginativo. Con ellos siempre hay lugar para la novedad. Los contrabajos están muy destacados, a veces de manera casi grotesca, lo que aporta una nota de sorpresa, humorística, muy haydniana. En el Adagio del nº 2, el retorno del monótono y no muy inspirado tema inicial (2:42) lo toman a un tempo más lento, aportando variedad. De relleno, el disco incluye la Sinfonía nº 16, de 1766, con la misma instrumentación que los conciertos: 2 oboes, 2 trompas y cuerda. Es una obra de puro entretenimiento, convencional (el Adagio es incluso algo ramplón, siendo su única gracia los numerosos silencios), a la que el Apollo Ensemble trata de sacar todo su jugo con oportunas gradaciones dinámicas y sforzandi.

Precioso el disco que propone Cypres, con obras para teclado que giran alrededor de Marianne von Genzinger (1750-93), esposa de un conocido médico de Viena (entre sus pacientes se encontraba el príncipe Nicolaus Esterházy, patrón de Haydn) y talentosa instrumentista amateur que mantuvo con el compositor una relación platónica, básicamente epistolar, desde junio de 1789, cuando le escribió una devota carta adjuntando un arreglo para teclado de un Adagio haydniano (se desconoce de qué obra), hasta su temprana muerte. Haydn compuso su Sonata en Mi bemol mayor para Marianne, a la que prometió analizar con ella el difícil y emotivo Adagio. Adagio al que sigue un minué: las convenciones sociales que se oponen a su amor ilícito. Aunque seguramente se encontraron en Viena en 1890, no sabemos si llegaron a estudiar juntos la sonata, pero Marianne solicitó por carta al compositor que simplificara los cruces de manos en un pasaje dramático del Adagio, siempre que no hubiera merma de su belleza. En una carta de febrero de 1890 a Marianne, cuya hermana Josepha ejercitaba su voz con la cantata Arianna a Naxos (1789), Haydn recomienda cuidar la pronunciación, especialmente en el verso final, “Chi tanto amai s’invola” (El que tanto amaba ha huído). La relación, cada vez más intensa, se enfrió con la marcha de Haydn a Londres en 1791, tras la muerte del príncipe Esterházy y el desmantelamiento de orquesta y teatro palaciegos por parte de su sucesor, el príncipe Anton. Desde Londres escribió a Marianne pidiéndole una copia de su estimada Fantasía en Do, de 1789, con vistas a su publicación en Inglaterra. Semanas después de la muerte de Marianne, Haydn compuso el trágico Andante con variazioni en fa, dedicado a Barbara Ployer, discípula de Mozart y excepcional teclista, cuyo melancólico tema principal podría haberlo firmado Schubert.

El joven pianista belga Lucas Blondeel (1981), de perlado y limpio sonido, posee un mecanismo infalible, fabulosa digitación, articulación clara, precisa, con discreto uso del pedal, ornamentación experta y sutil juego de dinámicas, nunca extremas, respetando el carácter íntimo de las piezas. Sus estudios de fortepiano e interpretación históricamente informada con Jos van Immerseel y Bart van Oort los vierte con inteligencia en sus interpretaciones con instrumentos modernos. En los Adagios, su expresividad es comedida y elegante, profunda, interior, nunca romanticoide. La aún más joven soprano belga Liesbeth Devos (1983), alumna entre otros de José van Dam, es una lírico-ligera de hermosa voz, perfectamente emitida, con mordiente, buen gusto e intachable dicción italiana. Su impecable Arianna sabe graduar la tensión hasta la desesperación final. Si acaso cabe pedirle más garra en la parte final del aria de cierre, un mayor grado de abandono.

Miguel Ángel González Barrio

descuentos especiales

16,95 €

Passacaille
Franz Joseph Haydn
Conciertos para violonchelo; Sinfonía nº 16

16,95 €

Passacaille
Joseph Haydn
Sonatas
33,90 €
32,21 €

16,95 €

Passacaille
Franz Joseph Haydn
Conciertos para violonchelo; Sinfonía nº 16

16,95 €

Passacaille
Joseph Haydn
Sonatas

16,95 €

Passacaille
Joseph Haydn
Conciertos para órgano y violín
50,85 €
45,77 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Glossa
Joseph Haydn
Las siete últimas palabras de Cristo en la Cruz
16,95 €
Passacaille
Joseph Haydn
Sonatas
6,60 €
Christophorus
Variaciones brillantes
Bach, Spohr, Humperdinck...

+ del mismo sello

16,95 €
Passacaille
Incoerente Duo
Obras de Castello, Corelli y Bach
16,95 €
Passacaille
Guerra Amorosa
Canciones y arias de Purcell, Haendel,...
16,95 €
Passacaille
Johann Sebastian Bach
Cantatas a solo para bajo BWV 82, 158, 56, 203
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado