buscar

Orfeo | ROMANTICA Y NACIONALISTA | SINFONICA (5 CD)

Facebook Twitter

precio

51,80 €

Sergiu Celibidache
Los conciertos sinfónicos de la Radio de Colonia (1957-1958) (Schubert, Ravel, Blacher, Tchaikovski, Hindemith…)


REF.: C725085R
EAN 13: 4011790725529
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 26/08/2019

El breve -pero decisivo- periodo de Celibidache al frente de La Orquesta Sinfónica de la Radio de Colonia (1957-58) acontecería tras su legendaria época berlinesa. Al frente de esta formación envidiable el director rumano llamaría la atención por una dirección pasional sesgada por una creciente templanza y una actitud revisionista y analítica. Años cruciales de su carrera de los cuales Orfeo rescata en este estuche quíntuple una selección de grabaciones maestras en las que despuntan artistas como Hotter y Giebel así como obras de repertorio de Brahms, Schubert o Mendelssohn, entre otros.

FECHA DE PUBLICACIÓN
30/03/2009

INTÉRPRETES
Agnes Giebel, soprano
Hans Hotter, barítono
Kölner Rundfunkchor
Kölner Rundfunk-Symphonieorchester
Sergiu Celibidache, director

DATOS DE PRODUCCIÓN
Grabado entre 1957-1958

CONTENIDO

CD 1

Schubert: Obertura Die Zauberharfe D 644
Ravel: Ma mère l'oye
Blacher: Variaciones orquestales sobre un tema de Paganini op. 26

CD 2

Tchaikovsky: Sinfonía Nr. 6 Do menor op. 74 (Patética)
Hindemith: Sinfonía Metamorphosen sobre temas de Carl Maria von Weber

CD 3

Stravinsky: El pájaro de fuego (Suite, 1919)
Brahms: Sinfonía Nr. 1 c-Moll op. 68

CD 4

Mendelssohn: Sueño de una noche de verano op. 21 (Obertura)
Schubert: Sinfonía Nr. 2 en Si mayor D 125 (1814/1815)
Strauss: Don Juan op. 20
Ravel: Daphnis et Chloé - Suite Nr. 2

CD 5

Brahms: Ein deutsches Requiem op. 45

5 CD - ADD / Mono (Digitally Remastered) - 5h 41'


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Los orígenes del mito

Miguel Ángel González Barrio

“Si es tan talentoso como impertinente, llegará lejos”
(Jonel Perlea)

Podría pensarse que la tremenda decepción causada por el nombramiento por escaso margen de Karajan, su único competidor serio y la opción más comercial, como sucesor de Furtwängler al frente de la Filarmónica de Berlín (1), llevó a Celibidache a reinventarse, a iniciar una huída hacia delante, su particular calvario, per aspera ad astra. Lejos de eso, se dedicó a hacer música como sabía y quería, como seguramente habría hecho en Berlín de haberle dejado. Eso sí, con agrupaciones de segunda fila. Aunque con el tiempo sus presupuestos “interpretativos” (2) se radicalizaron, ya había asimilado en Berlín la parafernalia teórica con que envolvió su arte (la fenomenología de la música, las ideas sobre el tiempo, el rechazo a las grabaciones en estudio, a la fijación del instante) y que contribuyó no poco a su consideración de mito viviente (algo que por otra parte no puede sostenerse sin una sólida realidad que lo soporte), así como el vegetarianismo -al parecer acabó abandonándolo- y el budismo zen. Durante dos décadas y media erró por Europa en calidad de director invitado, generalmente de orquestas de radio: Italia, Alemania, Dinamarca, Suecia, Francia… hasta alcanzar la titularidad de la Filarmónica de Munich en 1979, cargo que ocupó hasta su muerte en 1996. El último periodo, desde su colaboración con la Orquesta de la Radio de Stuttgart (1972-77) hasta los años finales en Munich, estaba abundantemente documentado con la edición por EMI y DG de cerca de 70 compactos que recogen grabaciones en vivo del maestro (3). De los años de la inmediata posguerra algo editaron Tahra y Music & Arts, entre otros sellos, pero apenas disponíamos de testimonios de su actividad a finales de los 50, laguna que viene a subsanar Orfeo con la publicación de estos cinco compactos que recogen cuatro de los diecinueve conciertos que en 1957 y 1958 dirigió a la Orquesta de la Radio de Colonia y evidencian que antes de cumplir el medio siglo Celibidache era ya un gigante de la dirección. 

Cada pieza de estos discos, que uno desearía hubieran sido diez o quince, es un redescubrimiento, una experiencia única, como lo eran sus conciertos. El perfeccionista, formidable educador de orquestas, enemigo de la rutina, desgrana cada obra con la máxima perfección técnica de que la orquesta era capaz (sensacionales las maderas), encaje sonoro (cada obra, cada estilo, su sonido), y, algo que se echa en falta en los registros tardíos: energía inagotable, espontaneidad, frescura, nervio. El denominador común de estas lecturas es la seriedad de propósito con que Celibidache aborda todo el repertorio, desde las obras más conocidas a las consideradas menores, como la juvenil y chispeante Segunda de Schubert, dignificada en sus manos, pasando por las oberturas y divertimentos, piezas de lucimiento orquestal como las Variaciones orquestales sobre un tema de Paganini op. 26 de Blacher o las Metamorfosis sinfónicas sobre un tema de C.M. von Weber de Hindemith, obras estas últimas hechas a medida de su sentido del ritmo, de su capacidad para desenmarañar la madeja, para exponer de manera diáfana la estructura. Para explicar la obra, en definitiva. La alquimia sonora que le hizo célebre está presente en lecturas modélicas de Ma mère l’oye y Daphnis et Chloé, que recrean el refinamiento, la voluptuosidad y la sensualidad del universo raveliano y testimonian su temprana afinidad con los impresionistas franceses. O en el exuberante y brioso Don Juan straussiano. Para Celibidache, el “idiomatismo” genético era un lastre antes que una ventaja, de modo que un ruso no podía dirigir correctamente música rusa, un francés… etc. Se concluye que, como él era rumano, podía dirigirlo todo bien menos, quizá, Enescu. Su visión de la Patética (¿la visión de Tchaikovsky?) es sobria, sin azúcar ni excesosmelodramáticos. La acongojante entrada de los contrabajos al final del Adagio lamentoso (8:34), el martilleante ostinato que se va extinguiendo, como un latido que se apaga, perduran en el recuerdo. Que “la música no es sólo intensidad y fuego” (entrevista con Klaus Lang citada en la nota 2) lo aprendió pronto Celibidache. Y, en efecto, en la Primera de Brahms prevalece la forma sobre el drama. El arranque, con un timbal muy amortiguado y distante, resulta comedido. El segundo movimiento no es nada grazioso: la lógica obstruye la narración, la observación complaciente de la forma y el afán de transmitirla lastran parcialmente el fluir de la música. El Finale, por el contrario, posee ímpetu furtwängleriano. La joya entre las joyas es la versión seria, espiritual, profunda, del brahmsiano Réquiem alemán (4) que Celibidache plasmó en su segundo concierto al frente de la orquesta, provocando el delirio del público. Una poderosa demostración de control, comprensión de la obra y manejo de las masas por parte de un «Celi» emocionante. Agnes Giebel y Hans Hotter brillaron en sus respectivas partes, pero el coro, conducido con mano maestra (sutiles dinámicas), con una prestación sobresaliente, fue el auténtico protagonista de la velada.

El sonido de Orfeo es bastante aceptable, pero Medici Masters consigue mejores resultados con grabaciones coetáneas de Colonia. En el Réquiem alemán, por ejemplo, el sonido embotado, con saturaciones en los pasajes corales, deja que desear y es inferior al de Myto, que lo publicó allá por 1996.

NOTAS

1 - De 1945 a 1947, año en que a Furtwängler se le permitió volver a dirigir, Celibidache fue el titular. De 1947 a 1954 ambos compartieron la dirección. El berlinés recelaba del joven, inteligente y capaz rumano que al terminar la guerra había reconstruido la orquesta, a la que dirigió 414 conciertos (¡más que Hans von Bülow!) entre el 29 de agosto de 1945, seis días después de la muerte accidental de Leo Borchard, y sin apenas experiencia en el podio, y el 29 de noviembre de 1954, un día antes del fallecimiento de Furtwängler y dos semanas antes del nombramiento de Karajan.

2 - “¡Yo no interpreto nada!” -decía-. Para «Celi» dirigir era un trabajo de esclarecimiento. Él armaba la precisa representación sonora de la partitura. “La representación del compositor, no la mía. No puedo permitirme tener representaciones”. Entrevista con Klaus Lang (Stuttgart, 29.11.1974). En “Lieber Herr Celibidache…”, M&T Verlag, Zurich 1988.

3 - Celibidache detestaba el disco, que consideraba algo pernicioso y extraño a la esencia de la música -ese arte volátil, efímero-, música que no “es”, sino que es creada en cada interpretación. Sobre el hecho de que las emisoras de radio con cuyas orquestas trabajó retransmitieran y grabaran sus conciertos, él se encogía de hombros y decía: “¿Qué podía hacer, salvo dejarlo y buscar trabajo en otro sitio?”. Sin embargo, fue permisivo con la grabación de sus conciertos y su publicación en soporte audiovisual, que consideraba una aproximación, deficiente pero válida, al hecho del concierto.

4 - El concierto tuvo lugar en Colonia, no en Essen como afirma Orfeo. En Essen lo repitieron dos días después, el 30 de octubre.

descuentos especiales

51,80 €

Orfeo
Sergiu Celibidache
Los conciertos sinfónicos de la Radio de...

107,70 €

RCO Live
Mariss Jansons Live
The Radio Recordings [13 CDs+1 DVD]
159,50 €
151,53 €

51,80 €

Orfeo
Sergiu Celibidache
Los conciertos sinfónicos de la Radio de...

107,70 €

RCO Live
Mariss Jansons Live
The Radio Recordings [13 CDs+1 DVD]

13,20 €

Orfeo
Sergiu Celibidache dirige
Liszt, Ravel y Brahms
172,70 €
155,43 €

+ del mismo compositor

13,20 €
Orfeo
Emil Gilels interpreta
Beethoven, Schumann y Brahms
16,95 €
Zig-Zag Territoires
Maurice Ravel; Modest...
Ma mère l’oye; Pictures at an Exhibition
27,90 €
Supraphon
Franz Schubert
La muerte y la doncella

+ del mismo artista

13,20 €
Orfeo
Sergiu Celibidache dirige
Liszt, Ravel y Brahms

+ del mismo sello

17,95 €
Orfeo
Piotr Ilych Tchaikovsky
Liturgia de San Juan Crisóstomo
17,95 €
Orfeo
Franz Schubert
Cuarteto No 15 en Sol Mayor
17,95 €
Orfeo
Djamileh
Georges Bizet
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00

DESTACADO