buscar

CDM Capella de Ministrers | CORAL | MEDIEVAL Y RENACENTISTA | RELIGIOSA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Ad honorem Virginis
El Ars Antiqua en la Corona de Aragón


REF.: CDM 0822
EAN 13: 8216116208229
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 17/08/2020

El día 9 de octubre de 1238 hizo su entrada en Valencia Jaime I el Conquistador, acompañado de su corte, culminando así la campaña militar de reconquista del reino valenciano. Aquel mismo día el rey asistió a su primer acto oficial: la consagración de la mezquita mayor, convertida desde aquel instante en catedral del nuevo obispado; tras la ceremonia siguió la celebración de la Misa. La catedral, siguiendo la costumbre de la época, fue puesta bajo la advocación de Madona Santa María.

  Cabe imaginar que durante la ceremonia de consagración de la Catedral de Valencia fuese entonado un Te Deum y que, dadas las circunstancias, la Misa que siguió fuese cantada. Puesto que el aprendizaje del canto gregoriano formaba parte de la educación sacerdotal, no había necesidad de contar para ello con un selecto grupo de cantores ni de disponer de libros especiales, porque la mucha práctica facilitaba la retención memorística del canto.

  Si en lugar de tratarse de Valencia imaginamos a Jaime I asistiendo con normalidad a una Misa solemne en alguna de las principales catedrales o centros monásticos de sus dominios, desde el monasterio benedictino de Ripoll hasta la Catedral de Tortosa, importante enclave fronterizo tras su reconquista en 1148, es posible que además del gregoriano hubiese tenido ocasión de escuchar algún fragmento polifónico si bien con carácter excepcional. 

  La función de la polifonía en la liturgia se había sumado a la del tropo desde que empezó su uso allá por el siglo XI en los monasterios de la orden benedictina. Si el tropo no era más que un embellecimiento de la letra y música de los textos litúrgicos, ampliados con materiales de nueva creación, la polifonía añadía una nueva dimensión al tropo, ampliando su volumen sonoro. Melodías que hasta entonces se cantaban o se hubiesen cantado a una voz pasaron a doblarse mediante contrapuntos muy simples, que buscaban aproximarse a la divinidad –al cielo– al doblar e incluso triplicar su dimensión hacia lo alto, frente al tropo que lo hacía en un sentido horizontal.

  Se conserva el suficiente número de polifonías primitivas procedentes de la antigua Corona de Aragón para poder afirmar que su práctica fue allí bien conocida aunque limitada. Uno de sus más bellos ejemplos es el de una composición a dos voces, el conductus Cedit frigus hiemale copiado en un manuscrito de hacia mediados del siglo XIII del monasterio de Ripoll, hoy en la Biblioteca Nacional de Francia (lat. 5132). A medio camino entre lo sacro y lo profano por su estructura de corte trovadoresco, este conductus –género en el que se da prioridad a la palabra frente a la música–, está aún escrito en notación que no expresa la duración de los sonidos. A pesar de permitir una gran fluidez al discurso sonoro, este tipo de escritura pronto iba a ser sustituida por otra medida, fruto de la Escuela parisina de Notre Dame, mucho menos dúctil melódicamente pero de extraordinaria importancia para el devenir de la Historia de la Música occidental.

  Las polifonías de Notre Dame, que caracterizan en música el estilo gótico en el momento de su aparición, fueron difundidas tanto en Francia como en otros países europeos gracias sobre todo a la orden del Cister, al igual que la orden benedictina hizo lo propio con las polifonías aquitanas o de ritmo libre, características de la etapa más avanzada del arte románico. El manuscrito Núm. 1 de la Biblioteca barcelonesa del Orfeó Català, conserva la colección más importante de este tipo de polifonías dentro de la Corona aragonesa, doce conductus a dos voces y uno a tres voces, el Agnus Crimina tollit. Aunque el manuscrito procede de la cartuja de Scala Dei, en Tarragona, ésta debió adquirirlo de algún monasterio cercano, posiblemente el cisterciense de Santes Creus, que sirvió de panteón a los inmediatos sucesores de Jaime I. Aparte de algunos manuscritos con polifonía antigua que se relacionan con él, consta que en 1297 su abad se ocupó de proporcionar a Jaime II, allí enterrado al igual que su padre, Pedro III el Grande hijo de Jaime I, los primeros cantores expertos en el arte del canto polifónico con los que contó la entonces recién formada capilla real de Aragón.
  Entre los conductus del manuscrito del Orfeó Català los hay que son tropos de Sanctus y Agnus Dei, algunos de los primeros fragmentos de la Misa que merecieron la atención de los compositores de polifonía, y otros que son prosas o piezas sacras no necesariamente vinculadas a la liturgia; casi todas estas composiciones cantan a la Virgen, de plena actualidad en el siglo XIII como sublimación de la mujer terrenal a la que dirigieron sus cantos trovadores y troveros. Algunos conductus son piezas únicas, como el Sanctus Sospitati dedit mundum o las prosas Nativitas Marie virginis y Gloriose matris Dei. Entre los conocidos por fuentes internacionales se cuenta el ofertorio Recordare Virgo mater o el Agnus Crimina tollit, que llama la atención por su peculiar estructura canónica y que fue muy divulgado en la península Ibérica, donde se conservan no menos de seis copias suyas.

  A medida que avanzaba el siglo XIII el conductus, cultivado de forma preferente por los seguidores de la Escuela de Notre Dame por su menor grado de dificultad técnica que los organa –género musical por excelencia de la escuela parisina–, fue perdiendo popularidad frente al del motete, a medio camino entre organum y conductus de los que procede. Buena muestra de que el motete fue cultivado desde fecha temprana en los centros eclesiásticos de la Corona de Aragón son los tres bellos y sencillos ejemplos a dos voces que transmite el códice 97 del Archivo Capitular de Tortosa, de los que se ha seleccionado Gaudeat devotio fidelium, cuya voz más grave –el tenor Nostrum–  curiosamente no se copia en el manuscrito. Los dos motetes marianos procedentes del monasterio barcelonés de Sant Jeroni de la Murtra, Ad honorem (Biblioteca de Catalunya, ms. 251), cuya notación es arcaica a pesar de la fecha tardía de su copia, son en cambio a tres voces.
                        
  Frente al personaje de la Virgen, símbolo de la esperanza por su papel de madre y mediadora de la humanidad ante Cristo, se sitúa el de la Sibila Eritrea, el único de la antigüedad pagana que encontró cabida en la liturgia cristiana gracias a unos versos que se le atribuyen que profetizan el fin del mundo. Incluidos dentro de un sermón propio de los maitines navideños que fue adquiriendo popularidad a medida que se acercaba el año 1000, se estima que fueron musicados en el monasterio benedictino de San Marcial de Limoges o en algún otro de su radio de influencia. La copia catalano-aragonesa más antigua que se conserva de los versos musicados del Iudicii signum o de la Sibila la lleva un manuscrito del monasterio benedictino de Santa María de Ripoll, del siglo X, que sólo reproduce la parte que corresponde al estribillo. Le sucede cronológicamente la de un leccionario catalán del siglo XI y la de otro de Gerona del siglo siguiente, que dan la pieza completa. En siglos posteriores la composición fue muy divulgada en los países latinos –Francia, Italia y España sobretodo-, siendo traducida al romance en el siglo XV, que es cuando su popularidad empezó a declinar junto con la del sermón del que formaba parte hasta que el Concilio de Trento lo suprimió de la liturgia.


FECHA DE PUBLICACIÓN
17/06/2008

INTÉRPRETES

Capella de Ministrers:

Pilar Esteban, soprano
Alberto Guardiola, tenor
José Pizarro, tenor
David Antich, flautas
Carles Magraner, viella
Efrén López, laúd medieval, guiterna
Ignasi Jordá, organo
Pau Ballester, tintinnabulum, percusión

Lluis Vich Vocalis

Tenores:
Natxo de Lekerika
Jesús Ruiz de Cenzano
Vicente Abril
Jesús Navarro

Barítonos:
Marc Solano
José Luis Vicente
Ximo Martí
Natxo Martí

Carles Magraner, director


DATOS DE PRODUCCIÓN
Disco grabado por ‘dbc estudios’ los días 29 y 30 de diciembre de 2007 en el ‘Saló Alfons el Magnànim’ del Centre Cultural La Beneficencia (Valencia) 

CONTENIDO

Monestir de Santes Creus?, Tarragona, segle XIII

Ab hac familia. Instrumental  1’41’’
Sospitati dedit mundum *  4’45’’
Sanctus    2’47’’
Te laudant agmina *   2’39’’
Crimina tollit **   3’17’’

Priorat d’Escaladei, Tarragona, segle XIV

Mater Dei **    3’29’’

Monestir de Santes Creus?, Tarragona, segle XIII

Nativitas Marie virginis  5’03’’   
Promeneris summe laudis  3’34’’
Gloriose matris Dei   4’02’’

Monestir de Santa Maria de Ripoll, Girona, segle XIII

Cedit frigus hiemale   4’38’’

Catedral de Tortosa, Tarragona, segle XIII

Isaias cecinit    2’02’’
Veri floris sub figura   2’14’’
Gaudeat devotio fidelium  3’04’’

Monestir Sant Jeroni de la Murtra, Barcelona, segle XV

Ad honorem summi Patris  4’16’’

Cant de la Sibil.la, Girona? segle XII

Iudicii Signum         11’48’’

* Tropo del Sanctus
** Tropo del Agnus

1 CD - DDD - 59'21''

 


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Dar cuenta cabal del panorama musical de una vida tan larga y densa como la de Jaime I de Aragón (1208-1276), si se pretende que sea completo, exige ambición, espacio y numerosas disciplinas en liza. Todo ello concurre en este políptico sonoro que la Capella de Ministrers ha construido para celebrar la efemérides del VIII Centenario del nacimiento del monarca aragonés.

La derrota de Muret (1213) hizo abandonar al reino de Aragón sus intenciones de expansión territorial por el Norte de sus dominios, orientándolo provisionalmente al Sur y, definitivamente, al Este, lo que es decir al Mediterráneo; dicha batalla entronó, con cinco años tan sólo, al nuevo monarca. La singularidad de esta Corona consistió (al contrario que la castellana) en el respeto escrupuloso de las particularidades jurídicas de los territorios que fue englobando, y sus soberanos fueron reyes, príncipes, duques, marqueses, condes o señores simultáneamente, según de qué dominios se tratase. Esta yuxtaposición de realidades se dobló con las respectivas herencias culturales y lingüísticas. En la Corona aragonesa, que en tiempos de Jaime I se acrecentó unos 30.000 km2 con la incorporación del reino de Valencia y de Mallorca, se habló latín, occitano, catalán en numerosas variantes, árabe y hebreo. Poco después, varios dialectos italianos etc.

Tres CDs vierten esta riqueza cultural de la que la música se hace eco, siguiendo un previsible guión: música trovadoresca vinculada a la corona aragonesa; música sacra y, la novedad, música andalusí de estos reinos de taifas orientales, empeño que no siempre resulta satisfactorio, aunque no sea el caso. El grupo que comanda el infatigable Carles Magraner (no serán los últimos CDs que vean la luz este año) tiene ya experiencia en los dos primeros campos, y extiende la solvencia mostrada en otras grabaciones (Trobadors, Llibre Vermell), acrecentándola con la inédita colaboración para el repertorio andalusí del ensemble Akrami, dirigido por Mohamed Amin el Akrami.

En cuanto al repertorio trovadoresco, todos los representantes catalano-aragoneses están presentes, destacándose las siete composiciones del rosellonés Berenguer de Palou, y muestras interesadas de figuras como Guiraut Riquier, que no tuvo empacho en mudarse a Castilla cuando no tuvo el éxito que previó en la vecina corte levantina. Finalmente, las cuatro interesantísimas canciones contenidas en el manuscrito de San Juan de las Abadesas, cuyos dos folios se perdieron para, felizmente, reaparecer después. Son las únicas piezas trovadorescas conservadas al Sur de los Pirineos, e incluyen la procaz Ara lausetz, un curioso unicum que da mucho que pensar, y más para quienes piensen todavía en una Edad Media oscura y dominada por el miedo.
Las composiciones sacras se extraen fundamentalmente de monasterios de tierras históricas del Condado de Cataluña (Girona, Barcelona y Tarragona), que luego patrocinarán fundaciones más al Sur, según la conquista cristiana avance. Una nueva versión sibilina, del siglo XII, añade un especial atractivo por lo sugerente de su música y el esfuerzo de reconstrucción que impone una pieza tan larga para no caer en la monotonía. Prueba, otra vez más, conseguida. Y van varias.

El repertorio andalusí seleccionado hace un barrido escrupuloso de temas de compositores y compositoras vinculadas a las tierras de Jaime I, abundando en casidas, e interpretadas según la tradición marroquí, heredera del patrimonio musical del oriente andalusí, una vez producida la diáspora, reconstruidas a partir de ritmos y modos acordes a los textos, puestos por escrito en el siglo XVIII.

Resumiendo, un triple acierto, por separado y en conjunto, por la coherencia con la que se retrata musicalmente la época plenomedieval de la Corona de Aragón. Cual Jaime I extendiendo los dominios por doquier, la valenciana Capella de Ministrers hace lo propio en su jurisdicción la musical. Otro nuevo homenaje a su tierra y a su herencia musical (todavía reciente Música angélica, ideal complemento para completar una tetralogía), y por tanto a la música medieval ibérica y europea. Quienes quieran una antología de las músicas de esta época, aquí tienen un regalo.

Josemi Lorenzo Arribas

descuentos especiales

16,95 €

CDM Capella de Ministrers
Ad honorem Virginis
El Ars Antiqua en la Corona de Aragón

16,95 €

CDM Capella de Ministrers
Peregrinatio
Ramón Llull : Crónica de un viaje medieval-II
33,90 €
32,21 €

16,95 €

CDM Capella de Ministrers
Ad honorem Virginis
El Ars Antiqua en la Corona de Aragón

16,95 €

CDM Capella de Ministrers
Peregrinatio
Ramón Llull : Crónica de un viaje medieval-II

16,95 €

CDM Capella de Ministrers
Ars Antiqua
Ramón Llull : Crónica de un viaje medieval-I
50,85 €
45,77 €

+ del mismo artista

16,95 €
CDM Capella de Ministrers
Llibre Vermell
Música en la Cataluña medieval
16,95 €
CDM Capella de Ministrers
Música encerrada
El legado de la diáspora
24,95 €
CDM Capella de Ministrers
La Cité des Dames
Música y mujeres en la Edad Media

+ del mismo sello

16,95 €
CDM Capella de Ministrers
Música encerrada
El legado de la diáspora
16,95 €
CDM Capella de Ministrers
El Greco
El viaje musical de Doménikos Theotokópoulos
16,95 €
CDM Capella de Ministrers
Ars Antiqua
Ramón Llull : Crónica de un viaje medieval-I
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00

DESTACADO