buscar

Pneuma | MEDIEVAL Y RENACENTISTA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

14,95 €

Leonardo da Vinci
La viola organista


REF.: PN 1340
EAN 13: 8428353513404
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el miércoles 28/10/2020


FECHA DE PUBLICACIÓN
27/03/2012

INTÉRPRETES
Luis Antonio Muñoz, canto, viola soprano y viola da gamba
Ariel Hernández Roque, canto
Javier Coble, viola organista y órgano de mano
Felipe Sánchez Mascuñano, laúd, vihuela de mano y vihuela de péñola
David Mayoral, cántara, tambores, panderos y panderetas
Alfonso Tomás, flautas, semillas, gong y campanil
Eduardo Paniagua, flautas a bisel soprano, alto, tenor y campanil


CONTENIDO

Leonardo da Vinci  (1452-1519):

Obras para viola organista y acompañamiento

1 CD - DDD

 


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Ingeniero es, según el Diccionario de Autoridades de 1731, “[e]l que discurre trazas y modos para executar o conseguir alguna cosa”. Desde luego, es un apelativo que le cabe con todos los honores a Leonardo da Vinci (1452-1519), cuyas múltiples trazas y modos, en tantos campos distintos, valdrían para llenar varias biografías distintas, todas de mérito. Pero fue una sola persona, aunque nos parezca mentira, un hombre del Renacimiento, en frase hecha, que ahorra insistir.

Este disco ofrece una labor de investigación profusamente contada en la carpeta, detalle no menor, centrada en el proceso de investigación seguido para reconstruir la viola organista, una suerte de zanfoña múltiple, capaz de producir la polifonía que precisaba la música contemporánea a las cavilaciones de Leonardo. El caso es que a pesar del título, no hay aquí obras de Leonardo, tarea que Eduardo Paniagua reservó para otros discos anteriores (L’amore mi fa sollazar, en Pneuma; y Concierto de música europea del s. XV interpretado en el extraordinario Órgano de papel de Leonardo da Vinci, disco libro editado por Villamonte). A esta peculiar viola de teclado, tañida por Javier Coble, se reservan obras de Nachtgall, Festa, Paumannn, Desprez, von Bruck, Isaac, Cavazzoni, Colebault, Judenkünig y Busnois, junto a otras piezas sin concurso del ingenio leonardesco.
Un disco curioso, pues, en la estela de otros dedicados al sabio italiano, como el de la soprano Renata Fusco y el laudista Massimo Lonardi (Diverdi, nº 207). Sobra el exceso de acompañamiento instrumental que oscurece el protagonismo de la viola organista, lo que compensan las reproducciones de bocetos del instrumento extraídos de distintos archivos europeos. Un disco interesante, curioso, y que enriquece el panorama organológico a modo de experimento, que fue a lo que se dedicó Leonardo, a experimentar.

Josemi Lorenzo Arribas

 

LA VIOLA ORGANISTA DE LEONARDO DA VINCI (1452-1519)
"La música es el alimento del alma" Leonardo

Esta grabación es una aventura a través de la música que permite entrar en contacto con una de las personalidades más geniales e inquietantes de la historia. Leonardo Da Vinci se ocupó de casi todas las ramas del saber de su época, incluida la música; aunque su faceta más popular sea la del pintor de la Gioconda o de la Santa Cena de Milán. Ejerció de pintor, dibujante, escultor, ingeniero, arquitecto, músico, filósofo e inventor. Fue un hombre que personifica como pocos, la gran época del Renacimiento.

La selección musical  muestra principalmente la sonoridad de la viola organista, un instrumento ideado y diseñado por Leonardo Da Vinci, que ha sido reconstruido para este objetivo y se ciñe a la música contemporánea de este artista universal. Para acompañar a este instrumento se ha formado una agrupación de cámara renacentista que incluye además de la voz otros instrumentos contemporáneos a Leonardo, como el órgano de mano, el laúd, la vihuela de mano, la vihuela de arco o viola da gamba, las flautas dulces y numerosos instrumentos de percusión.
Esta grabación es continuación de la realizada en 2010 denominada“L´amore mi fa sollazar”, Concierto de música renacentista para instrumentos diseñados por Leonardo da Vinci (1452-1519), editada en 2011 por Pneuma PN-1320, y de la grabación del año 1998 titulada “Concierto de Música Europea del siglo XV interpretado en el extraordinario Órgano de papel de Leonardo da Vinci”, publicada en Madrid en el año 2000 en un libro disco por Villamonte Editores.

LEONARDO EL MÚSICO
"No se aparta de su ruta aquel que se ha fijado en una estrella. Por eso, nunca me canso de ser útil. La naturaleza me ha hecho naturalmente así y yo le respondo sin importarme ni el esfuerzo ni la edad. El tiempo es el ser de la nada y cada nuevo día es como si todo se crease de nuevo. Salvaje es el que se salva porque vuelve a su estado de naturaleza con las rocas, las flores, los pájaros y la música de todas las aguas". Leonardo

Leonardo, según sus biógrafos, destacó en su tiempo tocando la lira da braccio, una viola con la que improvisaba mientras cantaba. Tocaba también el laúd y probablemente fue intérprete de órgano.
Su vida se puede ordenar en seis periodos. Primero, su infancia y adolescencia en Vinci; segundo, de los diecisiete a los treinta años, su primera estancia en Florencia donde entra en el taller de Verrocchio con quien comienza su educación artística y musical, debido al ambiente festivo de la ciudad. En tercer lugar, una etapa de madurez de casi veinte años que vive en Milán al servicio de Ludovico Sforza "el Moro", ante quien se presentó llevando su lyra da braccio construida en plata con forma de cráneo de caballo. El ambiente musical de Milán era cosmopolita e innovador con músicos de gran talento como Josquin Des Prez, Agricola, Cordier y Compère entre otros. El cuarto periodo de la vida de Leonardo es más viajero e inestable y se produce entre el final del siglo XV y el principio del XVI. Es nombrado arquitecto e ingeniero general de César Borgia, hijo del Papa valenciano Alejandro VI, para quien realiza diferentes estudios de cartografía. También de este período son sus estudios de anatomía con el médico Marcantonio della Torre. El quinto periodo de su vida, Leonardo lo pasa en Roma en el Belvedere del Vaticano, bajo la protección de Giuliano de Médicis. Aquí se dedica sobre todo a trabajos de matemáticas y a diferentes estudios para el puerto de Civitavecchia y la desecación de las marismas pontinas. Como el Papa León X infravalora sus servicios, acepta la invitación de Luis XII de Francia y viaja al castillo de Cloux, cerca de Amboise. En la sexta etapa de su vida al servicio del rey francés, organiza fiestas creando decorados y dispositivos escénicos y realiza un proyecto de canal de irrigación entre los ríos Loira y Saona. Muere en mayo de 1519.

LEONARDO DA VINCI Y LA MÚSICA
“La música se desvanece tan pronto como nace, es la suerte de la desdichada música”
Define el espíritu de Leonardo su curiosidad por todo lo que le rodea; artes y materias, lo cual es lo contrario de la actual especialización. Su faceta de inventor y de pensador que experimenta influye en el músico y el artista. Sus dibujos de instrumentos son realizados para seguir pensando o mejorando su creatividad. Sus notas y apuntes son un cruce de campos introspectivos de búsqueda utópica, que hechos teoría los aplica a sus obras de arte. Un breve bosquejo que describe una idea será una realidad más allá de lo dibujado. Su método es la prueba, intento, riesgo y logro verificable mediante la experimentación.
“La armonía de la música nace de la unión proporcionada de sus partes, que suenan simultáneamente subiendo y bajando en una o más cadencia armoniosas”
Para Leonardo no hay belleza sin movimiento ya que el movimiento es una ley fundamental de la vida, tanto orgánica como espiritual. Y frente a la ansiedad que le produce el paso del tiempo, en su valoración la música sale mejor parada que otras artes, ya que se despliega en movimiento.
"El movimiento es el principio de toda vida. Todo es movimiento, y sin el movimiento la vida cesaría".
Leonardo idea y fabrica ingenios e instrumentos musicales para un mejor aprovechamiento del desarrollo corporal del hombre, incluyendo la razón, las matemáticas y la geometría.
“La música adolece de dos males: uno de ellos es su muerte y el otro la pérdida de tiempo. Su muerte va unida siempre al momento que sigue a su expresión; la pérdida de tiempo radica en su repetición, lo que la hace odiosa e indigna”
La velocidad de su curiosidad convierte un posible tratado musical en un impetuoso apunte, escribiendo sobre lo escrito sin orden aparente fuera de su mente.
“El músico afirma que su arte es igual al del pintor por ser un conjunto compuesto de muchas partes, cuya gracia armoniosa puede ser contemplada por el observador en sus armoniosas cadencias que, con su continuo nacer y desaparecer, deleitan el espíritu interior del hombre”

LA VIOLA ORGANISTA DE LEONARDO DA VINCI.
Este instrumento interesó a Leonardo toda su vida. Se conservan unos treinta dibujos parciales sin tener un diseño completo, por lo que pensamos que nunca construyó el modelo definitivo. Su intención era conseguir un instrumento de tecla con cuerdas frotadas que hiciese el trabajo de un grupo de violas.
En uno de sus modelos más elaborados, Leonardo utiliza como arco de frotación de las cuerdas un mecanismo de ruedas recubiertas con crines de caballo, que puede hacer vibrar varias cuerdas simultáneamente accionadas por un teclado, e interpretar así música polifónica.

Sus bocetos y dibujos plantean soluciones parciales e ideas que, en ocasiones, son modificadas en el siguiente boceto, a modo de apunte o reflexión de los problemas a los que va encontrando solución. El objetivo era conseguir un instrumento complejo, ligero y portátil, con el arco mecánico independiente movido por el propio intérprete o por un ayudante, similar a su diseño de órgano de tubos de papel.

Es  probable que la viola organista no llegara a ser construida por Leonardo, pero como precursor genial marcó el camino a seguir por otros constructores de instrumentos. Se atribuye la reinvención de la viola organista de Leonardo al alemán Hans Hayden (1536-1613), que diseñó en 1575 un instrumento denominado Geigenwerk, con forma de clavecín que sonaba con cuerdas frotadas. Como una gran zanfona múltiple, las cuerdas accionadas por las teclas eran frotadas por varias ruedas produciendo un sonido similar al de un conjunto de violas de arco. Michael Praetorius en su Sintagma Musicum dibuja de este tipo de instrumento comentando el mérito de que un sólo intérprete realiza la música que requeriría cinco instrumentos de un conjunto de violines y violas. En el museo de instrumentos de Bruselas existe la única viola organista antigua que ha llegado hasta nosotros. Construida en 1625 por el Fray Raimundo Truchado, procede de San Lorenzo de El Escorial y en el año 1874, cuando perteneció a Felipe III, es denominado “violincémbalo” o clavecín de arco.

Sobre estos antecedentes el constructor japonés Akio Obuchi ha reconstruido varios modelos de viola organista con cinco ruedas de madera cubiertas por crines de caballo, que a velocidades distintas y mediante los mecanismos descritos por Leonardo hacen posible la vibración sonora de un juego de cuerdas metálicas.

descuentos especiales

14,95 €

Pneuma
Leonardo da Vinci
La viola organista

9,95 €

Pneuma
Músicas del Alcázar
Músicas del Alcázar
24,90 €
23,66 €

14,95 €

Pneuma
Leonardo da Vinci
La viola organista

9,95 €

Pneuma
Músicas del Alcázar
Músicas del Alcázar

14,95 €

Pneuma
Alfonso X El Sabio
Cantigas Centenales
39,85 €
35,87 €

+ del mismo artista

14,95 €
Pneuma
Alarifes Mudéjares
Alarifes Mudéjares
14,95 €
Pneuma
Alfonso X El Sabio
Cantigas de Nuestro Señor
9,95 €
Pneuma
Alfonso X el Sabio
Peregrinos. El camino de la música

+ del mismo sello

14,95 €
Pneuma
Calamus
Medieval Women´s Songs
14,95 €
Pneuma
PANIAGUA, Eduardo
Cantigas del Mar Cantábrico
14,95 €
Pneuma
L’Amore Mi Fa Sollazar
Leonado da Vinci
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00

DESTACADO