buscar

Orfeo | SINFONICA (7 CD)

Facebook Twitter
En este momento, no disponemos de stock físico de este artículo en nuestros almacenes. Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico si desea que le avisemos cuando esté disponible.

precio

49,95 €

George Szell
Salzburger Orchesterkonzerte 1958-1968


REF.: C704077L
EAN 13: 4011790704722



FECHA DE PUBLICACIÓN
23/08/2007

INTÉRPRETES
Concertgebouw Orchestra Amsterdam.
Orchestre National de la RTF.
Tschechische Philharmonie.
Berliner Philharmoniker.
Sächsische Staatskapelle Dresden.
Rudolf Firkusny, piano.
Clifford Curzon, piano.
George Szell, dirección


CONTENIDO

W.A. Mozart: Sinfonía No. 33 en Si Mayor KV 319
G.v. Einem: Ballade op. 23 para orquesta
W.A. Mozart: Concierto para piano No. 9 en Mi bemol Mayor KV 271 Jeunehomme
L.v. Beethoven: Obertura Egmont en Fa menor op. 84
W.A. Mozart: Concierto para piano No. 27 en Si Mayor KV 595
L.v. Beethoven: Concierto para piano No. 4 en Sol Mayor op. 58
A. Bruckner: Sinfonía No. 7 en Mi Mayor WAB 107 (1881/1883)
W. Walton: Partita para orquesta
L.v. Beethoven: Sinfonía No. 3 en Mi bemol Mayor op. 55, Eroica
L.v. Beethoven: Concierto para piano No. 3 en Do menor op. 37
R. Strauss: Sinfonía domestica op. 53
L.v. Beethoven: Concierto para piano No. 5 en Mi bemol Mayor op. 73
W.A. Mozart: Sinfonía No. 41 en Do Mayor KV 551, Jupiter
S. Prokofiev: Sinfonía No. 5 en Si Mayor op. 100
Chr.W. Gluck: Alceste
J. Haydn: Sinfonía No. 92 en Sol Mayor Hob. I:92, Oxford

7 CDs - AAD - Mono   TT: 489' 52


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

"DER KOMPONIST HAT IMMER RECHT"
por José Luis Pérez de Arteaga

En 1965 se publicó en Berlín un espléndido libro, "Dirigenten - Bild und Schrift" -"Directores: en imagen y por escrito", podríamos traducirlo-, debido al notable fotógrafo Werner Neumeister en donde se recogían más de 20 años de actividad del personaje captando a los máximos artistas de ese período en la dirección orquestal; todos ellos, a petición de Neumeier, acompañaban su retrato con unas frases autógrafas, en algunos casos mera firma (Knappertsnbusch, Karajan, Klemperer, Celibidache), en algunos otros verdadero discurso (Paumgartner, Sawallisch, Kempe, Münchinger), en ciertos terceros acotación pentagramática (Scherchen, Kletzki, Kubelik) y en buena parte de los requeridos escueta frase -pero siempre ilustrativa- (Markevitch, Fricsay, Monteux, Schuricht, Sacher); entre estos últimos, con una sentencia lapidaria, se inscribía George Szell, de esta guisa: "Der Komponist hat immer Recht", o sea, "El compositor siempre tiene razón" o "siempre está en lo cierto". Pocas veces un credo ha definido tan exactamente a una persona.
***
Los cuatro primeros CD de la edición United Archives fueron reseñados en estas páginas en términos admirativos por Pablo L. Rodríguez (Diverdi, nº 157, abril 2007, pg. 42), postura a la que, en esta segunda tanda, se adhiere de pleno el firmante. El registro beethoveniano incluye las primeras grabaciones beethovenianas de Szell en Cleveland, la Cuarta de abril de 1947 y la imponente Quinta del 26 de noviembre de 1955 . Sin llegar al caso recientemente comentado de Furtwängler -13 versiones actualmente en disco de la Sinfonía en Do menor-, de Szell tenemos siete ediciones fonográficas del Op. 67; tres con Cleveland -las grabaciones de estudio del 55 y el 63, más una de concierto de 1966-, y una respectivamente con Dresde ("absolutamente excepcional en todo sentido, comparable a las más grandes versiones", en palabras de Roberto Andrade para esta publicación; Salzburgo 1961, álbum de Andante), Chicago (también 1961, en el soberbio DVD que recoge su 'telecast' con la formación de su compañero de estudios Fritz Reiner), Concertgebouw (la nada inferior grabación de estudio de 1966 para Philips) y Viena (Salzburgo 1969, tan apabullante como la brindada en 1961 en el mismo Festpielhaus). Sinceramente, es difícil dilucidar cuál es la mejor de entre todas ellas, porque siempre la última escuchada nos da la sensación de que Beethoven (y Szell coj é) "tiene razón".
El álbum Dvorak presenta una página perdida en la (muy incompleta) reedición de las grabaciones LP de Szell al formato del CD, el Concierto para piano en Sol menor, Op. 33, registro de abril de 1954 con Rudolf Firkusny, y única grabación que el artista efectuara de la obra. La versión llevada al disco es la edición preparada por Willem Kurtz -el maestro de Firkusny- en 1919, con algunos cortes, la misma que el solista volvería a emplear nueve años después en su grabación de la obra junto a Laszló Somogyi y la Orquesta de la Ópera de Viena (Westminster, junio de 1963, reeditado en 2002 por DG, 471 266-2) y otros diez años más tarde con Walter Susskind y la Sinfónica de Saint Louis (VOX, 1973) ; incluso con estas alteraciones, el trabajo de Szell, Firkusny y los "Clevelanders" estaría por encima del, justamente célebre, de Sviatoslav Richter y Carlos Kleiber. que abordan la versión original; y es que es casi imposible "extraer" más jugo musical de una pieza, tan hermosa como errática, que ha despistado tanto a instrumentistas como directores. Además de la segunda grabación de Szell de la "Sinfonía del Nuevo Mundo" -la primera la había efectuado en 1937 al frente de la Filarmónica Checa-, el álbum presenta una instructiva opción de discografía comparada, con la primera grabación en Cleveland (1947) de cinco de las Danzas eslavas más la primera versión completa de los dos cuadernos, Op. 46 y 72.
Entre las páginas wagnerianas, todas ellas perfectasde planteamiento, 'tempi' y nitidez de texturas , tiene lugar especial la Obertura de El holandés ertante, que en esta lectura de Nueva York -el músico siempre optó por la versión revisada de la pieza de 1852, que incorpora el tema de 'Senta' a la Coda de la página- posee un impulso formidable, imparable, como una progresión fatalista incontenible. El Preludio de Maestros Cantores, de otra parte, ya había sido publicado en CD por IMG/EMI . Siendo muy buena la versión de Till Eulenspiegel de 1954, no llega al expresionismo que Szell iba a conseguir tres años después, en su definitiva grabación; el "graznido" del clarinete -un Fa sostenido agudo, cuatro compases antes del nº 39- con el que Till se rebela, en el juicio, contra la tercera soflama de metales y percusión, un verdadero chillido de desesperación que sólo Szell potenciaba, es todavía inaudible en esta versión del 54. Su lema, "Der Komponist…", hallaba aquí una de sus razones de ser.
El disco Mendelssohn, con material a caballo entre Cleveland (Sinfonía Italiana) y Nueva York (Sueño de una noche de verano), casi supera en el Op. 98 a la grabación de 1962 en vitalidad y exultación; en los fragmentos de los Op. 21/61 Szell logró la mejor de sus tres grabaciones en Ámsterdam, 1957, en la interpretación con el Concertgebouw, una filigrana de magia, fantasía y frescura que en esta versión neoyorquina del 51 va sólo un poco más allá de virtuosismo orquestal.
***
El álbum del sello muniqués Orfeo entra en la categoría del tesoro fonográfico. Para nosotros tiene, además, un doble valor complementario y consecuente: la etapa contemplada en United Archives, en los cuatro álbumes precitados, centrada en Cleveland y Nueva York, llega hasta 1955-56 (Quinta beethoveniana y Danzas eslavas de Dvorak), y el itinerario de Orfeo contempla una década casi inmediatos del quehacer europeo de Szell, desde 1958 hasta dos años antes del fallecimiento del artista.
Parte de las grabaciones recogidas ahora por Orfeo habían conocido edición previa en Sony; concretamente, entre 1994 y 1995, la antigua CBS publicó cinco CDs consagrados a la misma temática, Szell en Salzburgo, cuyos contenidos detallo, anotando en cursivas las interpretaciones que se repiten ahora en la edición de Orfeo.
SONY SMK 47646 Bruckner: Sinfonía nº 7 / Filarmónica de Viena (21/8/1968)
SONY SMK 68445 Mozart: Concierto para piano nº 9, Sinfonía 41 / Concertgebouw (6/8/1958)
SONY SMK 68446 Mozart: Sinfonía 35, Concierto para violín 5; Haydn: Sinfonía 92 / Nacional RTF (3/8/1969)
SONY SMK 68447 Beethoven: Egmont, Sinfonía nº 3 / Filarmónica Checa (4/8/1963)
SONY SMK 68448 Bruckner: Sinfonía nº 3 / Sttaskapelle Dresden (2/8/1965)
Szell tuvo hasta sus últimos años una mente abierta y receptiva, que le llevó a contabilizar en su historial un amplío catálogo de estrenos y reposiciones de obras del siglo XX . La Balada para orquesta, Op. 23 de Gottfried von Einem y la Partita para orquesta de Sir William Walton fueron interpretadas en la primera parte de una memorable velada del Concertgebouw en Salzburgo, su segundo concierto de ese festival, el 8 de agosto de 1958. La Balada de Einem había nacido como encargo de Szell para la conmemoración de los 40 años de la formación de Ohio y el artista la había estrenado en Cleveland el 30 de marzo de ese mismo 1958; la interpretación de Salzburgo constituía el estreno europeo de una obra hermosa, neoclásica, de corte rapsódico, que Szell traducía con afecto e interés, pero sin el palpitante entusiasmo que, de manera tan obvia, se percibe en la página de Walton, compositor que gozaba del beneplácito y la amistad del director. La Partita, dedicada al director, también había surgido en forma de comisión para el cuadragésimo aniversario de la Orquesta de Cleveland, y Szell la había estrenado en el Severance Hall el 30 de enero del mismo 1958. El artista la llevó al estudio de grabación en 1959 en interpretación si cabe superior a esta salzburguesa del Concertgebouw . La velada austríaca se completó con una de las cuatro interpretaciones que estudio y concierto nos han deparado de una composición que Szell amaba, la Quinta Sinfonía, Op. 100, de Prokofiev; el sello Orfeo ya tenía en CD la más antigua de estas versiones, la tomada en concierto 17 de junio de 1954 a la Sinfónica de Viena: no hay sustanciales diferencias conceptuales -una visión rápida de la obra, primer movimiento incluido- entre las dos lecturas, pero sí las hay de sonoridad, y es que los de Ámsterdam en el 58 tocaban mejor que los vieneses en el 54 .
No hace falta insistir en la "química" de Szell con la música de Beethoven -Roberto Andrade lo ha explicado estupendamente en estas páginas, por duplicado, comentando (2005) la Novena londinense de 12 de noviembre de 1968 (BBC Legends BBCL 4155-2) y (2006) el también concierto salzburgués de 6 de agosto de 1961 con la Staatskapelle Dresden (Andante AN 2180)-, de la que en este nuevo álbum se encuentran ejemplos que van desde lo muy bueno a lo excepcional. El cuarto CD, que recoge principio y final del concierto de 4 de agosto de 1964 con la Filarmónica Checa (Egmont y "Heroica"), ya había sido editado, como se ha dicho, por Sony (SKM 68447) en 1995. Tanto aquí como en los registros de 1964 y 1968 supone punto y aparte la formidable toma de sonido del que fuera ingeniero jefe de la ORF en el Landestudio Salzburg, Josef Sladko, uno de los mejores técnicos de sonido de la segunda mitad del siglo XX -vuelvo a citar a Roberto Andrade (Diverdi, nº 131, noviembre de 2004, pg. 21: "El (…) ingeniero de sonido Josef Sladko, con quien los melómanos tenemos una deuda impagable") -, cuyo trabajo respalda la mítica claridad y no menos fabulosa gradación dinámica de Szell con la perfección de un holograma. El Cuarto Concierto en Sol mayor, Op. 58, completaba la velada de 2 de agosto de 1965 (Obertura de Egmont y Tercera Sinfonía de Bruckner) que Robert Andrade comentara en la precitada referencia al álbum de Andante (AN 2180). ¿Ha habido director alguno que haya "gobernado" los Conciertos para piano de Beethoven mejor que Szell? Probablemente no. Sus dos ciclos -con Leon Fleisher (CBS/SONY, 1959-61) y Emil Gilels (EMI, 1966-68)- son hitos de la discografía, y para muchos el "Emperador" con el solista ruso sigue insuperado. El álbum de Orfeo nos presenta los tres últimos Conciertos en traducciones que fueron de impacto en el Festspielhaus: el Concierto en Do menor, Op. 37, con Rudolf Firkusny, completaba el monográfico beethoveniano previamente citado, de 4 de agosto de 1964 con la Filarmónica Checa; el Cuarto Concierto, Op. 58, y el Quinto, Op. 73, contaron con la participación solista del gran concertista británico Clifford Curzon , allí con la Staaskapelle Dresden (2 de agosto de 1965) y aquí con la Filarmónica de Viena (21 de agosto de 1968).
Siendo magnífica la traducción que su viejo amigo Firkusny brindara del Tercer Concierto, con un Rondó conclusivo cargado de potencia e incisividad, Orfeo no se supera a sí mismo: la grabación del último concierto de Szell en Salzburgo (Orfeo 484981B), el de la "otra" grandísima Quinta en el festival, contaba también con una interpretación devastadora, prodigiosa, del citado Concierto Op. 37, que los dos artistas habían grabado en Cleveland el año anterior y que ahora recreaban de manera alquitarada con la Filarmónica de Viena.
Sí entran en el ámbito de lo excepcional las dos interpretaciones con Curzon -Szell podría haber grabado perfectamente un tercer ciclo beethoveniano con el pianista londinense-, completamente distintas de las versiones hiper-clínicas, mecanismos rítmicos de relojería suiza, tensas hasta lo casi extremo, firmadas con Fleisher, y las traducciones musculares, de épica visceral, extrañamente líricas por momentos, rubricadas junto a Gilels; sólo en parte se podría decir que Curzon está más cerca de su colega ruso que de su correligionario americano: lo que es obvio es que con el británico, Szell, sin perder un ápicedesu sentido microscópico-analítico, ni renunciar a la prepotencia rítmica que es marchamo de su 'modus operandi', entra en un contorno de elegancia y emotividad que halla referentes intachables en el Finale del Op. 58 y en el milagroso Adagio del "Emperador". Los diferentes acercamientos del director a estas obras, en función de sus solistas, hacían patente que "el compositor siempre estaba en lo cierto"… de muchas maneras.
Sin que se pueda hablar de una interpretación mediana -aunque algunos comentaristas "putrefactaron" en su día la versión-, Szell no estuvo al mismo nivel de magnificencia musical en la Séptima bruckneriana que completaba su Quinto Concierto de Beethoven con Curzon; la edición de Orfeo mejora bastante el sonido de la previa publicación de Sony y hace justicia a los micrófonos de Sladko. Pero los especialistas en "Szellología" coinciden en que las Séptimas de noviembre de 1965 -Filarmónica de Nueva York, ¡también con Curzon, Concierto 27 de Mozart, en la primera parte!- y de diciembre de 1967 (Filarmónica de Viena de nuevo, Musikverein) sí dieron cabal cuenta de lo que el músico podía hacer con esta obra… Pero, pese a todo, no dejemos de lado los dos últimos movimientos de esta sesión, sensacionales de principio a fin.
Arrollador, en conjunto, auténtica perla del álbum, el concierto de 10 de agosto de 1964 con la Filarmónica de Berlín , aquí también con Curzon al teclado, en una de sus grandes -tiene al menos cinco en CD- versiones del K. 595 de Mozart , con la guinda de una Sinfonía Doméstica de Richard Strauss que Szell había grabado en Cleveland en enero de ese año y cuya potencia revalidaba en esta velada.
***
Todo esto nos lleva a preguntarnos si podremos, alguna vez, recuperar determinados tesoros del "legado Szell" que todavía permanecen en el anonimato. Por ejemplo, la acaso más grande interpretación que el firmante haya podido escuchar -grabación privada, por desgracia- de La canción de la tierra de Mahler (Concertgebouw, Ámsterdam, con Kathleen Ferrier y Julius Patzak, 1 de julio de 1948), o el Concierto para piano nº 1 de Tchaikovsky con Artur Rubinstein (Concertgebouw, diciembre de 1958), o el Concierto para violonchelo de Dvorak con Leonard Rose (Cleveland, 18 de abril de 1959), el Concierto nº 1 de Chopin con el joven Pollini (Cleveland, 20 de enero de 1962), el inmenso Concierto para piano, coro y orquesta de Busoni con Pietro Scarpini, para quienes lo han oído la versión de referencia (Cleveland, 5 de febrero de 1966), la última Octava de Bruckner con la Filarmónica de Viena (Musikverein, 8 de diciembre de 1968), o la última Sexta de Mahler (Filarmónica de Nueva York, 24 de noviembre de 1969), por no hablar de su plétora de estrenos mundiales o americanos, que van desde Egk, Liebermann, Creston, Mennin, Blacher o Delden hasta Rochberg, de Leeuw, Jolivet, Baird o Lutoslawski. Los archivos de las emisoras de radio tienen la palabra.

José Luis Pérez de Arteaga

 

The George Szell Edition.
Vol 5. DVORAK. Sinfonía nº 9, Op. 95 "Del nuevo mundo". Concierto para piano y orquesta en Sol menor, Op. 33. Danzas eslavas, Op. 46 y 72 (completas). SMETANA: Mi patria (El Moldava; Por los bosques y prados de Bohemia). Rudolf Firkusny (piano). Orquesta de Cleveland, Orquesta Filarmónica de Nueva York (SMETANA). Grabaciones de 1947, 1951, 1952, 1954 y 1956. 3 CDs. Mono. 191'44. United Archives UAR 013.

Vol. 6. BEETHOVEN: Sinfonías nºs 4 en Si bemol mayor, Op. 60 y 5 en Do menor, Op. 67. Orquesta de Cleveland. Grabaciones de 1947 y 1955. Mono. 61'07. United Archives UAR 014.

Vol. 7. MENDELSSOHN: El sueño de una noche de verano (selección). Sinfonía nº 4 en La mayor, "Italiana". Orquesta de Cleveland (Sinfonía), Orquesta Filarmónica de Nueva York. Grabaciones de 1947 y 1951. Mono. 55'36. United Archives UAR 015.

Vol. 8. WEBER: El cazador furtivo, Oberon (Oberturas). WAGNER: Los maestros cantores de Nüremberg (Preludio), Rienzi, Tannhäuser,El holandés errante (Oberturas). R. STRAUSS: Till Eulenspiegel, Op. 28. Orquesta de Cleveland. Grabaciones de 1949, 1952 y 1954. Mono. 75'20. United Archives UAR 016.

George Szell: conciertos orquestales en Salzburgo 1958-1968. MOZART: Sinfonías 33 (K. 319) y 41 "Júpiter" (K. 551), Conciertos para piano y orquesta nº 9 "Jeunehomme" (K. 271) [Rudolf Firkusny] y nº 27 (K. 595) [Clifford Curzon]. HAYDN: Sinfonía nº 92"Oxford". BEETHOVEN: Egmont, Op. 84 (Obertura), Sinfonía nº 3 en Mi bemol mayor, Op. 55, "Heroica", Conciertos para piano y orquesta nº 3 en Do menor, Op. 37 [Rudolf Firkusny], nº 4 en Sol mayor, Op. 58 y nº 5 en Mi bemol mayor, Op. 73, "Emperador" [Clifford Curzon]. GLUCK: Alceste (Obertura). VON EINEM: Balada para orquesta, Op. 23. WALTON: Partita para orquesta. PROKOFIEV: Sinfonía nº 5 en Si mayor, Op. 100. R. STRAUSS: Sinfonía doméstica, Op. 53. BRUCKNER: Sinfonía nº 7 en Mi mayor. Orquesta del Concrtgebouw, Ámsterdam. Orquesta Nacional de la RTF. Orquesta Filarmónica Checa. Orquesta Filarmónica de Berlín. Staatskapelle Dresden. Orquesta Filarmónica de Viena. 7 CDs. Mono. 489'52. ORFEO C 704077 L.

+ del mismo compositor

25,90 €
Orfeo
Idomeneo, Re di Creta (arr....
Wolfgang Amadeus Mozart
17,95 €
Myto Historical Line
Don Giovanni
Wolfgang Amadeus Mozart
12,95 €
Orfeo
Walter Berry
Arias (1955-1993)

+ del mismo artista

16,95 €
Audite
George Szell
Colección Festival de Lucerna
9,95 €
Supraphon
Karel Ancerl Gold Edition,...
Bohuslav Martinu
9,95 €
Supraphon
Karel Ancerl Gold Edition...
Brahms

+ del mismo sello

16,95 €
Orfeo
Krassimira Stoyanova
I Palpiti D'Amor
38,85 €
Orfeo
El caballero de la rosa
Richard Strauss
25,90 €
Orfeo
La Dama de Picas
Piotr Ilyitch Tchaikovski
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación a principios de año.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00