buscar

Ricercar | BARROCA | OPERA (2 LCD)

Facebook Twitter

precio

33,90 €

Jean-Philippe Rameau
Le Temple de la Gloire


REF.: RIC 363
EAN 13: 5400439003637
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el viernes 25/10/2019

Le Temple de la Gloire [El templo de la gloria] ostenta el raro honor y el privilegio de ser la única ópera con libreto de Voltaire representada durante el siglo XVIII -primero en Versalles y luego con posterioridad en la Opéra de París-. Lo cierto es que el filósofo decidiría alterar ligeramente el tono del encargo, previsto para festejar la victoria militar de Luis XV en Fontenay en 1745, trocando el Templo de Gloria al que hacer referencia el título por un Templo de Pública Felicidad. Su intención última consistía en reformar la ópera francesa privilegiando el espectáculo en detrimento de  los episodios románticos; una óptica teatral que gozó de la simpatía incondicional de Jean-Philippe Rameau, quien  apoyaría la visión de Voltaire escribiendo, con la brillantez que caracterizaba su pluma, una rutilante partitura sinfónica para gran orquesta tan rompedora como adecuada a la ocasión (si bien años más tarde y con motivo del reestreno parisino de 1746, el compositor añadiría algunos números románticos para causar un mayor impacto).


La presente recuperación de Le temple de la Gloire a cargo de la batuta de Guy van Waas y las huestes historicistas de Les Agrémens y el Coro de Cámara de Namur, cuenta con un reparto no menos espectacular repleto de especialistas barrocos -Van Wanroij, Velletaz, Santon-Jeffery, Vidal y Buet- y se presenta en el tradicional formato libro-disco de la casa. El amplio libreto que corona tan estupenda edición incluye una inquisitiva crónica de la génesis y circunstancias de la ópera, sin duda uno de los tesoros mejor guardados de la ópera barroca francesa.


FECHA DE PUBLICACIÓN
02/11/2015

INTÉRPRETES
Judith van Wanroij, soprano
Katia Velletaz, soprano
Chantal Santon-Jeffery, soprano
Mathias Vidal, contralto
Alain Buet, bajo
Les Agrémens
Coro de Cámara de Namur
Guy van Waas, dirección


CONTENIDO
Jean-Philippe Rameau (1683-1764):

Le Temple de la Gloire
Ópera
Libretto de Voltaire

2 CDs+LIBRO - DDD - 2h 3'18'

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Nunca es tarde si la dicha es (tan) buena

Javier Sarría Pueyo

Los tres últimos años –el que conmemoró el 250º aniversario de la muerte de Rameau (2014), el precedente y el siguiente, o sea, éste– han conocido una reviviscencia de la obra teatral del dijonés como jamás se ha visto. Parte de los fastos ha consistido en la edición de numerosas grabaciones de composiciones inéditas hasta la fecha; casi siempre para bien. Pero lo que tal vez no era de esperar es que lo mejor llegase justo al final. En efecto, tras el magnífico Zaïs de Christophe Rousset (Aparté) que ha puesto al día la histórica grabación dirigida por Gustav Leonhardt en 1973, allá por la prehistoria (¡la primera grabación historicista de una ópera de Rameau!) y el digno Anacréon de 1754 dirigido por Jonathan Williams para Signum, este fin de año nos ha deparado la que, con toda sinceridad, considero la mejor de todas las contribuciones discográficas al evento (y, sin duda, hay dónde elegir…), por obra, por edición y por interpretación. Se trata de la primera grabación de Le Temple de la Gloire, de la que, hasta la fecha, nos teníamos que contentar con la grabación de la obertura y algunas suites orquestales (McGegan, HM, 1995 y Lamon, CBC, 2003, reeditado por Tafelmusik, 2012), así como la escena final de la tercera entrada, incluida a mayor gloria de Jean-Paul Fouchécourt como relleno en el disco dedicado a Pigmalion que Hervé Niquet grabara para la colección Musique à Versailles editada originalmente por FNAC Music en 1993 y en 1999 por Virgin Veritas. De nuevo el melómano amante del teatro barroco francés se lleva las manos a la cabeza con sorpresa al comprobar, tras la escucha, que tan extraordinaria música haya permanecido tan oculta.

El año 1745 fue prodigioso para Rameau, pues dos eventos ajenos a su voluntad y a la música propiciaron una fecundidad inusitada llena de magníficas composiciones, inaugurando su primera época de músico cortesano. Y, al mismo tiempo, contempló sus dos únicas colaboraciones con Voltaire (al margen del abortado Samson, el destino de cuya música se desconoce), el dramaturgo más popular de toda Francia, quien se había propuesto –con escaso éxito– reformar la ópera francesa.

La boda del Delfín supuso que el Duque de Richelieu encargase a Rameau la composición de una ópera destinada a los festejos nupciales; y así nació Platée, cruel sátira que constituye una de las cumbres músico dramáticas del compositor. Asimismo, recibió el encargo de colaborar con Voltaire en la que constituye su única –y suculenta– comédie-ballet: La Princesse de Navarre, en honor a la novia, cuya música reutilizó en el ballet Les Fêtes de Ramire. Pero ese mismo año, el 11 de mayo, Luis XV resultó victorioso en la batalla de Fontenoy, lo que supuso para el reino un acontecimiento no menos feliz, aunque bastante más sangriento. La contribución de la Académie Royale de Musique a las celebraciones consistió en encargar a nuestro compositor la ópera-ballet Les Fêtes de Polymnie. Y, por su parte, el Duque de Richelieu pensó de nuevo en el binomio Rameau-Voltaire para presentar un espectáculo teatral en la corte. Así nació Le Temple de la Gloire, estrenada en Versalles el 27 de noviembre. El mes siguiente la obra fue fríamente recibida en la Ópera de París, por lo que Rameau decidió rehacerla, transformando el libreto y elaborando nueva música. En esta segunda forma, que inauguró la temporada siguiente, el 19 de abril de 1746, la composición tampoco tuvo demasiado predicamento y permaneció casi olvidada hasta el año pasado, en que se produjo su feliz recuperación íntegra.

Le Temple de la Gloire se presentó como un ballet heroïque, título algo enigmático y poco definitorio en el complejo mundo de los subgéneros de la ópera barroca francesa y que responde en lo esencial al esquema de una ópera ballet. Por lo tanto, tras un prólogo de circunstancias, se desarrollan tres o más actos o entrées (tres, en nuestro caso) con un argumento independiente, superficialmente ligados por un genérico tema común. En este caso, sin embargo, Voltaire, el reformador, quiso reformar también el género y dotarlo de facetas ajenas al mismo. Sus líneas maestras consistieron en la supresión o, al menos, atenuación del tema amoroso y en la vigorización de los aspectos más moralizantes, situando el centro de gravedad en la virtud pública y privada. Demasiado para el público parisino, no acostumbrado aún a esa clase de teatro de raíz metastasiana; la ópera, como se ha dicho antes, fue un fracaso, lo que motivó la reelaboración de texto y música, para horror de Voltaire, quien tuvo que comprobar cómo se subvertía dolosamente su creación, introduciendo intrigas amorosas, divertissements dramáticamente absurdos, y un final digno de un sainete, con un Trajano, tras su triunfo, al derrotar a los reyes rebeldes y perdonarlos, que no tiene mejor cosa que hacer que cantar un aria ornitológica. Y, aunque el adinerado Voltaire tenía la costumbre de transferir los derechos sobre sus obras a ciertos colaboradores, en este caso tuvo razones más que sobradas para renegar de una creación que difícilmente podía ya calificarse como suya.

Esta segunda versión de 1746 es la que se ha grabado ahora y la que, en el pasado, fue objeto de interpretación en forma de suites orquestales. La versión primigenia de 1745 se conserva de forma fragmentaria y, además, es menos lírica que la posterior, por lo que, a pesar de sus notorias debilidades dramáticas, es la preferida en la actualidad. Desde luego, hay razones sobradas para situar en un pedestal esta composición. Si, en conjunto, el texto carece de coherencia teatral, las escenas y los números sueltos presentan unas cualidades dramático musicales fuera de lo común (ahí tenemos, por ejemplo, el sensacional monólogo de la Envidia con que se abre el prólogo Profonds abîmes du Ténare), junto a otros de lirismo extraordinario, así el aria de Trajano ya comentada Ce oiseaux, par leur doux ramage, una de las mejores arias para haute-contre compuestas por Rameau –y, por tanto, por cualquier músico–, o bien otras en las que ambas se combinan en alquímica proporción (aria de Lidia Muses, filles du ciel, la paix règne en vos fêtes). Los coros no son menos extraordinarios, como los de los seguidores de Baco en la segunda entrada. E igualmente los movimientos puramente instrumentales son verdaderamente sublimes, empezando por la obertura, único momento de la composición que puede hacer alusión a la victoria de Fontenoy, evento supuestamente festejado por la ópera, con la orquestación más completa que jamás haya utilizado Rameau –una orquesta barroca en pleno–: trompetas y timbales, trompas, oboes, fagotes, flautas y cuerda se unen en uno de los movimientos festivos más irresistibles del dijonés. Pero es difícil singularizar, ya que hay escenas enteras (el divertimento campestre de la primer entrada) maravillosas en su fluida sucesión de arias, coros y danzas –con unas deliciosísimas gavotas en musette–, como también el final, que culmina con la ya citada aria de Trajano flaqueada por el Air pour les Romains et Romaines, en que  las petites flûtes y las trompas junto a la cuerda logran una alegría extraordinariamente bulliciosa y contagiosa.

Si la composición es sobresaliente, la interpretación está plenamente a la altura. Con un reparto homogéneo, sin punto gris alguno, en el que destacan Judith Van Wanroij, Mathias Vidal (uno de los grandes haute-contres de nuestros días, a mi juicio) y el veterano Alain Buet, que canta divinamente, Guy Van Waas ha logrado sorprenderme mucho y bien. Sinceramente, no le conocía en este repertorio, en el que tantos fracasan por las tremendas dificultades estilísticas que tiene no sólo la música francesa, sino en particular Rameau, pues exige combinar en proporciones y lugares que sólo a los elegidos les es dado conocer, la elegancia, el rigor, el júbilo, la rusticidad, la plasticidad, la maravillosa paleta de colores, el vigor y, a veces, hasta el desmadre. Esto logra Van Waas, quien convence absolutamente y, a mi humilde entender, se coloca, de forma automática, a la cabeza de los mejores directores ramista de hoy. Al resultado contribuyen de modo decisivo y fundamental sus dos formaciones habituales, la magnífica orquesta Les Agrémens (bien dotada de efectivos, a Dios gracias) y el siempre fuera de serie Coro de Cámara de Namur. Entre todos logran la mejor interpretación de todas las óperas de Rameau aparecidas estos años con motivo de un aniversario que está dando para muchísimo.

Por si fuera poco, la edición discográfica está cuidada en extremo: un precioso disco-libro con excelente iconografía y magníficas y exhaustivas notas, así como un sonido de los que deleitan por sí solos, debido al maestro Manuel Mohino. No tengo que decirles que ya tienen regalo obligado para poner en la carta a los Reyes Magos

descuentos especiales

33,90 €

Ricercar
Jean-Philippe Rameau
Le Temple de la Gloire

33,90 €

Ricercar
André-Modeste Grétry
La caravana de El Cairo
67,80 €
64,41 €

33,90 €

Ricercar
Jean-Philippe Rameau
Le Temple de la Gloire

33,90 €

Ricercar
André-Modeste Grétry
La caravana de El Cairo

27,95 €

Bru Zane
La Mort d'Abel
Rodolphe Kreutzer
95,75 €
86,18 €

+ del mismo compositor

16,95 €
Cypres
Béatrice Martin
Les Sauvages
31,90 €
Alpha
Ugab: El mundo del órgano
Vol. I, Órgano de Cintegabelle
11,95 €
Glossa
Jean-Philippe Rameau
Suites orquestales, vol. 2

+ del mismo artista

27,95 €
Bru Zane
La Mort d'Abel
Rodolphe Kreutzer
27,90 €
Ricercar
François-Joseph Gossec
Thésée
27,90 €
Ricercar
Antoine Dauvergne
La Vénitienne

+ del mismo sello

16,95 €
Ricercar
Telemann, Boxberg, Riedel &...
Trauerkantaten
53,85 €
Ricercar
Una guía de instrumentos de...
Historia, evolución y clasificaciones
47,85 €
Ricercar
Amor, fiesta y danza en la...
Pack 7 CDs
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00