buscar

Orfeo | OPERA | ROMANTICA Y NACIONALISTA (4 CD)

Facebook Twitter

precio

41,85 €

Parsifal
Richard Wagner


REF.: C690074L
EAN 13: 4011790690421
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 23/09/2019

En 1964, Hans Knappertsbusch ofició por última vez en la verde colina de Bayreuth como guardián supremo del Santo Grial parsifaliano en una inteligente y meditada lectura de la partitura de Wagner. El legendario elenco, encabezado por Jon Vickers en el papel principal—quizás el último heldentenor capaz de aunar el poderío vocal con la sensibilidad dramática exigido en Parsifal— cuenta con la experiencia de Hans Hotter en un doliente y señorial Gurnemanz. Definitivo reprocesado sonoro.

FECHA DE PUBLICACIÓN
10/08/2007

INTÉRPRETES
Jon Vickers
Hans Hotter
Barbro Ericson
Gustav Neidlinger
Thomas Stewart
Heinz Hagenau
Hermann Winkler
Gerd Nienstedt
Ruth Hesse
Sylvia Lindenstrand
Dieter Slembeck
Erwin Wohlfahrt
Anja Silja
Liselotte Rebmann
Else-Magrete Gardelli
Dorothea Siebert
Rita Bartos
Chor und Orchester der Bayreuth Festspiele
Hans Knappertsbusch, dirección

DATOS DE PRODUCCIÓN
Grabación en directo, Bayreuth 13 de Agosto de 1964
Nueva remasterización sonora

CONTENIDO
Richard Wagner (1813-1883)

Parsifal
Festival escénico-sacro en tres actos
Libreto de Richard Wagner

4 CD - ADD - Mono - TT: 205' 05

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

No ha habido producción más emblemática de la renovación escénica de Wieland Wagner, y que al tiempo simbolizase tan claramente la confrontación entre tradición y modernidad, como el Parsifal de 1951. Del mismo modo, nadie discute la primacía de Hans Knappertsbusch en Parsifal, obra que estuvo en sus manos en Bayreuth de 1951 a 1964 (once se conservan en disco), con las excepciones del paréntesis de 1953 y dos funciones de 1957. Aunque "Kna" protestó lo suyo, y en su estilo corrosivo (en 1951, después de discutir con él, dejó en el despacho de Wieland un trozo de cuerda, para que la paloma pendiera más abajo y así poder verla desde el foso e inspirarse), acabó por tomar cariño a la escena y, codo a codo con el nietísimo, hizo historia en el nuevo Bayreuth. El 13 de agosto de 1964, descendió al foso del Festspielhaus para dirigir por última vez ("Zum letzten Mal!"). ¿Se presentía que iba a ser ésta la última cena? Con o sin este pensamiento en mente, la versión es pasmosa, cosa seria. Ya desde el intenso preludio percibimos que, a los 76 años, a "Kna" no le temblaba el pulso. Sin signos de decadencia, levantó (una vez más) el imponente y armonioso edificio, con la auctoritas natural que poseía en su obra. Hans Hotter cantó con verdadera unción, superando incluso su soberbio Gurnemanz del registro oficial de 1962. Jon Vickers, de formidable voz, leñosa, y fraseo trabajado, fue un Parsifal modelo, poderoso y matizado, eficaz dramáticamente y de canto depurado. El Amfortas de Thomas Stewart, más convincente (y convencido) y sólido que con Boulez en 1966 y 70, además de enternecedor estuvo extraordinariamente cantado. Gustav Neidlinger (virulento Klingsor) y Anja Silja (primera Muchacha flor) anduvieron también por el jardín mágico. En semejante compañía, no es de extrañar que desentonara la Kundry de Barbro Ericson, de buenos centro y graves, y agudo precario.
"Kna" murió en 1965, y Wieland le siguió un año después. Con ellos se cerraba un glorioso capítulo de la historia del Festival. La producción se mantuvo hasta 1973. Como en la escena de la transformación, Wieland la había modificando paulatinamente desde su estreno. A la natural decrepitud del histórico montaje se sumó la rápida decadencia musical en manos de Pierre Boulez y Horst Stein. Salvamos de la quema a los honestos Cluytens y Jochum, comprometidos con una tradición que estaba desapareciendo. ¡Ya hasta se aplaudía en Parsifal!
El estupendo sonido de Orfeo, limpio, sin mácula ni siseo de fondo, mejora esta vez sustancialmente el ya bueno de Golden Melodram. Las notas de Peter Emmerich, con críticas de la época del decano, Joachim Kaiser, y Erich Rappl, son extensas e interesantes. ¡Qué difícil lo tiene Orfeo! De los cinco títulos editados hasta la fecha en la serie Bayreuther Festspiele Live, "Kna" sólo ha cedido la batuta en aquellos que no dirigió en Bayreuth. Quedan aún Holandés errante y Maestros cantores para completar un primer canon ?esperemos que la fiesta prosiga después?: ¿cuáles pueden ser, sino los de 1955 y 1960, respectivamente? Lo veremos.

Miguel Ángel González Barrio


****************

Sobre el último Parsifal de «Kna», también su última actuación profesional, se ha escrito mucho. Su referencia valorativa no se halla en el registro con Boulez (1970) y ni siquiera en el de Krauss (1953), siempre correspondientes a la legendaria Inszenierung de Wieland, sino en el conjunto del legado bayreuthiano del propio maestro de Elberfeld1). Permítaseme la auto-cita con algunos pulimentos y actualizaciones2: «La crítica internacional reaccionó con sorpresa cuando apareció el documento allá por 1985: no hay síntomas de decadencia; al contrario, la construcción es aún más orgánica, con los tempi otra vez un poco más amplios, la sensación de trascendencia, de comunión espiritual, se impone desde el preludio (algo saturado en el nuevo reprocesado). ¿Somos nosotros quienes, bajo el peso de la fecha, añadimos voluptuosidad sufriente a las voces de los caballeros que imploran: "por última vez, por última vez"? Sumamente atractiva es la segunda y última aparición de Vickers en Bayreuth; por supuesto, hay que acostumbrarse a su pronunciación; logrado esto, sólo cabe admirar al magnífico cantante, impresionante en el Amfortas! Die Wunde, die Wunde! y dueño de todos los recursos expresivos necesarios para dominar el tercer acto: "Kna" lo acompañó con mimo; al fin y al cabo un canadiense no era un "Ami". Barbro Ericson es más sólida que Irene Dalis (1962), pero no puede equipararse a las grandes intérpretes históricas de Kundry. Hay aún el hondo sufrimiento del Amfortas de Stewart, la excepcional calidad de Gurnemanzde Hotter y los coros del grandísimo Pitz con un Erlösung dem Erlöser elevado al reino de la poesía mística».

En conclusión,los marginales de ayer se han situado entre los fundamentales de hoy gracias a los prodigios de la técnica bien entendida y mejor aplicada.

Ángel-Fernando Mayo

1. Hasta ahora siete registros completos. Justamente famosos los «oficiales» de 1951 y 1962, si el sistema «20 Star Prism» es aplicado alguna vez al «privado» de 1954 de nuevo va a temblar la tierra.
2. Hans Gurnemanz, o el cronista del Grial, RITMO, octubre de 1990.

+ del mismo compositor

6,60 €
Archipel
Carl Schuricht
Richard Wagner & Ludwig van Beethoven
23,80 €
Walhall
Richard Wagner
Siegfried
17,95 €
Orfeo
Julia Varady
Escenas de ópera

+ del mismo artista

23,80 €
Archipel
Die Meistersinger von Nürnberg
Richard Wagner
23,80 €
Walhall
Richard Wagner
Tristan und Isolde
29,85 €
Orfeo
Richard Wagner
Lohengrin (Bayerische Staatsoper 1963)

+ del mismo sello

17,95 €
Orfeo
Ernst Krenek
Lieder op. 67 y 71
17,95 €
Orfeo
Johannes Brahms
Sonata para piano No. 3; Cuatro piezas para piano
17,95 €
Orfeo
Krassimira Stoyanova
Arias de ópera eslava
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00