buscar

Glossa | PRECLASICA Y CLASICA | ROMANTICA Y NACIONALISTA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Mozart & Brahms
Quintetos con clarinete


REF.: GCD 920607
EAN 13: 8424562206076
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 19/08/2019

Estos quintetos para clarinete representan dos cimas, no sólo del repertorio para clarinete, sino también del género de la música de cámara. Escritos al final de las vidas de los dos compositores, encarnan la madurez, la profundidad, la experiencia y, posiblemente, incluso la premonición de un más allá que pronto iban a experimentar en primera persona.

Resulta significativo que ambas obras se inspiraran en clarinetistas concretos: Anton Stadler en el caso de Mozart y Richard Mühlfeld en el de Brahms. Los dos eran músicos destacados conocidos además por su predilección por los instrumentos ligeramente inusuales. Stadler había trabajado con el fabricante de instrumentos Theodor Lotz para desarrollar el clarinete di bassetto, un instrumento con un registro grave ampliado. Y Mühlfeld tocaba los clarinetes con el sistema Bärmann, ligeramente desfasados, creados por Georg Ottensteiner en madera de boj, en una época en la que la mayoría de los intérpretes usaban instrumentos de madera de granadilla y un mecanismo más avanzado.

Los clarinetes empleados en esta grabación reflejan las diferencias inherentes a instrumentos que distan unos cien años en el tiempo. Los dos son inusuales y muy especializados. Estos clarinetes de madera de boj, junto con los instrumentos de cuerda originales, con cuerdas de tripa y tocados con arcos de época, crean un mundo sonoro totalmente diferente al que se obtiene con las cuerdas y los clarinetes modernos usados en nuestros días. Las posibilidades de articulación, dinámica y fraseo, y la fusión y el colorista mundo sonoro de los instrumentos aportan a la música cualidades expresivas que de otra forma sería mucho más difícil, o quizás imposible, alcanzar.


FECHA DE PUBLICACIÓN
22/05/2006

INTÉRPRETES
Eric Hoeprich, clarinete di bassetto & clarinetes Ottensteiner-Bärmann

London Haydn Quartet
Catherine Manson, violín
Margaret Faultless, violín
James Boyd, viola
Jonathan Cohen, violonchelo



CONTENIDO
Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)
Quinteto de clarinete en la mayor, KV 581
01 Allegro
02 Larghetto
03 Menuetto
04 Allegretto con variazioni

Johannes Brahms (1833-1897)
Quinteto de clarinete en si bemol mayor, opus 115
05 Allegro
06 Adagio
07 Andantino - Presto non assai
08 Con moto


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Las exploraciones a las que nos tiene acostumbrados el clarinetista Eric Hoeprich suelen dar provechosos frutos. Es artista minucioso, conocedor como pocos de la historia y evolución de su instrumento, de los entresijos de las obras y de sus procesos de creación. Es también constructor y hombre en constante búsqueda, que ya nos ha brindado excelentes logros en el mundo mozartiano, con esas dos formidables interpretaciones junto a Brüggen del famoso Concierto K 622 del salzburgués realizadas con un auténtico clarinete di bassetto.
A la hora de plantearse el acercamiento a la otra gran obra del músico con ese instrumento como protagonista, Hoeprich ha practicado de nuevo un estudio exhaustivo de las circunstancias de composición y elementos empleados y ha llegado a la conclusión de que Anton Stadler, destinatario asimismo de los pentagramas e íntimo del compositor, utilizaba un clarinete di bassetto afinado en la, no en si bemol. Un instrumento dotado de un registro que facultaba para descender a las zonas más graves de la tesitura. Así sucedía también en el Concierto. De ambas partituras no se conserva manuscrito y las ediciones publicadas posteriormente eliminaban esas franjas abisales, con lo que facilitaban la labor a los clarinetes modernos, a los que se empezó a encomendar la interpretación. Pero éstos no poseían ese registro bajo tan atractivo y que otorga tan inusuales matices al espectro sonoro. De hecho, nos explica Hoeprich, en una moderna ejecución del K 581 constan no pocas alteraciones del original, especialmente en la sección de desarrollo del primer movimiento y en la mayoría de las variaciones del último, sobre todo la cuarta.
Aparte estas cuestiones, lo cierto es que la interpretación de Hoeprich es bellísima, caleidoscópica, bañada de una suave y luminosidad, que otorga a la expresión una rara intensidad, una coloración maravillosa, que sirve para realzar poéticamente los dulces meandros del maravilloso Larghetto, en el que se funde sin problemas con la sonoridad de las tripas de los instrumentos del Cuarteto Haydn de Londres, constituido por Catherine Manson y Margaret Faultless, que tañen, respectivamente, un Janarius Gagliano de 1758 y un violín procedente de la escuela Bergonzi de 1740; James Boyd, que maneja una viola Jan Spidlen de Praga, construida con criterios historicistas en 2000, y Jonathan Cohen, que manipula un violonchelo Giuseppe Guarneri de 1712. El solista toca un instrumento construido por él mismo en 1992, a imagen de los modelos vieneses de la época de Mozart, similares a los que empleaba Stadler. El resultado es admirable y en buena medida nuevo, incluso si establecemos comparaciones con la interpretación de 1992 para Astrée de Wolfgang Meyer y el Cuarteto Mosaïques, realizada asimismo con instrumental de época.
Distinto es el caso del Quinteto op. 115 de Brahms, del que no localizamos en el mercado ninguna interpretación para instrumentos ajustados a los patrones del momento, año 1891. El compositor confió a Richard Mühlfeld, primer clarinete de la Orquesta de Meiningen, un conjunto muy ligado al mundo sinfónico del hamburgués, el estreno de la partitura, escrita pensando, naturalmente, en él, a quien además consideraba singularmente apto para dar todo el aire, el balanceo y la cadencia adecuados a esos pasajes melancólicos de carácter zíngaro que pueblan el Adagio, probablemente "el más bello movimiento de cámara escrito desde Beethoven", como reconocía una crítica de la época. Joseph Joachim, cuyo cuarteto había participado en las primeras audiciones, destacaba siempre la importancia de ese clima, de ese estilo gitano, no ya en el tiempo lento, sino, por extensión, en el resto de la obra.
Por supuesto, el instrumento empleado era diferente de aquel para el que Mozart había destinado su Quinteto y su Concierto. No en vano habían pasado cien años. Mühlfeld gustaba de tocar clarinetes, nos revela Hoeprich, con el sistema Bärmann -y esto le agradará saberlo a los profesionalesy técnicos de la materia-, ligeramente desfasados, creados por Georg Ottensteiner en madera de boj, en una época en la que la mayoría de los intérpretes usaba instrumentos de madera de granadilla y un mecanismo más avanzado. Aún hay más: resulta que para ciertos pasajes del Adagio, y esto lo abonan testigos de un concierto londinense, Mühlfeld cambiaba, entre los compases 82 y 93, de instrumento y, por un momento dejaba el clarinete en la para pasar a uno en si bemol. Un aspecto que quedaba corroborado también en la primera edición de Simrock.
Así lo hace en la fidelísima grabación Hoeprich, que usa dos instrumentos confeccionados en Bamberg por Jochen Seggelke en 1996, basados, naturalmente, en los clarinetes de Mühlfeld que figuran en el Landesmuseum de Meiningen. Los resultados son espléndidos, especialmente en ese Adagio extraordinario, que no nos cansamos de escuchar vez tras vez. El espectro tímbrico que nace de la mezcla de la dulcísima sonoridad del instrumento solista con esos arcos de época es realmente atractivo; y nuevo. No tiene nada que ver con el que producen los instrumentos de nuestros días, que sin duda tienen otras ventajas. Pero no alcanzan a establecer ese mundo de los sentimientos más íntimos ni a sondear esa lánguida expresividad agitanada, ese lamento entre tierno y nostálgico que baña con luces corpusculares esos mágicos instantes.
Articulación limpia y precisa, sin práctico ruido de llaves, transiciones insensibles, gradaciones dinámicas de excepción, impecable técnica de ataque a las notas agudas, vibradas luego de forma realmente intensa. Y una colaboración muy emotiva, sin fisuras, del joven cuarteto. La toma de sonido rinde justicia a la interpretación.

Papageno

descuentos especiales

16,95 €

Glossa
Mozart & Brahms
Quintetos con clarinete

11,95 €

Glossa
Wolfgang Amadeus Mozart
Concierto para clarinete (Serie Cabinet)
28,90 €
27,46 €

16,95 €

Glossa
Mozart & Brahms
Quintetos con clarinete

11,95 €

Glossa
Wolfgang Amadeus Mozart
Concierto para clarinete (Serie Cabinet)

11,95 €

Glossa
Wolfgang Amadeus Mozart
La Flauta Mágica (música instrumental)
40,85 €
36,77 €

+ del mismo compositor

13,20 €
Orfeo
Walter Berry
Arias (1955-1993)
16,95 €
Neos
Johannes Brahms; Martin...
Obras para clarinete y cuarteto de cuerda
12,95 €
Supraphon

+ del mismo artista

11,95 €
Glossa
Wolfgang Amadeus Mozart
La Flauta Mágica (música instrumental)
11,95 €
Glossa
Wolfgang Amadeus Mozart
Concierto para clarinete (Serie Cabinet)
11,95 €
Glossa
Wolfgang Amadeus Mozart
Serenata en Si bemol mayor, “Gran Partita”, KV...

+ del mismo sello

11,95 €
Glossa
Tientos y Batallas
Música para violín en el s. XVII español
11,95 €
Glossa
Pietro Domenico Paradisi
Sonatas para clave
16,95 €
Glossa
Antoine Busnois
L'Homme Armé
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00

DESTACADO