buscar

Orfeo | OPERA | RECITAL VOCAL | ROMANTICA Y NACIONALISTA (1 CD)

Facebook Twitter

precio

13,20 €

Ferruccio Furlanetto
Arias de ópera


REF.: C887141B
EAN 13: 4011790887128
Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el lunes 25/11/2019

En el mundo de la ópera existen ciertos personajes para cada tipo de voz que pueden consagrar la carrera de un cantante. En el caso del bajo profundo, destacan los del Rey Felipe II en el Don Carlos verdiano y el del zar Boris Godunov en la ópera homónima. No cabe duda de que el bajo italiano Ferruccio Furlanetto, conocido tanto por sus humorosas interpretaciones como por sus indagaciones caracteriológicas y amplitud de matices canoros, es uno de los grandes bajos de todos los tiempos. El presente retrato de la Ópera de Viena lo demuestra con creces.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/01/2015

INTÉRPRETES
Ferruccio Furlanetto, bajo
Miriam Gauci, soprano
Eric Halfvarson, bajo
Dolora Zajick, mezzo
Benedikt Kobel, tenor
Bruno Caproni, barítono
Michaela Selinger, mezzo
Jorma Silvasti, tenor
Wolfgang Igor Derntl, bajo
Stephanie Houtzeel, mezzo
Chor der Wiener Staatsoper
Orchester der Wiener Staatsoper
Vjekoslav Sutej, Daniele Gatti y Tugan Sokhiev, dirección


CONTENIDO
G. Verdi: Restate! Presso alla mia persona
G. Verdi: Ella giammai m'amo (from: Don Carlo)
G. Verdi: Il Grande Inquisitor! (from: Don Carlo)
G. Verdi: Giustizia, giustizia, Sire!
G. Verdi: Ah! sia maledetto
M. Mussorgsky: Mein ist die höchste Macht (from: Boris Godunow)
M. Mussorgsky: Großmächt'ger Herr und Zar (from: Boris Godunow)
M. Mussorgsky: Oh! ich ersticke (from: Boris Godunow)
M. Mussorgsky: Leb wohl, mein Sohn, ich sterbe (from: Boris Godunow)

1 CD - ADD/DDD

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Ferruccio, Zar y rey

Fernando Fraga

Es bien sabido que los países eslavos producen excelentes voces graves, femeninas de mezzosopranos y, sobre todo, masculinas de bajos. Tan solo la lista de cantantes rusos que han situado a esta cuerda a la altura de la atracción que despierta la más popular voz de tenor, sería interminable, siendo esa la razón principal que explica por qué el repertorio ruso ofrece tantos papeles de lucimiento para los bajos. El sur, por su parte, fábrica inacabable de voces hermosas de tenor, produce tan solo de vez en cuando algún cantante dotado de una grandiosa voz grave susceptible de competir con sus colegas norteños. A vuela pluma se nos vienen a la cabeza tres:  Tancredi Pasero, Ezio Pinza y Cesare Siepi. Nacido en Sacile cerca de Venecia en 1949, a Ferruccio Furlanetto bien puede considerársele como digno heredero del turinés (Pasero), el romano (Pinza) y el milanés (Siepi). De acuerdo que la voz de Furlanetto no tiene la nobleza, el aterciopelado colorido o la inmediatez tímbrica de aquellos tres mosqueteros de la oscura vocalidad mediterránea. Con un registro vocal que sin embargo nada les tiene que envidiar, Furlanetto impone más por la potencia de unos medios que el intérprete utiliza con una fuerza y un talento expresivo descomunales, que por la belleza de los mismos. Potencia que aún mantiene en vigor tras superar los cuarenta años de carrera.  Como sus predecesores cantó de Mozart y Rossini a Verdi con alguna esporádica incursión rusa  (Gremin) y francesa (Brogni, Quixotte). El sello Orfeo le brinda un preceptivo homenaje recogiendo en un CD dos actuaciones vienesas de Filippo II (de 1997 y 2001) y otras tantas de Boris Godunov (2007 y 2012). Si del rey español ya contamos con suficientes testimonios para juzgar a Furlanetto como uno de sus mejores traductores en estos últimos treinta años, del primerizo con Karajan en 1986 en Salzburgo a los de la Scala y Covent Garden de 2008, del zar apenas existen testimonios. Con toda lógica, ya que lo ha incorporado a su repertorio cuando se consideraba con madurez  suficiente para hacerlo, medida que habla de su honradez y estatura profesional. Fue en Roma en 1999 cuando ofreció una de sus primeras interpretaciones, seguida de las cantadas en La Scala (en el Arcimboldi, cuando estaba de obras el teatro principal) y Florencia, primeros pasos hasta su lectura vienesa recogida en disco. (Añadimos: en 2014 lo cantó en París y, en concierto, en Oviedo). El disco comienza  verdiano, con el formidable dúo entre Filippo y Posa -un extraordinario Carlos Alvarez- y dirección de Michael Halász. Las notorias intenciones de los dos cantantes, con una dicción que falta no ha en mano un libreto, elevan la lectura a cimas considerables, sacando todo el partido necesario a la conversación entre esas dos personalidades tan ricas y seguras de sí. Furlanetto pasa del autoritarismo del inicio (su imagen pública) a la vacilante situación familiar y privada que acaba confesando al marqués con impresionante realismo. Después de un aria de una concentración absoluta, donde expone claramente el conflicto del personaje, anunciado ya en el dúo anterior, en un astuto juego forte-piano de escalofriante grandeza, Furlanetto vuele a enfrentarse con otro personaje, el Gran Inquisidor, encarnado por  Eric Halfvarson, uno de los bajos que más habrá cantado el papel del sombrío y siniestro clérigo. Aquí el disco alcanza un clímax imponente, con dos voces inmensas de volumen y color dando rienda suelta a tan pujante (des)encuentro. Cómo van calentándose los ánimos de ambos representantes de enfrentados poderes, el terrenal y el eclesiástico, es algo digno de oír. En la siguiente escena tenemos oportunidad de disfrutar de Miriam Gauci -dulce y a la vez decidida y matizada Elisabetta- y, más fugazmente, de  Dolora Zajick -la última de las grandes Ebolis- y Bruno Caproni -digno Posa, ya que en la función de enero de 2001 no cantó Alvarez. De la poco más de media hora que el disco dedica al Boris mussorgskiano, espléndidamente sostenido por Daniele Gatti en mayo de 2007 y el caucasiano Tugan Sokhiev en abril de 2012 ,  se mantienen los momentos más importantes de la parte del zar, siendo excluido el monólogo tras la coronación. Comienza con el relato a Feodor sobre la grandeza de una Rusia que más tarde, le narra, estará bajo su mando. El aliento expresivo del bajo que va poco a poco aumentando de intensidad hasta llegar al tenso diálogo con Shuisky -un pusilánime, cicatero, habilísimo Jorma Silvasti- y la escena de las alucinaciones con la que acaba el acto II. Aunque este momento es quizá más proclive a que Furlanetto exhiba su formidable talento histriónico, no resulta inferior el utilizado en la  escena de la muerte, donde los acentos, los susurros, los silencios, la voz que se va apagando lentamente, le permiten crear un clima agobiante y desolador. Permiten evocar  la emocionante escena final que en el Teatro Real ofreció con el Quijote massenetiano, donde estuvo imponente pese a tratarse de una ejecución concertística. Un grandísimo Boris, probablemente algo meridional pero de genuino impacto dramático.

descuentos especiales

13,20 €

Orfeo
Ferruccio Furlanetto
Arias de ópera

29,85 €

Orfeo
Giuseppe Verdi
Don Carlo
43,05 €
40,90 €

13,20 €

Orfeo
Ferruccio Furlanetto
Arias de ópera

29,85 €

Orfeo
Giuseppe Verdi
Don Carlo

16,95 €

Orfeo
Giuseppe Verdi
Ernani
60,00 €
54,00 €

+ del mismo compositor

41,85 €
Orfeo
Don Carlos
Giuseppe Verdi
13,20 €
Orfeo
Lucia Popp
Live Recordings 1973-1985
16,95 €
Columna Música
Tropos Ensemble
A Noise of Creation

+ del mismo artista

13,20 €
Orfeo
Nina Stemme
Wiener Staatsoper Live 2003 - 2013
16,95 €
RCO Live
Hector Berlioz
Symphonie fantastique
16,95 €
Orfeo
Giuseppe Verdi
Ernani

+ del mismo sello

17,95 €
Orfeo
Piotr Ilych Tchaikovsky
Cinco estudios para violín y piano
16,95 €
Orfeo
Las alegres comadres de...
Otto Nicolai
17,95 €
Orfeo
Anett Fritsch, soprano
Mozart arias
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
Lunes a viernes
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados
11:00-14:00
Festivos cerrado