buscar

6x8 | INSTRUMENTOS (1 CD)

Facebook Twitter
En este momento, no disponemos de stock físico de este artículo en nuestros almacenes. Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico si desea que le avisemos cuando esté disponible.

precio

9,95 €

La guitarra ilustrada
Fernando Espí


REF.: 6X8 1007
EAN 13: 8436530120932


Música original para guitarra de compositores españoles de finales del XVIII y principios del XIX. Música de corte clásico que muestra el gran nivel técnico alcanzado por un nuevo instrumento -la guitarra de seis órdenes simples- que poco a poco reemplaza a la guitarra barroca -de cinco órdenes dobles-. Salvo raras y excepcionales páginas para profesionales, esta música estaba dedicada a los nuevos amateurs o aficionados ilustrados -petimetres y currutacos- que aprenden a tocar la guitarra como muestra de su nivel cultural y económico alcanzado. 
Esta grabación muestra la música de un periodo que en la historia de la guitarra y de las grabaciones ha estado injustamente relegada a un segundo plano.

FECHA DE PUBLICACIÓN
29/02/2012

INTÉRPRETES
Fernando Espí, guitarra 

DATOS DE PRODUCCIÓN

Guitarra / Guitar: Walter Verreydt (2011)
Guitarras de los dúos / Guitars for duos: Copia/Copy Petit Jean (1850) de/by Daniel Bernaert & Antonio de Lorca (1847) de/by John Ray
2ª Guitarra / 2nd Guitar: Evaristo Valentí

Grabado en Agosto de 2011 en el Cine de Dalt de Xixona / Recorded in Augost 2011 in Cine de Dalt of XixonaGrabación / Recording: Evaristo Valentí
Diseño Portada / Design Cover: Fernando Espí


CONTENIDO

Isidro Laporta (finales s. XVIII):

01. Allegro para guitarra (5:52)

Dúo Nº1 en Fa Mayor
02. Allegro Cómodo (4:56)
03. Rondó (1:46)

Federico Moretti (ca.1765-1838):

04. Rondó La Caccia Op.4, Nº3 (8:11)

Fernando Ferandiere (ca.1740-ca.1816):

05. Tema y 10 Variaciones (15:05)
Thema (Andante)
Var. I (Cantable)
Var. II (de tresillos)
Var. III (ymitando clarines y flautas)
Var. IV (de execución y manejo)
Var. V (a Dúo)
Var. VI (de octabas)
Var. VII (de arrastres y campanelas)
Var. IX (difícil)
Var. X (sin mano derecha)
Var. VIII

06. Danza de los Currutacos (2:36)

Divertimento Nº4 en Re Mayor
07. Allegro Moderato (4:11)
08. Rondó (Allegro) (2:33)

Salvador Castro de Gistau (ca.1809):

09. Minuetto Afandangado (8:41)
10. Fandango (5:19)

Fernando Sor (1778-1839):

11. Fantasía Op.4 (6:33)

1 CD - DDD - 65'49''


RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Los años convulsos en los que se dio batalla al absolutismo propio del Antiguo Régimen para abrir paso a una nueva época histórica vivieron paralelamente el desarrollo de la guitarra moderna tal y como la conocemos hoy: un instrumento de seis órdenes simples con un repertorio solístico que, en su día, sirvió de complemento a muchos violinistas profesionales y plantó cara al incipiente encumbramiento del piano en los salones burgueses. Muy poco se sabía de esta música hasta que, hace aproximadamente veinte años, el incansable investigador Luis Briso de Montiano dio con la colección de partituras que se guarda en la Biblioteca Histórica Municipal de Madrid. Desde entonces, tanto él como quien escribe estas líneas, hemos procurado dar a conocer un repertorio que tiene importancia crucial en la historia de la guitarra y, sin embargo, ha tenido una proyección en la discografía o en los programas de concierto prácticamente nula. En este sentido, la sensibilidad de Fernando Espí a la hora de elegir el programa del disco que presentamos resulta particularmente gozosa para los que pensamos que éste es uno de los fines fundamentales de las investigaciones que llevamos a cabo en las fuentes del repertorio guitarrístico: conseguir que la música vuelva a sonar, porque ése fue su principal sentido. Pero que vuelva a sonar en las mejores condiciones posibles y eso es algo que la solvencia interpretativa y técnica de un guitarrista como Espí da por descontado.

Estamos entonces de enhorabuena porque el disco La Guitarra Ilustrada presenta un conjunto de música imprescindible para entender la historia de nuestro instrumento. Y lo hace siguiendo un argumento que es prácticamente una tesis cuya conclusión viene dada por la última pieza: la Fantasía op. 4 de Fernando Sor. Esto es: el disco ilustra los precedentes y las circunstancias históricas de la música de Sor, que se ubica así como el clímax de una tradición previa, en lugar de su también correspondiente posición como fuente y origen del gran repertorio de la guitarra clásico-romántica. Con “precedentes” me refiero a la música de Isidro Laporta y Fernando Ferandiere, de quienes Espí graba, además de solos, sendos dúos en colaboración con Evaristo Valentí, y con “circunstancias históricas” quiero hacer alusión al rondó La Caccia de Federico Moretti y a los dos conjuntos de variaciones de Salvador Castro de Gistau sobre el minué afandangado y el fandango, respectivamente.

La interpretación de la Fantasía op. 4 de Sor en este contexto es una resolución preparada desde el primer corte del disco: el Allegro de Laporta interpretado con una ligereza aérea, ingrávida, que caracteriza el toque y el sonido elegido por Espí para estas músicas. (“Fuerte como una mariposa” que diría el maestro Rodrigo para este instrumento fantasmagórico que definió con alas de arpa y cola de piano). Este toque ágil y ligero hace lucir especialmente una música que es muy horizontal, prácticamente violinística, y cuyo capolavoro no es otro –según el conocimiento que vamos teniendo de este repertorio– que el Tema con 10 variaciones que se anunció mucho en la prensa de finales del siglo XVIII y es una obra de bravura que explora los registros extremos de la guitarra así como mecanismos idiomáticos del instrumento (variación 7ª “de arrastres y campanelas” y décima variación “sin mano derecha”) o las capacidades tradicionalmente concedidas a la guitarra para sugerir otros instrumentos (variación 3ª “imitando clarines y flautas”). Nunca, hasta escuchar esta grabación de Espí, habíamos visto ni oído una interpretación tan sobresaliente de la obra de Ferandiere, y apenas podíamos intuir antes de escuchar este disco la gracia ingenua de los fandangos de Castro de Gistau. Por ello y por más cosas –como la frescura de las ornamentaciones– que no caben en estas columnas, nos felicitamos y felicitamos cordialmente al guitarrista con el jubiloso grito del constitucionalismo gaditano que corrió por España a la vez que estas músicas: ¡Viva la Pepa!, don Fernando (Espí).

Javier Suárez-Pajares

 

La guitarra ilustrada

"Nuestra Guitarra es capaz de alternar con todos los instrumentos que están recibidos en una orquesta. Es un instrumento que no necesita auxilio de ninguno; y así merecía, no el nombre de Guitarra, sino (supongamos) el Clabe en la mano".

Con estas palabras del Arte de tocar la guitarra española (1799), Fernando Ferandiere, compositor, violinista y guitarrista, es decir, buen conocedor de la materia musical, quiso hacer justicia a un instrumento que tantas veces había sido usado (o abusado) para el simple rasgueo, para acompañar sólo canciones o danzas. Pero este modo de tocarla, "a lo Barbero" como dice Ferandiere, refleja sólo una perspectiva (quizá la más conocida) de la guitarra; su otra cara, la de un instrumento artístico, cultivado, altamente sublime - o ilustrado - podemos apreciarla muy bien en la presente grabación.

La música para guitarra del siglo XVIII no hay que entenderla como precursora de guitarristas posteriores (Sor, Giuliani o Aguado), sino más bien como consecuencia de un amplio repertorio que ya había surgido para la guitarra barroca de 5 órdenes en los siglos XVII y parte del XVIII. Pero es precisamente el cambio estilístico desde una textura barroca (con el predominio del bajo continuo como fundamento musical) hacia un nuevo concepto lineal-melódico (donde el principio compositivo se basa en la adición de las frases musicales sin que haya la necesidad de un bajo continuo), lo que define este nuevo repertorio que surge en la segunda mitad del siglo XVIII y que hace interesantísima esta música para la "guitarra ilustrada", otorgándole un frescor absolutamente nuevo para entonces.

Las obras que mejor reflejan este nuevo concepto compositivo son el Allegro de Laporta (1) o su Dúo en Fa (2 y 3); en el Divertimento N.º4 (7 y 8) de Ferandiere la fluidez melódica, organizada mediante la permanente sucesión de las frases melódicas que siguen un claro y marcado plan armónico, domina en todos los movimientos. Este sistema aditivo de las frases es también evidente en formas mayores como el Rondó (4) de Moretti o la Fantasía (11) de Sor, esta última un Rondó con su introducción. Aquí la extensa composición se logra sólo mediante una fuerte inspiración melódica.

El rechazo de la guitarra de rasgueo "a lo Barbero" lo muestran las dos composiciones sobre el Fandango (9 y 10) de Castro de Gistau. Pese a la popularidad de esta danza, y su omnipresencia en el repertorio de aquellos años, el compositor consigue una obra extraordinaria sin recurrir ni una vez al efecto del rasgueo. Si el fandango era muy conocido, el Currutacos lo igualó en notoriedad. La pieza de Ferandiere, su Danza de los Currutacos (6), rinde homenaje a esta contradanza que gozaba de una extraordinaria popularidad como baile de todas las clases sociales; incluso un tal Don Preciso le dedicó en 1796 un tratado.

Pero la sublimidad de la guitarra como instrumento capaz de producir múltiples matices tímbricos la observamos indudablemente en las 10 variaciones sobre un propio tema de Ferandiere (5). Grosso modo puede decirse que esta obra, una música "característica y propia de este instrumento" como añade Ferandiere al título, refleja el resumen de todo lo que podía exigirse de la guitarra de entonces: una gran cantabilidad semejante a la voz humana; la posibilidad de imitar otros instrumentos (flautas, tiples); y la aplicación de técnicas como el ligado permanente de la mano izquierda para conseguir una variación muy particular y jamás oída hasta entonces. Todo ello pone la guitarra a un nivel altísimo, "capaz de alternar con todos los instrumentos", y, sobre todo, la justifica sin duda ninguna como "ilustrada".

Thomas Schmitt

+ del mismo sello

9,95 €
6x8
Carlos Jaramillo
Guitarra poética
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

Nos estamos trasladando
El local de la calle Amnistía, 5 está cerrado al público.
WEB & TELÉFONOS ACTIVOS