buscar

Accent | BARROCA | OPERA (3 CD)

Facebook Twitter
En este momento, no disponemos de stock físico de este artículo en nuestros almacenes. Por favor, introduzca su dirección de correo electrónico si desea que le avisemos cuando esté disponible.

precio

38,85 €

Georg Friedrich Haendel
Faramondo [ópera]


REF.: ACC 26402
EAN 13: 4015023264021


Faramundo, rey de los francos y Gernando, rey de los suabos y antiguo aliado, se enamoran de la misma mujer, Rosimunda. Esta es la premisa de una emocionante historia de venganza, intrigas, amor y celos que el gran Haendel convirtió en ópera a partir del texto de Apostolo Zeno. Representada tan solo en ocho ocasiones en época de su compositor, Faramundo no volvería a subir a escena hasta 1976. En CD tampoco ha gozado de la mejor de las suertes, de ahí que este mes sea motivo de celebración el lanzamiento de una nueva versión de la ópera  a cargo del siempre exigentísimo Laurence Cummings.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/09/2014

INTÉRPRETES
Emily Fons
Anna Devin
Anna Starushkevych
Njal Sparbo
Maarten Engeltjes
Festival Orchestra Göttingen
Laurence Cummings, dirección


CONTENIDO
Georg Friedrich Haendel (1685-1759):

Faramondo
Ópera en tres actos, HWV, 39

3 CD - DDD - 176'

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Faramondo, ópera otoñal de Haendel

Mariano Acero Ruilópez

La tensión y frenética actividad que mantuvo Haendel durante la temporada de 1737 en su dura competencia con la Ópera de la Nobleza, acompañada de la frustración que suponía tener que liquidar con pérdidas, al final de la temporada, la empresa que había centrado sus desvelos en los últimos años, terminó por pasar factura a su salud. Aquejado de un reumatismo recurrente cuyos síntomas habían comenzado a aparecer meses atrás  -¿o fue una trombosis cerebral?- y que le paralizó la mano derecha e hizo temer por su futuro como compositor, debió acudir en septiembre a los baños de Aquisgrán. Su recuperación fue rápida y completa, volviendo a Londres a primeros de noviembre. Y entonces Heidegger -colaborador durante mucho tiempo, desleal competidor después, interesado productor ahora- le propuso participar en la temporada operística que preparaba para el año siguiente. Haendel aceptó y en dos meses -del 15 de noviembre al 24 de diciembre, con un paréntesis para participar en los funerales de su querida reina Carolina, fallecida el 20 de noviembre- tuvo lista la partitura de Faramondo.

Por primera y única vez Haendel utilizó un libreto de Apostolo Zeno estrenado en Venecia en 1699 con música de Pollarolo y que conoció por la versión de 1720 de Francesco Gasparini, a quien, dicho sea de paso, tomó prestadas algunas ideas musicales. El argumento tiene como eje central la venganza jurada por Gustavo, rey de los cimbrios, contra el franco Faramondo, a quien considera asesino de su hijo primogénito. La trama se complica con los consabidos amores cruzados entre miembros de los dos bandos -Faramondo ama apasionadamente a Rosimonda, hija de su mortal enemigo, y Clotilde y Adolfo, hermanos respectivos de los anteriores, hacen lo propio- y no llegará al desenlace feliz sino cuando se descubra que, debido a una torticera sustitución ocurrida en la cuna, el tan llorado hijo muerto de Gustavo no era tal... (García Gutiérrez y Verdi no inventaron en este sentido nada). Aunque el anónimo adaptador del libreto contribuyó, con sus despiadados cortes, a embrollar el desarrollo de la acción, Haendel escribió una ópera que si no resulta una obra maestra, sí está sembrada de momentos brillantes, frecuentemente destinados a hacer brillar a Gaetano Majorano, Cafarelli, la caprichosa estrella que había recalado aquella temporada en Londres y que, lógicamente, encarnó el papel epónimo. Estrenada el 3 de enero de 1738, tuvo una entusiasta acogida, en la que probablemente influyera tanto el hecho de ser la reaparición del compositor tras su enfermedad cuanto la avidez del público por los espectáculos temporalmente suspendidos por el luto oficial decretado tras la muerte de la reina. Pero no alcanzó más que ocho representaciones, abriéndose después un largo periodo de olvido, roto sólo en nuestros tiempos (Halle, 1976).

Discográficamente, se encuentra entre las óperas menos grabadas del compositor, con sólo dos registros hasta este momento. El equipo americano de Rudolf Palmer presentó en 1996 la primera grabación, que no pasa de discreta -aun encontrándose entre sus mejores logros- y que palidece inevitablemente frente a la que en 2007 presentó Diego Fasolis con un brillante reparto encabezado por Cencic y Jaroussky.

Laurence Cummings aborda, pues, la tercera grabación de la ópera, en el sello ACCENT -por cierto, en mi ejemplar, la sinopsis argumental corresponde a Siroe, el anterior lanzamiento haendeliano del equipo en el sello- y recogida en directo de una de las representaciones de la pasada primavera en el festival de Gotinga. La toma de sonido es técnicamente de muy buena calidad; parecería incluso una buena grabación de estudio, a no ser por los inevitables ruidos escénicos y aplausos, que acentúan la sensación de naturalidad y frescura, sí, pero...

Cummings se afianza como un notable director haendeliano, conduciendo la ópera con buen ritmo y con sentido dramático y la orquesta del Festival -reducida básicamente en esta ópera a la cuerda, enriquecida puntualmente con instrumentos de viento- suena espléndidamente, lo que no es, desde luego, ninguna novedad. En el reparto vocal destaca la joven mezzo americana Emily Fons, de poderosa técnica y voz cálida y potente, que despliega una amplia gama de matices, del heroísmo a la aflicción y la ternura, y muy ágil en la coloratura. Firma, sin duda, los mejores momentos de la grabación. Escúchenla, por ejemplo, en “Voglio chi sia l’indegno”, en el tercer acto, por otra parte una de las cimas de la ópera, en la que Winton Dean atisbaba audacísimas anticipaciones. O en “Sebben mi lusinga”, el aria que cierra el acto segundo. Convendrá seguir de cerca su trayectoria. Nos ha gustado particularmente también la soprano Anna Devin (Clotilde), que tiñe sus intervenciones de una sutil elegancia y aborda “Combatuttta da due venti” con gran dramatismo y virtuosismo. La mezzo Anna Starushkevych (Rosimonda), de atractivo timbre, despliega su dulzura no exenta de patetismo en “Sappi, crudel, ch’io t’amo” y cierra felizmente el segundo acto fundiéndose con su amado Faramndo en el bello dúo “Vivo e viva”, que cuenta, además, con el inesperado protagonismo instrumental del traverso. El contratenor Maarten Engeltjes compone un Adolfo más bien lírico, disponiendo de otro hermoso dúo (“Caro, cara”) con su Clotilde del alma. El también contratenor Christopher Lowrey (Gernando) y el bajo Njal Sparbo (Gustavo), por su parte, construyen sus personajes (Gernando y Gustavo, respectivamente) convincentemente. Tenemos, en definitiva, una sólida grabación de Faramondo que conviene conocer y no defraudará a los buenos haendelianos.

+ del mismo compositor

16,95 €
Accent
Il vero Orfeo
Sonatas para viola da gamba
17,95 €
Orfeo
Navidad Pastoral con arpa
Valentini, Bach, Nardini, Haendel...
33,90 €
MDG Dabringhaus & Grimm
Georg Friedrich Haendel
Athalia

+ del mismo artista

25,90 €
Accent
Georg Friedrich Haendel
Joshua

+ del mismo sello

9,95 €
Accent
Symphonia Angelica
Accent Plus Serie: Madrigales de Gabrieli, De...
9,95 €
Accent
La suave melodía
La práctica interpretativa en Italia (1600-1660)
16,95 €
Accent
Conciertos de oboe en la...
Obras de Pisendel, Valentini, Fasch, Heinichen y...
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

La Quinta de Mahler
Teléfonos:
91 8053899
91 8961480

El local de la calle Amnistía, 5 de Madrid está cerrado al público por finalización del contrato de arrendamiento. Reabriremos en una nueva ubicación física en Madrid lo antes posible.

Durante este tiempo, seguiremos atendiendo sus pedidos web y telefónicos.

Horario de atención telefónica:
Lunes a viernes
10:00-15:00

DESTACADO