buscar

BIS | ROMANTICA Y NACIONALISTA | SINFONICA (1 SACD)

Facebook Twitter

precio

16,95 €

Franz Schubert
Sinfonías nºs 3, 4 y 5


REF.: BIS 1786
EAN 13: 7318599917863
24 horas: Si realiza el pedido hoy, este producto estará listo para ser enviado el miércoles 08/12/2021

En su recuperación de la producción sinfónica de Schubert, Dausgaard y la Swedish Chamber Orchestra acometen ahora sus Sinfonías 3, 4 y 5; obras que el compositor escribió antes de cumplir los 20 para la práctica de orquestas privadas. Todas ellas exhiben el sorprendente dominio del medio detentado por el autor, quien a pesar de las naturales influencias haydnianas y mozartianas se abre camino entre ellas en pasajes como la tarantella-finale de la Tercera o en el dramatismo que abre la Cuarta.


FECHA DE PUBLICACIÓN
01/02/2014

INTÉRPRETES
Swedish Chamber Orchestra
Thomas Dausgaard, dirección


CONTENIDO
Franz Schubert (1797-1828):

Symphony No. 3 in D major, D 200
Symphony No. 4 in C minor, ‘Tragic’, D 417
Symphony No. 5 in B flat major, D 485

1 SACD - DDD / Hybrid - 80'58'

RESEÑA (La Quinta de Mahler)

Thomas Dausgaard abre la puerta a otro Schubert

Pablo-L. Rodríguez

Emular a escala algo más reducida el repertorio sinfónico; con semejante propósito el sello sueco BIS inició en 2006 “Opening Doors” (“abriendo puertas”), un proyecto fonográfico liderado por el director de orquesta Thomas Dausgaard (1963) y la Svenska Kammarorkestern (Orquesta de Cámara Sueca) formada por unos 38 instrumentistas. Inicialmente se programaron algunas composiciones que el director danés ya había rodado durante los años anteriores en el Konzerthaus de la localidad sueca de Örebro: una integral de las sinfonías de Schumann junto a la Sexta y Novena de Dvorak, las dos últimas de Schubert o la Segunda de Bruckner. Sin embargo, y a pesar de la inicial hostilidad de algunos críticos, que acusaban la falta de volumen y empaque sinfónico de estas versiones, el proyecto ha seguido adelante cada vez con mas interés y calidad. En el último año, BIS ha lanzado dentro de esta serie una interesante Pathétique de Tchaikovsky, un disco dedicado a Wagner lleno de frescura y vitalidad que contó con la participación estelar de Nina Stemme y una proverbial Primera de Brahms que, tal como expuse en Scherzo en septiembre pasado, me parece uno de los puntos más altos de esta colección. Ahora parece que el proyecto se decanta por Schubert, con la evidente intención de sacar al mercado una integral de las sinfonías del compositor vienés. Seguramente incluirá pronto algo más de Bruckner, pues precisamente estos días Dausgaard está dirigiendo en Örebro su monumental Quinta sinfonía, o incluso también algún disco dedicado a Mendelssohn, cuya integral sinfónica iniciará el director danés el próximo mes de abril con la Primera y el Lobgesang; tampoco debería sorprendernos ver pronto algún Shostakovich o Mahler en la serie “Opening Doors”.

De esta integral sinfónica en proceso dedicada a Schubert, BIS publicó ya en 2010 las grabaciones de la Inacabada y la Grande en Do, a mediados de 2013 lanzó la Sexta (la Pequeña en Do) con los entreactos y música de ballet de Rosamunda, y ahora es el turno de las sinfonías Tercera, Cuarta y Quinta. Evidentemente no es la primera grabación tercera vía del ciclo sinfónico schubertiano, es decir, que combina la transparencia y contraste historicistas con el uso de instrumentos modernos, pero sí quizá la que hoy aporta una visión más personal e interesante de esta música. No me cabe la menor duda de que estamos ante una integral en proceso que puede tener una importancia similar en la historia fonográfica de esta música que la del llorado (y añorado) Claudio Abbado al frente de la Orquesta de Cámara de Europa a finales de los ochenta. Y es que Dausgaard, al que acabamos de ver al frente de la OBC y pronto veremos en el podio de la Orquesta Sinfónica y Coro de la RTVE, no busca ninguna remota autenticidad, sino que simplemente pretende ser fiel al compositor buceando en estos pentagramas para revelar ese engranaje de tensiones y distensiones que hacen tan especiales estas partituras y que paradójicamente tan poco se apreciaron en su tiempo; no creo necesario explicar aquí la problemática recepción que tuvieron las sinfonías de Schubert, cuyos estrenos públicos se realizaron póstumamente entre los años treinta y setenta del siglo XIX, o el jalón estilístico que existe entre las seis primeras sinfonías, escritas entre 1813 y 1818, en plena búsqueda de una identidad musical propia, y las dos últimas, que datan entre 1822 y 1826, y están inmersas en las contradicciones del estilo tardío del compositor. En todo caso, las cuatro sinfonías que escribió entre 1815 y 1818, que aquí comentaremos, incluyen en cierto modo retratos musicales de los cuatro compositores que Schubert más admiraba: Haydn (Tercera sinfonía), Beethoven (Cuarta sinfonía  o “Trágica”), Mozart (Quinta sinfonía) y Rossini (Sexta sinfonía).

Dausgaard se toma muy en serio en sus versiones (quizá más que otros directores) estos retratos musicales y, sin perder el aura específicamente schubertiana y propiamente austriaca, ahonda en estas maravillosas partituras. La interpretación de la Sexta está llena de imaginación y efectos teatrales o subraya más que nunca esa emulación del famoso crescendo rossiniano en la coda del primer movimiento. En el Andante se aporta un aire danzable y cómico fascinante que conjuga perfectamente con el Scherzo y se reserva para el Allegro moderato final una ideal combinación de las típicas boutades rossinianas con la exquisita elegancia natural schubertiana; aquí disfrutamos además de la envidiable sección de viento madera de la orquesta de cámara sueca. En la Tercera cambiamos de ambiente sonoro y la ironía se torna ahora haydniana, algo que Dausgaard subraya en el primer movimiento con el paso de la misteriosa introducción Adagio maestoso al chispeante arranque del Allegro con brio. El encanto e imaginación del Allegretto que sigue se aproxima a la versión mítica de Carlos Kleiber para DG de esta sinfonía y nuevamente el tempo se equilibra perfectamente con el enérgico Menuetto que sigue o con la delicia del Trio; el Presto vivace final vuelve a ser un modelo de manejo de tensiones y distensiones con una orquesta en perpetuo estado de gracia. 

El homenaje a Beethoven de la Cuarta, evidente al verificar la tonalidad elegida o la orquestación utilizada por Schubert, se subraya en la transición del primer movimiento entre la introducción Adagio molto y el Allegro vivace donde no hay lugar para la ironía. Daugaard equilibra a la perfección el tempo y carácter de los movimientos centrales y se reserva para el Allegro final toda la energía e intensidad precisas para redondear una de las versiones más interesantes hoy en disco de esta magistral composición. Por último, el homenaje a Mozart de la Quinta, y más concretamente a su Sinfonía nº 40 que Schubert admiraba profundamente ya en su etapa de estudiante en el Konvict, lleva a Dausgaard a cambiar de nuevo de ambiente sonoro y intenciones interpretativas, sin perder la transparencia o su atención al engranaje formal de la obra. Los movimientos centrales funcionan otra vez perfectamente equilibrados, a pesar de las diferencias entre ambos, y nuevamente se desplaza con gran inteligencia al Allegro vivace final el mayor peso de la obra donde se subrayan todas sus genialidades, como el sorprendente guiño en fa menor de la exposición o el juego contrapuntístico del desarrollo. 

En el apartado técnico BIS vuelve a resultar intachable, a pesar de disponer de diferentes productores para cada uno de los discos. No obstante, se da una curiosa paradoja relacionada con las fechas de las grabaciones: la Sexta con los fragmentos de Rosamunda fueron grabados en febrero de 2012 y por ello se presentan en frecuencia de masterización original de 96 kHz, mientras que las otras tres sinfonías se registraron entre mayo de 2009 y agosto de 2011 con la habitual masterización de 44,1. Esperemos que BIS se anime (como en algunos de sus lanzamientos más recientes) a adoptar la masterización de 192 kHz en las futuras grabaciones de Dausgaard; todos las disfrutaremos todavía más.

descuentos especiales

16,95 €

BIS
Franz Schubert
Sinfonías nºs 3, 4 y 5

16,95 €

Cypres
Anthony Rolfe Johnson
Recital en La Monnaie
33,90 €
32,21 €

16,95 €

BIS
Franz Schubert
Sinfonías nºs 3, 4 y 5

16,95 €

Cypres
Anthony Rolfe Johnson
Recital en La Monnaie

16,95 €

Arcana
Harmonie & Turcherie
Obras para harmonie
50,85 €
45,77 €

+ del mismo compositor

13,95 €
Arte Verum
Franz Schubert
Barbara Hendricks
15,95 €
Tudor
Franz Schubert
Sinfonías Nos. 2 & 4
16,95 €
MDG Dabringhaus & Grimm
Franz Schubert
Sonata para piano D. 959; Seis Danzas Alemanas...

+ del mismo sello

16,95 €
BIS
Wolfgang Amadeus Mozart
Conciertos para piano 15 y 16
16,95 €
BIS
Carolyn Sampson
Fleurs
16,95 €
BIS
Danzas para tuba y piano
Niklas Sivelöv, Paul Hindemith, Gordon Jacob...
LA QUINTA DE MAHLER

Nuestro espacio

Teléfono
91 805 3899

Correo electrónico
tienda@
laquintademahler.com

Nuevo local
Galileo 46
28015 Madrid

Horario
De lunes a viernes:
11:00-14:00
17:00-20:00
Sábados:
11:00-14:00